SO­MOS PE­DA­ZOS DE CAR­NE

Los mi­cro­ma­chis­mos o la prác­ti­ca de vio­len­cia co­ti­dia­na pa­san des­aper­ci­bi­dos pe­ro per­pe­túan la de­sigual­dad.

Revista D - - PORTADA - Por Ro­ber­to Vi­lla­lo­bos Via­to

Lle­ga una pa­re­ja a un res­tau­ran­te. El jo­ven, con un ges­to de ca­ba­lle­ro­si­dad, ja­la la si­lla de su no­via pa­ra que se sien­te. A los po­cos se­gun­dos lle­ga un me­se­ro pa­ra en­tre­gar­les los me­nús.

—An­tes de or­de­nar, ¿desean que les traía al­go pa­ra be­ber? —ofre­ce ama­ble­men­te. —Pa­ra el se­ñor te­ne­mos cer­ve­zas. A la se­ño­ri­ta le su­ge­ri­mos nues­tros tra­gos pre­pa­ra­dos o nues­tros de­li­cio­sos ju­gos de fru­tas—, con­ti­núa.

Es­ta es­ce­na es su­ma­men­te co­mún. “¿Por qué ha­cen esa di­fe­ren­cia­ción de be­bi­das se­gún el género?”, se pre­gun­ta Ar­gen­ti­na Ga­llar­do, em­pre­sa­ria de 32 años. “¿Y qué tal si yo tam­bién quie­ro una cer­ve­za?”, es­pe­ta.

“Es­te es tan so­lo un ejem­plo de los tan­tos mi­cro­ma­chis­mos a los que te­ne­mos que en­fren­tar­nos a diario”, ex­pre­sa Lucky Pérez, de­le­ga­da ins­ti­tu­cio­nal de la Fun­da­ción Myr­na Mack y ac­ti­vis­ta en pro de los de­re­chos de las mu­je­res.

El tér­mino “mi­cro­ma­chis­mo” sur­gió en 1991 por el psi­co­te­ra­peu­ta Luis Bo­nino Men­do­za, quien lo des­cri­bió co­mo “una prác­ti­ca de vio­len­cia en la vi­da co­ti­dia­na, tan su­til que pa­sa­ría des­aper­ci­bi­da pe­ro que, a la vez, re­fle­ja y per­pe­túa las ac­ti­vi­da­des ma­chis­tas y la de­sigual­dad”.

Los ca­sos son abun­dan­tes, tal co­mo ofre­cer cer­ve­zas a los hom­bres y ju­gos de fru­tas a las mu­je­res. “A ver, ¿y por qué no al re­vés?”, re­ta Ga­llar­do. “Se ha crea­do la idea de que los hom­bres son el se­xo do­mi­nan­te y que, por eso, be­ben co­sas fuer­tes, mien­tras que nosotras, su­pues­ta­men­te, so­mos ‘dé­bi­les’ y por lo tan­to pre­fe­ri­mos li­cua­dos”, ex­pli­ca Pérez.

Los epi­so­dios de ma­chis­mo son tan­tos que se dan por sen­ta­dos, co­mo si fue­ran na­tu­ra­les. El fe­nó­meno ni si­quie­ra es ex­clu­si­vo de Gua­te­ma­la, Cen­troa­mé­ri­ca, La­ti­noa­mé­ri­ca o de los paí­ses en vías de desa­rro­llo. Su­ce­de a ni­vel mun­dial, en paí­ses ri­cos y po­bres.

Así lo de­mues­tra el hash­tag #Co­moMu­je­rMeHaO­cu­rri­do, el cual se vi­ra­li­zó re­cien­te­men­te en Es­pa­ña por me­dio de la red so­cial Twit­ter. Ahí, una gran can­ti­dad de mu­je­res es­cri­bie­ron esos mi­cro­ma­chis­mos con los que de­ben li­diar. Los in­ci­den­tes son va­ria­dí­si­mos, co­mo chi­cas a las que les pi­san el pie en un sa­lón de bai­le pe­ro que, en lu­gar de pe­dir­les perdón a ellas, se lo so­li­ci­tan a sus acom­pa­ñan­tes. Otras van a una fe­rre­te­ría y, al pe­dir un par de guan­tes de tra­ba­jo, el de­pen­dien­te au­to­má­ti­ca­men­te les lle­va unos pa­ra fre­gar; pe­rio­dis­tas de­por­ti­vas que fre­cuen­te­men­te son in­te­rro­ga­das por los hom­bres pa­ra ave­ri­guar si “de ver­dad” sa­ben de de­por­te; o mu­je­res que tie­nen mu­chos ami­gos hom­bres y que, por eso, las acu­san de ser “pro­mis­cuas”.

Son fre­cuen­tes, ade­más, los ca­sos en los que son pre­sio­na­das pa­ra ca­sar­se y te­ner hi­jos —la co­sa es peor si quie­re man­te­ner­se sol­te­ra y no te­ner des­cen­den­cia—. “Las per­so­nas aho­ra de­ci­den to­mar ca­mi­nos no tra­di­cio­na­les, pe­ro no to­dos lo en­tien­den y hay pre­jui­cios”, re­fie­re el

psi­có­lo­go Es­tuar­do del Águi­la. “La mu­jer pue­de ser li­bre, te­ner ca­sa pro­pia y de­di­car tiem­po a quien quie­ra. La idea es que, si en­cuen­tra a al­guien, sea un com­ple­men­to ma­ra­vi­llo­so, pe­ro no la ra­zón de to­do lo de­más”, aña­de.

En el ám­bi­to la­bo­ral tam­bién se dan va­rios dis­pa­ra­tes más. “#Co­moMu­je­rMeHaO­cu­rri­do que mi je­fe me pi­da que use ‘mis he­rra­mien­tas de mu­jer’ pa­ra tra­tar con un clien­te”, es­cri­bió @Con­cep­ta_Ci­ro, a lo cual res­pon­dió en el mis­mo tuit: “Soy ar­qui­tec­ta, no tei­bo­le­ra (bai­la­ri­na exó­ti­ca)”.

La gua­te­mal­te­ca Car­la Medrano, de 33 años, se ha en­fren­ta­do a es­te ti­po de dis­cri­mi­na­ción. En su tra­ba­jo an­te­rior, en el área de mer­ca­deo, vio có­mo sus pro­yec­tos eran pues­tos en du­da ca­da vez que los pre­sen­ta­ba an­te sus su­pe­rio­res, to­dos hom­bres. “Al ex­po­ner mis ideas me in­te­rrum­pían una y otra vez pa­ra cues­tio­nar­me. Por in­creí­ble que pa­rez­ca, si un com­pa­ñe­ro de­cía exac­ta­men­te lo mis­mo que yo, le da­ban to­da la cre­di­bi­li­dad y no lo in­te­rro­ga­ban cons­tan­te­men­te”, na­rra. “En ge­ne­ral, creo que de­be­mos ha­cer un do­ble es­fuer­zo pa­ra ser to­ma­das en se­rio”, co­men­ta.

“Es­to su­ce­de de­bi­do a la es­truc­tu­ra pa­triar­cal en la que he­mos cre­ci­do”, ex­pli­ca Pérez. “Es una for­ma de atro­pe­llo in­vi­si­ble, tam­bién lla­ma­da sim­bó­li­ca o na­tu­ra­li­za­da, que es un signo de fuer­za y se ex­pre­sa fí­si­ca o psi­co­ló­gi­ca­men­te”, agre­ga.

En­tre los pa­tro­nes que más se han re­pro­du­ci­do a lo lar­go de la his­to­ria es que “las mu­je­res son pa­ra el ho­gar” y “los hom­bres pa­ra pro­veer”.

Pa­ra eli­mi­nar es­to, la fa­mi­lia y la so­cie­dad —se in­clu­yen las ins­ti­tu­cio­nes edu­ca­ti­vas— de­ben per­mi­tir que los in­fan­tes se críen en un am­bien­te de igual­dad y no asig­nar­les ro­les es­pe­cí­fi­cos, re­fie­re la so­ció­lo­ga Car­men Ba­tres. “En las ta­reas do­més­ti­cas, por ejem­plo, tan­to ellos co­mo ellas de­ben ba­rrer, tra­pear, ha­cer la ca­ma o ayu­dar en la co­ci­na. En el co­le­gio, am­bos de­be­rían re­ci­bir edu­ca­ción pa­ra el ho­gar y ar­tes in­dus­tria­les. Así, de a po­co, se avan­za ha­cia el gran ob­je­ti­vo: la equi­dad”, agre­ga.

PER­CEP­CIÓN

En el 2006, Pren­sa Li­bre pu­bli­có un es­tu­dio que se re­fe­ría a la si­tua­ción del ma­chis­mo y la vio­len­cia con­tra la mu­jer en Gua­te­ma­la. Los re­sul­ta­dos fue­ron alar­man­tes. In­clu­so, a jui­cio de los ex­per­tos, los da­tos no ha­brían cam­bia­do drás­ti­ca­men­te una dé­ca­da des­pués. Bá­si­ca­men­te, se re­ve­ló que las gua­te­mal­te­cas es­tán con­de­na­das al si­len­cio, a la su­mi­sión, a la inequi­dad y al pa­triar­ca­do.

La encuesta se efec­tuó so­lo en­tre mu-

je­res, y ellas in­di­ca­ron que creían que en nue­ve de ca­da 10 fa­mi­lias se ocul­ta­ba al­gu­na for­ma de mal­tra­to.

Las es­ta­dís­ti­cas, asi­mis­mo, preo­cu­pa­ron por­que se vio que en­tre ellas mis­mas es­ta­ba en­rai­za­do el ma­chis­mo, ya que el 64 por cien­to con­si­de­ra­ba que una bue­na es­po­sa de­bía obe­de­cer a su es­po­so en to­do lo que or­de­na­ra, mien­tras que el 54.4 por cien­to opi­na­ba que de­bían ser “man­sas, dó­ci­les, dul­ces, con­des­cen­dien­tes y su­mi­sas”.

“Hay hom­bres que ta­chan a una mu­jer de ‘lo­ca’ tan so­lo por­que la ven fuer­te e in­de­pen­dien­te; se sa­ben ca­sos en los que no las eli­gen co­mo pa­re­ja por­que no las pue­den do­mi­nar”, co­men­ta Pérez.

Otro ca­so que ejem­pli­fi­ca los ai­res de su­pe­rio­ri­dad de un hom­bre ha­cia una mu­jer se da cuan­do una pa­re­ja con­trae ma­tri­mo­nio, ya que ella adop­ta el ape­lli­do de su es­po­so: De Her­nán­dez, De Gál­vez, De Ruiz, et­cé­te­ra. “Esa cos­tum­bre na­ció pa­ra de­cir que tal mu­jer per­te­ne­cía a un hom­bre”, ex­pre­sa Pérez.

Aún así, el 89 por cien­to de gua­te­mal­te­cas afir­mó es­tar de acuer­do en adop­tar el ape­lli­do de su ma­ri­do.

En los ca­sos de di­vor­cios, de igual ma­ne­ra, sur­gen las ma­ni­fes­ta­cio­nes de ma­chis­mo, ya que si una mu­jer se ani­ma a dar el pa­so se le ve co­mo al­guien que que­bran­ta una norma so­cial. “In­clu­so, en­tre ellas lle­gan a ex­cla­mar ‘¡Oh, qué mu­jer tan va­lien­te!’, lo cual ni si­quie­ra de­be­ría de­cir­se, ya que el di­vor­cio no es cues­tión de va­len­tía, sino de ha­cer lo co­rrec­to”, agre­ga la ex­per­ta.

En cuan­to a la vi­da se­xual, en ca­si el 90 por cien­to per­sis­te la con­cep­ción de que de­ben lle­gar vír­ge­nes al ma­tri­mo­nio, y el 53.5 por cien­to con­si­de­ra que es el hom­bre quien de­be de­ci­dir cuán­tos hi­jos van a te­ner.

En el mis­mo rubro, el 75 por cien­to re­fi­rió que son ellos quie­nes han dis­pues­to en qué mo­men­to se man­tie­nen re­la­cio­nes se­xua­les, y el 83 por cien­to afir­mó que al me­nos una vez su pa­re­ja la obli­gó a te­ner­las.

En otro apar­ta­do, se des­cu­brió que la cau­sa ma­yor por la que un hom­bre se enoja con una mu­jer es por­que “ella no obe­de­ce”.

Es­tos pa­tro­nes so­lo se rom­pen en pro­por­ción di­rec­ta al gra­do de es­co­la­ri­dad de las mu­je­res. Sin em­bar­go, ca­si el 95 por cien­to con­si­de­ra que ellas son las más aptas pa­ra cuidar a los hi­jos, co­ci­nar y lim­piar el ho­gar. In­clu­so, cuan­do él se que­da a vi­gi­lar a los pe­que­ños, sur­ge la bro­ma de de­cir “¡Ah, te to­có de ni­ñe­ra!”, re­mar­can­do, una vez más, que esa es una la­bor ex­clu­si­va del se­xo femenino.

EN LOS ANUN­CIOS

“La pu­bli­ci­dad ha con­tri­bui­do a asen­tar fal­sos es­te­reo­ti­pos”, di­ce Ba­tres. Es­to lo con­fir­ma una rá­pi­da in­ves­ti­ga­ción he­me­ro­grá­fi­ca. El 7 de no­viem­bre de 1955 se pu­bli­có un anun­cio de un ja­bón en pol­vo pa­ra la ro­pa. Ahí, el di­bu­jo de una mu­jer mues­tra el pro­duc­to y, más aba­jo, en­se­ña có­mo em­plear­lo: re­mo­jar, en­jua­gar y tender.

En otro avi­so (6 de agos­to de 1975) sa­le una jo­ven sen­ta­da con un tex­to al­re­de­dor que di­ce: “La mu­jer em­be­lle­ce el ho­gar eli­gien­do con ele­gan­cia el di­se­ño de azu­le­jos pa­ra su ba­ño y co­ci­na”.

Las co­sas son aún más elo­cuen­tes ca­da vez que se ce­le­bra el Día del Pa­dre o de la Ma­dre.

Pa­ra ellos, los “re­ga­los per­fec­tos” son las plu­mas, gad­gets o au­to­mó­vi­les o sus ac­ce­so­rios. En cam­bio, pa­ra las mu­je­res son las es­tu­fas, li­cua­do­ras, re­fri­ge­ra­do­ras, plan­chas, ollas, sar­te­nes o mi­cro­on­das, “co­mo si es­tu­vié­ra­mos des­ti­na­das úni­ca­men­te a la co­ci­na”, re­fie­re Ba­tres. “A eso se le su­ma que a la ma­má se le dan co­sas pa­ra se­guir tra­ba­jan­do, no pa­ra que dis­fru­ten”.

De he­cho, un es­tu­dio pu­bli­ca­do el año pa­sa­do en Psy­cho­logy of Men and Mas­cu­li­nity (Psi­co­lo­gía de los hom­bres y mas­cu­li­ni­dad) in­di­ca que las re­vis­tas que co­si­fi­can a las mu­je­res y ce­le­bran el ex­ce­so de mas­cu­li­ni­dad ha nor­ma­li­za­do el se­xis­mo hos­til en­tre los jó­ve­nes.

Los au­to­res re­ve­la­ron “có­mo una fuen­te con­cre­ta de in­fluen­cia so­cial —co­mo cier­tos me­dios de co­mu­ni­ca­ción— pue­de dar for­ma a la ex­pre­sión de un pre­jui­cio que nor­mal­men­te se con­si­de­ra inacep­ta­ble en una so­cie­dad igua­li­ta­ria”.

POR LA CAU­SA FE­MI­NIS­TA

La lis­ta de ejem­plos de vio­len­cia in­vi­si­ble —los mi­cro­ma­chis­mos en­tre ellos— es lar­guí­si­ma: si ma­ne­ja mal, es mu­jer; si le cues­ta par­quear­se, es mu­jer; si tal chef vaa im­par­tir un cur­so, se­gu­ro es un hom­bre —por­que las mu­je­res, en el ima­gi­na­rio co­lec­ti­vo, son co­ci­ne­ras, no chefs— ; si la to­ma de de­ci­sio­nes es tar­día en una or­ga­ni­za­ción, lo más pro­ba­ble es que ha­ya una ad­mi­nis­tra­do­ra; si a una ni­ña le gus­ta ju­gar al fut­bol, va a cre­cer co­mo ma­ri­ma­cho.

Aun­que es in­ne­ga­ble que ellas son quie­nes más su­fren vio­len­cia na­tu­ra­li­za­da, tam­bién hay ca­sos en que lo su­fren los hom­bres. Un ejem­plo sen­ci­llo: si un ni­ño quie­re te­ner el ca­be­llo lar­go, en el co­le­gio se lo prohi­ben por­que “eso es de mu­je­res”. “Si quie­ren lle­var­lo así es­tán en su de­re­cho, tal co­mo las ni­ñas de ves­tir pan­ta­lón”, in­di­ca Del Águi­la.

Pe­se a que los obs­tácu­los son nu­me­ro­sos, el ca­mino ha­cia la igual­dad de género es­tá en mar­cha; muy len­to, eso sí.

En Gua­te­ma­la, el ar­tícu­lo 4 de la Cons­ti­tu­ción Po­lí­ti­ca re­fie­re que “to­dos los se­res hu­ma­nos son li­bres e igua­les en dig­ni­dad y de­re­chos” y que “hom­bre y mu­jer, cual­quie­ra que sea su es­ta­do ci­vil, tie­nen igua­les opor­tu­ni­da­des y res­pon­sa­bi­li­da­des”.

Asi­mis­mo, si una mu­jer se sien­te vio­len­ta­da, pue­de acu­dir a ins­ti­tu­cio­nes que la ayu­dan, ta­les co­mo la De­fen­so­ría de los De­re­chos de la Mu­jer, de la Pro­cu­ra­du­ría de De­re­chos Hu­ma­nos; o la Se­cre­ta­ría de la Mu­jer del Or­ga­nis­mo Ju­di­cial. Asi­mis­mo, es­tá vi­gen­te la Ley con­tra el fe­mi­ci­dio y otras for­mas de vio­len­cia con­tra la mu­jer.

Pa­ra Pérez, uno de los pri­me­ros pa­sos ha­cia la equi­dad de género es que los hom­bres re­co­noz­can que se ha de­ja­do en se­gun­do plano a la mu­jer.

En tan­to, el pe­rio­dis­ta y co­lum­nis­ta Alejandro Co­bos, en la pá­gi­na web es­pa­ño­la Re­cu­pe­ran­do Me­mo­ria, es­cri­be: “No va­le pe­dir igual­dad y que­dar­se sen­ta­do mi­ran­do. No va­le con ha­cer ‘la mi­tad’ de las ta­reas de la ca­sa y creer que es su­fi­cien­te. So­lo cuan­do sea­mos ca­pa­ces de acep­tar nues­tra res­pon­sa­bi­li­dad del sis­te­ma machista que he­mos crea­do, ha­bre­mos da­do el pri­mer pa­so pa­ra lu­char por la igual­dad real. So­lo en­ton­ces po­dre­mos de­cir que de ver­dad apos­ta­mos por la lu­cha fe­mi­nis­ta y que que­re­mos apo­yar a las mu­je­res en ese ca­mino”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Guatemala

© PressReader. All rights reserved.