Las mu­je­res del es­pe­jo

En el se­gun­do li­bro de la es­cri­to­ra Ani­ta Apa­ri­cio, 25 da­mas son sus pro­ta­go­nis­tas.

Revista D - - CULTURA - Por Heidy Isa­bel Her­nán­dez

San­tas, po­lé­mi­cas, cé­le­bres y ol­vi­da­das son al­gu­nos de los ad­je­ti­vos con los cua­les se po­dría ca­li­fi­car a los gran­des per­so­na­jes fe­me­ni­nos que han mar­ca­do la his­to­ria del país. La es­cri­to­ra Ani­ta Apa­ri­cio, quien fá­cil­men­te po­dría pro­ta­go­ni­zar su pro­pia obra, eje­cu­tó una im­por­tan­te re­co­pi­la­ción de sus le­ga­dos y los plas­mó en su se­gun­do li­bro ti­tu­la­do Las mu­je­res del es­pe­jo, vi­ñe­tas en lu­gar pe­que­ño.

Es­te ma­te­rial in­clu­ye 25 bos­que­jos, de igual nú­me­ro de da­mas, en­tre es­cri­to­ras, mon­jas, em­plea­das do­més­ti­cas y aca­dé­mi­cas quie­nes, a su cri­te­rio, me­re­cen un es­pa­cio den­tro de nues­tro ima­gi­na­rio co­lec­ti­vo. “No se tra­ta de bio­gra­fías, más bien son re­cuen­tos de vie­jos re­la­tos”, di­ce Apa­ri­cio.

El li­cen­cia­do en His­to­ria Ho­ra­cio Ca­be­zas fue el edi­tor de es­te ejem­plar fi­nan­cia­do por el Ins­ti­tu­to Gua­te­mal­te­co Americano (IGA), ins­ti­tu­ción que ha apo­ya­do a Apa­ri­cio en va­rios de sus pro­yec­tos, co­mo cuan­do dio a co­no­cer su pri­mer li­bro Ecos de un tea­tro va­cío, una re­co­pi­la­ción de he­chos con­ta­dos por gua­te­mal­te­cos, que en al­gún lu­gar que­da­ron do­cu­men­ta­dos, de ha­ce 50 años. Son his­to­rias que su­ce­die­ron de 1871 a 1921. Re­la­tos de

gran­des pa­sio­nes, es­pe­ran­zas, ac­tos de va­lor y pa­trio­tis­mo, even­tos que, a cri­te­rio de la pro­pia au­to­ra, po­drían ser re­crea­dos con un po­co del ilu­sio­nis­mo del tea­tro.

Apa­ri­cio tie­ne años de tra­ba­jar con el IGA, pues le abrió las puer­tas pa­ra que pu­die­ra ex­po­ner su obra plás­ti­ca. “Sin ellos no ha­bría li­bro por­que pu­bli­car en un país co­mo Gua­te­ma­la es una va­ni­dad”, co­men­ta.

“En el 2015, cuan­do tu­ve la po­si­bi­li­dad de pu­bli­car, tu­ve mu­cho mie­do de que no se ven­die­ra”, di­ce la es­cri­to­ra con una son­ri­sa, pues el ma­te­rial lle­gó a es­tar en­tre los más ven­di­dos de la li­bre­ría Sop­hos, y es­tá pron­to a re­im­pri­mir­se.

Aque­lla vez fue un pro­ce­so com­pli­ca­do por­que no sa­bía có­mo reac­cio­na­ría su fa­mi­lia, al tra­tar al­gu­nos te­mas per­so­na­les, e in­clu­so fue ne­ce­sa­rio que apor­ta­ra di­ne­ro pa­ra lo­grar cos­tear el pro­ce­so edi­to­rial.

FE­MI­NIS­MO

En es­te nue­vo tex­to la au­to­ra se de­can­tó por la te­má­ti­ca fe­me­ni­na. “De­ci­dí ha­blar de las mu­je­res de Gua­te­ma­la, quie­nes siem­pre han si­do nin­gu­nea­das y re­le­ga­das”, cuen­ta.

Apa­ri­cio, quien re­si­de en Es­ta­dos Uni­dos, pa­só 10 me­ses en Gua­te­ma­la por­que uno de sus fa­mi­lia­res tu­vo pro­ble­mas de sa­lud. Así que, ade­más de es­tar al tan­to de su cui­da­do, apro­ve­chó pa­ra in­ves­ti­gar a sus pro­ta­go­nis­tas. Con esa in­ten­ción em­pe­zó a re­co­lec­tar nom­bres has­ta for­mar un gran in­ven­ta­rio.

Fue a la He­me­ro­te­ca Na­cio­nal, en­con­tró un par de bio­gra­fías, en­tre­vis­tó a fa­mi­lia­res y co­no­ci­dos has­ta que lo­gró re­co­pi­lar su­fi­cien­te in­for­ma­ción. Del lis­ta­do fi­nal tu­vo que ex­cluir a aque­llas de quie­nes no se te­nían re­gis­tros y que fi­gu­ra­ban más co­mo le­yen­das.

Apa­ri­cio, quien siem­pre ha si­do afi­cio­na­da a la his­to­ria, que­ría re­to­mar el pa­sa­do de for­ma en­tre­te­ni­da. “Mi ob­je­ti­vo era que la gen­te no desea­ra ce­rrar el li­bro, aun­que no sé si lo he lo­gra­do”, aña­de, mien­tras ríe.

En cuan­to al tí­tu­lo, ex­pli­ca que los per­so­na­jes son tan va­ria­dos que no pu­do en­con­trar un ad­je­ti­vo que las en­glo­ba­ra. La idea del es­pe­jo es in­clu­si­va, ya que to­das pue­den ver­se re­fle­ja­das en uno.

Aun­que to­das las mu­je­res que for­man par­te del li­bro son he­roí­nas pa­ra Apa­ri­cio, una en par­ti­cu­lar le des­pier­ta mu­cha em­pa­tía. Se tra­ta de Eli­sa Hall de As­tu­rias, “una es­cri­to­ra que hi­zo una ma­ra­vi­lla de li­bro ti­tu­la­do Se­mi­lla de mos­ta­za, pe­ro que le ne­ga­ron el re­co­no­ci­mien­to por­que su tex­to era de­ma­sia­do bueno pa­ra que lo hu­bie­ra re­dac­ta­do una mu­jer”, di­ce.

“Ella hi­zo cuan­to pu­do pa­ra pro­bar su au­to­ría, lo en­vió con un fi­ló­lo­go, es­cri­bió la con­ti­nua­ción de la obra en tres se­ma­nas uti­li­zan­do el mis­mo len­gua­je, y no le cre­ye­ron. Fue tal la hu­mi­lla­ción que nun­ca vol­vió a pu­bli­car y se que­dó iné­di­ta”, com­par­te.

Es­te ti­po de his­to­rias son las que la ha­cen apre­ciar los gran­des avan­ces y opor­tu­ni­da­des que en la ac­tua­li­dad tie­nen las mu­je­res. “Aun­que aún no he­mos lle­ga­do a la me­ta”, acla­ra.

Cree que el ser hu­mano de­be­ría de eva­luar a las per­so­nas se­gún su apor­te a la so­cie­dad y no por su género. Aña­de que pa­ra ella el fe­mi­nis­mo se pue­de ver en la se­gu­ri­dad que las mu­je­res han to­ma­do, la cual ha rei­vin­di­ca­do a tra­vés de mu­chas lu­chas.

Es por ello que desea re­cor­dar­les a las jó­ve­nes “que no se des­ani­men, pues tie­nen un gran re­to por de­lan­te, pa­ra que un día sus hi­jas sean las due­ñas de ga­la­xias des­co­no­ci­das”.

Fo­to: Es­tuar­do Pa­re­des

Newspapers in Spanish

Newspapers from Guatemala

© PressReader. All rights reserved.