El ca­lle­jón sin sa­li­da del Che

Con la mi­ra­da pues­ta en el 50 aniver­sa­rio de su muer­te, que se cum­ple el 9 de oc­tu­bre, los úl­ti­mos días de Er­nes­to el che Gue­va­ra, sus he­chos, sus pa­la­bras y su diario de cam­pa­ña, vuel­ven a ser des­gra­na­dos por los es­tu­dio­sos, en otro in­ten­to de com­pren­der

Revista D - - MUNDO - Por Ja­vier Alia­gal

El trá­gi­co fi­nal del re­vo­lu­cio­na­rio Er­nes­to Che Gue­va­ra co­men­zó el 3 de no­viem­bre de 1966 cuan­do lle­gó a Bo­li­via pa­ra di­ri­gir una gue­rri­lla in­ter­na­cio­nal pen­sa­da pa­ra en­cen­der un mo­vi­mien­to in­sur­gen­te con­ti­nen­tal y con­ver­tir al país an­dino en otro Viet­nam con­tra Es­ta­dos Uni­dos. El le­gen­da­rio co­mu­nis­ta no sa­bía que aquel día ha­bía en­tra­do en un ca­lle­jón sin sa­li­da.

Des­de el prin­ci­pio na­da en­ca­jó co­mo él que­ría: cre­yó ha­ber lle­ga­do al lu­gar co­rrec­to pa­ra desatar el fo­co re­vo­lu­cio­na­rio, pe­ro Bo­li­via ya ha­bía vi­vi­do su re­vo­lu­ción en 1952, y re­par­ti­do tie­rras a los po­bres agri­cul­to­res. Eli­gió la sel­va hú­me­da de Ñan­cahua­zú (su­r­es­te) pa­ra com­ba­tir, pe­ro allá su as­ma se agra­vó; bus­có apo­yo de los cam­pe­si­nos, pe­ro nun­ca lo­gró re­clu­tar ni uno.

Qui­so re­pe­tir la triun­fal con­duc­ción mi­li­tar de su gue­rri­lla en Cuba, sin em­bar­go, el gru­po in­sur­gen­te co­me­tió una se­gui­di­lla de erro­res has­ta ser ani­qui­la­do por un Ejér­ci­to al que ha­bía sub­es­ti­ma­do y que, ade­más, con­tó con un apo­yo muy cal­cu­la­do de par­te de Es­ta­dos Uni­dos.

Tras la ba­ta­lla fi­nal, el gue­rri­lle­ro fue cap­tu­ra­do con una he­ri­da en la pan­to­rri­lla de­re­cha en la Que­bra­da del Chu­ro, el 8 de oc­tu­bre de 1967, y eje­cu­ta­do 24 ho­ras des­pués en la es­cue­la de La Higuera por el sub­ofi­cial Ma­rio Te­rán, cum­plien­do una or­den to­ma­da, se­gún los his­to­ria­do­res, por el pre­si­den­te Re­né Ba­rrien­tos y los ge­ne­ra­les Al­fre­do Ovan­do y Juan Jo­sé To­rres.

“ELI­GIÓ MAL EL PAÍS Y LA ZO­NA DE OPE­RA­CIO­NES”

“Gue­va­ra lle­gó a La Paz de for­ma clan­des­ti­na con el nom­bre del fun­cio­na­rio uru­gua­yo Adol­fo Me­na Gon­zá­lez y con el ros­tro cam­bia­do. Se alo­jó en el ho­tel Co­pa­ca­ba­na, don­de se hi­zo un au­to­rre­tra­to sen­ta­do mi­ran­do al es­pe­jo, igual que un sel­fie”, afir­ma el ma­yor es­tu­dio­so bo­li­viano de la gue­rri­lla gue­va­ris­ta, Carlos So­ria.

El 7 de no­viem­bre, cua­tro días des­pués de su arri­bo, Gue­va­ra ya es­ta­ba en Ñan­cahua­zú co­men­za­do una “nue­va eta­pa”, es­cri­bió en su diario. Una fa­se pen­sa­da pa­ra re­pe­tir la ex­pe­rien­cia de Sierra Maes­tra en Cuba y con un plan de ex­pan­sión gue­rri­lle­ra, con la vis­ta pues­ta, so­bre to­do, en su Ar­gen­ti­na na­tal.

“No obs­tan­te, —agre­ga So­ria— en me­dio de las du­das de los agen­tes cu­ba­nos de in­te­li­gen­cia so­bre si la ope­ra­ción de­bía ha­cer­se en Ar­gen­ti­na, Bo­li­via o Pe­rú y con la im­pa­cien­cia pro­pia del Che Gue­va­ra en­ci­ma, la pre­sión les hi­zo co­me­ter erro­res, tan­to en la elec­ción del país co­mo de la zo­na de ope­ra­cio­nes”.

Los do­cu­men­tos mues­tran que Gue­va­ra que­ría ir a la zo­na bo­li­via­na de Al­to Be­ni, pe­ro lo con­ven­cie­ron de ir a Ñan­cahua­zú. Su plan in­cluía en­tre­nar a gue­rri­lle­ros pa­ra desatar la in­su­rrec­ción en na­cio­nes ve­ci­nas, en­tre ellas Ar­gen­ti­na, adon­de Gue­va­ra es­ta­ba ansioso de vol­ver pa­ra in­ten­tar un le­van­ta­mien­to.

Aun­que hay quie­nes creen que era un “plan fan­ta­sio­so”, So­ria ex­pli­ca que en Gue­va­ra influyeron la si­tua­ción de ase­dio de EE.UU. con­tra Cuba, la in­ter­ven­ción mi­li­tar es­ta­dou­ni­den­se en Re­pú­bli­ca Do­mi­ni­ca­na y el en­vío de cien mil sol­da­dos a Viet­nam.

“La con­sig­na del Che de abrir otro fren­te pa­ra ali­viar a Viet­nam y a Cuba no es una idea des­ca­be­lla­da. No fun­cio­nó, eso es otra co­sa, pe­ro ha­bía que intentarlo”, co­men­ta So­ria, que en esa épo­ca era un mi­li­tan­te co­mu­nis­ta y es­tu­vo cer­ca de su­mar­se a la gue­rri­lla.

“BO­LI­VIA NO FUE VIET­NAM”

“Sin em­bar­go, Bo­li­via no fue Viet­nam, de­bi­do a que EE.UU ha­bía apren­di­do las lec­cio­nes de su fra­ca­so en la na­ción asiá­ti­ca, del enor­me error que con­lle­va­ba una in­ter­ven­ción mi­li­tar di­rec­ta”.

Así lo se­ña­la el ana­lis­ta po­lí­ti­co Gon­za­lo Men­die­ta, cu­ya in­ves­ti­ga­ción so­bre la ac­tua­ción del em­ba­ja­dor es­ta­dou­ni­den­se

de esa épo­ca en La Paz, Dou­glas Hen­der­son, mues­tra que ese país mi­dió de for­ma muy pre­ci­sa su ayu­da al go­bierno de Ba­rrien­tos, quien ade­más era un pre­si­den­te con el que sim­pa­ti­za­ban los cam­pe­si­nos.

En su es­tra­te­gia, EE. UU. de­ci­dió no lle­var tro­pas a Bo­li­via pa­ra ca­zar al Che, sino un gru­po de Boi­nas Ver­des que ins­tru­yó al Ejér­ci­to an­dino en lu­cha an­ti­gue­rri­lle­ra. Pe­ro, so­bre to­do, la po­ten­cia prohi­bió de for­ma ta­jan­te que esos mi­li­ta­res se acer­ca­ran a la zo­na de ope­ra­cio­nes, pa­ra evi­tar una pre­vi­si­ble reac­ción po­lí­ti­ca con­tra­ria de con­no­ta­cio­nes na­cio­na­les.

“El Che co­me­tió dos erro­res: el pri­me­ro creer que su pe­lea no iba a ser con­tra el Ejér­ci­to bo­li­viano sino con­tra mi­li­ta­res de EE. UU. y, se­gun­do, hi­zo un mal diag­nós­ti­co de la “com­ple­ji­dad bo­li­via­na” y de lo que que­ría el pro­pio Par­ti­do Co­mu­nis­ta de Bo­li­via, cu­yo lí­der, Ma­rio Mon­je, es acu­sa­do de trai­cio­nar a Gue­va­ra, aun­que él te­nía co­mo pro­yec­to una in­su­rrec­ción po­pu­lar y no una gue­rri­lla”, ex­pli­có Men­die­ta.

“Co­mo de­cía Jo­sé Mar­tí: ‘Es más fá­cil mo­rir con ho­nor, que pen­sar con or­den’”, re­cor­dó el ana­lis­ta.

“ES INÚ­TIL...HE­MOS FRA­CA­SA­DO”

El ge­ne­ral re­ti­ra­do Gary Pra­do Sal­món fue quien, sien­do ca­pi­tán, di­ri­gió a sus sol­da­dos el 8 de oc­tu­bre de 1967 en el cer­co de­fi­ni­ti­vo a la gue­rri­lla, e hi­zo pri­sio­ne­ros al Che Gue­va­ra y a Si­meón Cuba (Willy), tras una ba­ta­lla en la que él con­ta­ba con se­sen­ta sol­da­dos que dis­pa­ra­ron fue­go in­ten­so con­tra 17 gue­rri­lle­ros arrin­co­na­dos. Ese gru­po de hom­bres era el que le que­da­ba a Gue­va­ra del me­dio cen­te­nar que te­nía al prin­ci­pio.

En de­cla­ra­cio­nes, Pra­do ha de­fen­di­do sus te­sis de que se tra­tó de una “gue­rri­lla in­mo­la­da” y “sa­cri­fi­ca­da”, que fue con­du­ci­da de for­ma “desas­tro­sa” y que, a Gue­va­ra, le sa­lió “to­do al re­vés” res­pec­to a lo que el cu­bano-ar­gen­tino re­co­men­da­ba en su li­bro “Gue­rra de Gue­rri­llas”.

Pra­do, quien es­tá en una si­lla de rue­das des­de 1981 por un dis­pa­ro ac­ci­den­tal de un ca­ma­ra­da, y los hom­bres de su com­pa­ñía, fue­ron en­tre­na­dos por los Boi­nas Ver­des pa­ra de­rro­tar al re­vo­lu­cio­na­rio que lle­gó des­de Cuba.

“No se preo­cu­pe, ca­pi­tán, es­to ya se aca­bó... Es inú­til, he­mos fra­ca­sa­do...”, di­jo Gue­va­ra a Pra­do el 8 de oc­tu­bre cuan­do es­te da­ba ór­de­nes pa­ra bus­car a más com­ba­tien­tes re­vo­lu­cio­na­rios en el Chu­ro.

Mi­nu­tos an­tes, Gue­va­ra tam­bién di­jo: “Su­pon­go que no me irán a ma­tar aho­ra. Val­go más pa­ra us­te­des vi­vo que muer­to”, ci­ta Pra­do. No obs­tan­te, al día si­guien­te, Ma­rio Te­rán Sa­la­zar cum­plió la or­den emi­ti­da des­de La Paz de eje­cu­tar al re­vo­lu­cio­na­rio en la es­cue­la de La Higuera.

Te­rán, que con­ta­ba con 25 años cuan­do ma­tó a Gue­va­ra, pre­fie­re man­te­ner si­len­cio y aho­ra, a sus 75 años, su­fre los acha­ques de la edad y ha de­ci­di­do no apa­re­cer mu­cho pa­ra su pro­pia tran­qui­li­dad y por el te­mor a po­si­bles re­pre­sa­lias de los se­gui­do­res del com­ba­tien­te.

Pe­se al me­dio si­glo trans­cu­rri­do y su tras­cen­den­cia his­tó­ri­ca, lo su­ce­di­do en 1967 to­da­vía no ha si­do acla­ra­do por com­ple­to, a fal­ta de la aper­tu­ra de ar­chi­vos mi­li­ta­res so­bre el re­bel­de co­mu­nis­ta que se man­tie­nen en se­cre­to en Bo­li­via, Cuba y EE. UU.

Fo­tos: Mar­tín Ali­paz

Newspapers in Spanish

Newspapers from Guatemala

© PressReader. All rights reserved.