EL MÚ­SI­CO CON­TRA EL PRE­SI­DEN­TE

Ro­ger Wa­ters le ti­ra el mu­ro en­ci­ma a Do­nald Trump.

Revista D - - ASÍ LO VIVÍ -

Ro­ger Wa­ters, co­fun­da­dor de la ban­da de rock Pink Floyd, ins­ta a sus fa­nes a no en­ce­rrar­se en un mun­do fal­so y re­co­no­cer la reali­dad. “Si quie­res vi­vir tu vi­da co­mo en un es­pec­tácu­lo de Katy Perry, es­tás per­di­do”, di­ce des­de Nue­va York.

Acé­rri­mo crí­ti­co del pre­si­den­te Do­nald Trump, a quien ca­li­fi­ca de “pa­ya­so lo­co”, Wa­ters se en­cuen­tra de gi­ra con su es­pec­tácu­lo Us + Them, en el que pre­sen­ta su re­cien­te dis­co Is This the

Li­fe We Really Want? y te­mas clá­si­cos de Pink Floyd.

“No ten­go du­das de que ini­cia­rá una gue­rra con­ven­cio­nal a la más mí­ni­ma”, ase­gu­ra so­bre Trump. “No es­tá in­tere­sa­do en los he­chos, la His­to­ria o na­da pa­re­ci­do. Es un ti­po chi­fla­do que es­cri­be tuits en mi­tad de la no­che, así que da mu­cho mie­do, no ten­go ni idea de lo que po­dría ha­cer. Pien­so que su im­pre­vi­si­bi­li­dad es lo más pe­li­gro­so”, di­ce.

A sus 74 años, us­ted es­tá en ex­ce­len­te for­ma, de he­cho pue­de to­car tres ho­ras se­gui­das y se­guir bien.

Siem­pre me he to­ma­do muy en se­rio la ta­rea de or­ga­ni­zar los con­cier­tos, la tea­tra­li­za­ción que los acom­pa­ña y la mú­si­ca, por lo que es el tra­ba­jo ade­cua­do pa­ra mí. Y si ten­go la suer­te de te­ner un ofi­cio apro­pia­do y que dis­fru­to, pues lo se­gui­ré ha­cien­do du­ran­te el ma­yor tiem­po po­si­ble. Aún pue­do ha­cer­lo y con­ti­nua­ré al me­nos un par de años más.

Su es­pec­tácu­lo Us + Them apun­ta di­rec­ta­men­te al pre­si­den­te Do­nald Trump. ¿Por qué la im­por­tan­cia de es­te men­sa­je?

No soy el úni­co que reconoce que es­te ti­po es­tá lo­co, pe­ro tam­bién es un pa­ya­so. Es muy, muy su­rrea­lis­ta que al­guien que es­tá tan ale­ja­do de la reali­dad de la ma­yo­ría de las vi­das de la gen­te, ex­cep­to co­mo icono de reali­ties te­le­vi­si­vos, pue­da in­ten­tar con­ver­tir­se en el po­lí­ti­co más po­de­ro­so del mun­do oc­ci­den­tal.

El he­cho de que ga­na­ra las elec­cio­nes es aún más lo­co y de­ja de ma­ni­fies­to enor­mes fa­llos fun­da­men­ta­les, no so­la­men­te en el sis­te­ma elec­to­ral, sino en la for­ma co­mo mi­ra­mos el mun­do, pen­sa­mos so­bre los se­res hu­ma­nos y se­gui­mos ape­ga­dos a li­mi­ta­cio­nes de ex­clu­yen­tes, na­cio­na­lis­tas y ma­ne­ras de ver­nos a no­so­tros mis­mos.

¿Cuál es en su opi­nión so­bre la ma­yor ame­na­za que re­pre­sen­ta Trump?

Odio de­cir­lo o pen­sar­lo, pe­ro no ten­go du­das de que ini­cia­rá una gue­rra con­ven­cio­nal a la más mí­ni­ma (...) No es­tá in­tere­sa­do en los he­chos, la His­to­ria o na­da pa­re­ci­do. Es un ti­po chi­fla­do que es­cri­be tuits en mi­tad de la no­che, así que da mu­cho mie­do, no ten­go ni idea de lo que po­dría ha­cer. Pien­so que su im­pre­de­ci­bi­li­dad es lo más pe­li­gro­so.

¿Có­mo res­pon­den los fa­nes en es­ta­dos co­mo Mis­sou­ri, Ken­tucky u Oklaho­ma, don­de Trump tie­ne mu­chos se­gui­do­res?

En cual­quie­ra de los lu­ga­res don­de to­ca­mos ha ha­bi­do qui­zás cin­co o seis, o en el peor de los ca­sos, 10 per­so­nas que se ofen­die­ron tan­to por mi ata­que al pre­si­den­te que aban­do­na­ron el con­cier­to. Pe­ro in­clu­so en esos es­ta­dos ro­jos —el co­lor del Par­ti­do Re­pu­bli­cano— los ma­yo­res gri­tos los es­cu­chas cuan­do ter­mi­na Pigs (Th­ree Dif­fe­rent Ones). Es­tán exul­tan­tes por el he­cho de que me bur­le del pre­si­den­te de su país co­mo lo ha­go. Así que es bueno, es po­si­ti­vo.

¿Cree que pue­de es­tar de­cep­cio­nan­do a al­gu­nos fa­nes que vie­nen a es­cu­char la mú­si­ca de Ro­ger Wa­ters y Pink Floyd y no a un mi­tin po­lí­ti­co?

Si pien­sas así y vie­nes al con­cier­to y es­tás de­cep­cio­na­do, te re­co­men­da­ría que ba­jes de la mon­ta­ña de Ne­pal en la que vi­ves y te unas al res­to del mun­do real con no­so­tros (...).

A me­di­da que avan­za el show pue­des sen­tir que el 99 por cien­to de la au­dien­cia dis­fru­ta al ver­se in­mer­sa en una at­mós­fe­ra que los ani­ma a acep­tar el he­cho de que no hay “no­so­tros y ellos”, so­lo hay un no­so­tros.

To­dos los se­res hu­ma­nos es­ta­mos jun­tos en lo que sea que sea es­to y de­be­mos em­pe­zar a cui­dar­nos unos a otros y co­men­zar a ha­cer to­do lo que po­da­mos co­mo in­di­vi­duos pa­ra de­jar de cons­truir mu­ros y más bien ti­rar los que hay en­tre no­so­tros y acep­tar que te­ne­mos que ayu­dar­nos.

Tra­ba­ja en una ONG con­tra la po­bre­za y la ma­la­ria, ha da­do con­cier­tos a be­ne­fi­cio de los afec­ta­dos por el tsu­na­mi en el océano Ín­di­co en el 2004, aho­ra la crí­ti­ca a Trump. ¿Cuán po­lí­ti­co de­be ser un mú­si­co?

En mi opi­nión, to­dos de­be­ría­mos ser po­lí­ti­ca­men­te ac­ti­vos. Quien no es po­lí­ti­ca­men­te ac­ti­vo de al­gu­na ma­ne­ra nie­ga su hu­ma­ni­dad.

Ha­ce mu­chas pre­gun­tas du­ran­te el con­cier­to ¿Ofre­ce tam­bién res­pues­tas?

Cla­ro que lo ha­go. ¡Ámen­se los unos a los otros! Si no lo ha en­ten­di­do, ha des­per­di­cia­do el pre­cio de la en­tra­da. Esa es la res­pues­ta. La res­pues­ta es: “no hay no­so­tros y ellos, to­dos so­mos no­so­tros, to­dos so­mos her­ma­nos y hermanas, no so­bre­vi­vi­re­mos a es­te lío ne­fas­to a me­nos que em­pe­ce­mos a cui­dar­nos unos a otros y que eso se con­vier­ta en nues­tra ma­yor prio­ri­dad. Y a la po­rra to­das esas li­mi­ta­cio­nes na­cio­na­les y lo que sea, to­dos so­mos pri­me­ro se­res hu­ma­nos y ale­ma­nes, fran­ce­ses o chi­nos en se­gun­do o ter­cer lu­gar (...) Nos ha­ce más fe­li­ces cuidar de los de­más.

¿No es su vi­sión del mun­do un po­co pe­si­mis­ta?

No ex­pre­so nin­gún pe­si­mis­mo. Ex­pre­so un in­men­so op­ti­mis­mo en to­do lo que di­go. Si quie­res vi­vir tu vi­da co­mo en un es­pec­tácu­lo de Katy Perry, es­tás per­di­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Guatemala

© PressReader. All rights reserved.