“TO­DOS Y TO­DAS”

Revista D - - FONDO -

En los úl­ti­mos años se han dis­cu­ti­do in­ten­sa­men­te so­bre el se­xis­mo lin­güís­ti­co. Es­to, a la vez, po­ne en ja­que la es­truc­tu­ra del idio­ma.

De esa cuen­ta, en aras de una co­rrec­ción po­lí­ti­ca o de apo­yar co­lec­ti­vos que ase­gu­ran sen­tir­se dis­cri­mi­na­dos, se pro­pa­gan usos de género diferenciados, tam­bién lla­ma­do des­do­bla­mien­to: “Gua­te­mal­te­cos y gua­te­mal­te­cas”, “to­dos y to­das”, “can­di­da­tos y can­di­da­tas”.

Ha­ce cin­co años, el re­co­no­ci­do lin­güis­ta y aca­dé­mi­co Ig­na­cio Bos­que pu­bli­có un in­for­me al res­pec­to, fir­ma­do por to­dos los in­te­gran­tes de la Real Aca­de­mia Es­pa­ño­la (RAE), ti­tu­la­do Se­xis­mo lin­güís­ti­co y vi­si­bi­li­dad de la mu­jer. Des­de en­ton­ces, el de­ba­te no ha ce­sa­do. Asi­mis­mo, el es­cri­tor y tam­bién aca­dé­mi­co Ar­tu­ro Pérez-Re­ver­te in­vi­tó a no per­ma­ne­cer pa­si­vos an­te las pe­ti­cio­nes “de am­pa­ro an­te unas nor­mas que pue­den obli­gar a los pro­fe­so­res, en cla­se, a uti­li­zar el ri­dícu­lo des­do­bla­mien­to de género”.

Uno de los gran­des pro­ble­mas que sur­gen es la mis­ma es­truc­tu­ra de las len-

guas ro­má­ni­cas, pues to­das em­plean el mas­cu­lino plu­ral co­mo ge­né­ri­co pa­ra am­bos se­xos. Eso, por mo­ti­vos pa­triar­ca­les o an­tro­po­ló­gi­cos. “¿A qué pre­cio se pue­de cam­biar ese uso que se ha con­ver­ti­do des­de ha­ce si­glos en na­tu­ral?”, se pre­gun­ta Pe­dro Ál­va­rez de Mi­ran­da, miem­bro de la RAE, fi­ló­lo­go, le­xi­có­gra­fo y ca­te­drá­ti­co de la Uni­ver­si­dad Au­tó­no­ma de Madrid, en en­tre­vis­ta pa­ra el diario El País. La res­pues­ta, pa­ra él, es que es­to tie­ne un tin­te po­lí­ti­co. “Se quie­re re­ver­tir el len­gua­je de una for­ma im­pues­ta y un tan­to ar­ti­fi­cial; si al­guien in­ten­ta for­zar, es­tá abo­ca­do al fra­ca­so”.

La fi­ló­lo­ga Inés Fer­nán­dez Or­dó­ñez men­cio­na que mu­chos han pro­pues­to uti­li­zar un tér­mino neu­tro co­mo “pro­fe­so­ra­do” en vez de “pro­fe­so­res”, pe­ro que eso no siem­pre es po­si­ble. “En las len­guas, una vez que una es­truc­tu­ra se fo­si­li­za no es fá­cil­men­te re­ver­si­ble”.

Los de­trac­to­res del des­do­bla­mien­to in­di­can que es con­tra­pro­du­cen­te por­que, por ejem­plo, no es co­rrec­to de­cir “com­pa­trio­tas y com­pa­trio­tos” ni “pe­rio­dis­tas y pe­rio­dis­tos”. Asi­mis­mo, “va en con­tra de la eco­no­mía del len­gua­je”, apun­ta Mi­ran­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Guatemala

© PressReader. All rights reserved.