LAS MA­RA­VI­LLAS DE HUEHUE

Dos jó­ve­nes em­pren­de­do­res ofre­cen un “co­la­zo” por es­tas tie­rras.

Revista D - - PORTADA - Tex­to y fo­tos: Mi­ke Cas­ti­llo

Aven­tu­rar­se en las la­gu­nas, mon­ta­ñas y co­mu­ni­da­des fron­te­ri­zas con Mé­xi­co es aden­trar­se a un mun­do don­de el co­lor del agua es tur­que­sa, el del cie­lo es azul in­ten­so, y las ca­mi­na­tas con vien­tos per­mi­ten al vi­si­tan­te ale­jar­se del rui­do, ol­vi­dar­se del es­trés y en­con­trar­se con el pa­raí­so.

Así lo pien­san los in­te­gran­tes de El Co­la­zo, quie­nes guían a gru­pos de tu­ris­tas a los Ce­no­tes de Can­de­la­ria, a El Ci­ma­rrón y a la La­gu­na Bra­va, cir­cui­tos pla­ga­dos de ex­pe­rien­cias úni­cas en el má­gi­co Huehue­te­nan­go.

Los tours, que se con­cre­tan úni­ca­men­te los do­min­gos, pre­via re­ser­va­ción por me­dio de su pá­gi­na de Fa­ce­book, tie­nen co­mo pun­to de par­ti­da la ca­be­ce­ra de­par­ta­men­tal.

¿A DÓN­DE VA­MOS?

La reunión es a las tres de la ma­dru­ga­da, “pa­ra apro­ve­char al má­xi­mo el tiem­po”, di­ce Mar­co Arol­do Ma­teo, uno de los guías. La pri­me­ra pa­ra­da obli­ga­to­ria se ha­ce en Ca­mo­já, La De­mo­cra­cia, pa­ra desa­yu­nar y abas­te­cer­se de co­mi­da. Des­de es­te lu­gar has­ta el des­tino fi­nal ele­gi­do, los via­je­ros pue­den so­li­ci­tar que el bus se de­ten­ga pa­ra to­mar fo­to­gra­fías o vi­deo, pues lo que se pre­ten­de es que el re­co­rri­do sea lo más re­la­ja­do po­si­ble.

Si la in­ten­ción es co­no­cer los Ce­no­tes de Can­de­la­ria, el pe­ri­plo du­ra­rá cua­tro ho­ras. Pri­me­ro se lle­ga­rá a la co­mu­ni­dad Río Jor­dán, y lue­go a los ce­no­tes. Los pri­me­ros dos son po­co pro­fun­dos, por lo que se pue­de na­dar en sus be­llas aguas cristalinas.

Los otros dos, a los que se les co­no­ce co­mo el lu­gar de los sal­tos, son muy, pe­ro muy pro­fun­dos, y dis­tan a unos 2 km. Pa­ra evi­tar cual­quier ac­ci­den­te, los tu­ris­tas de­ben em­plear cha­le­cos sal­va­vi­das, aun­que es­tá prohi­bi­do na­dar.

Ma­teo su­gie­re al­mor­zar en es­te pun­to y con­tem­plar la na­tu­ra­le­za. Lo ideal es ha­cer es­te re­co­rri­do du­ran­te la épo­ca llu­vio­sa, por­que es fá­cil en­con­trar aves mi­gra­to­rias, al­gu­nos rep­ti­les y la ve­ge­ta­ción se tor­na mul­ti­co­lor, pe­ro en ve­rano so­lo se ob­ser­va una zo­na de­sér­ti­ca.

LA­GU­NA BRA­VA

Se lle­ga en bus a la co­mu­ni­dad el Agua­ca­te, don­de ca­da vi­si­tan­te tie­ne que pa­gar Q50 pa­ra po­der re­co­rrer sus tie­rras. Es­te di­ne­ro les sir­ve a los al­dea­nos pa­ra ha­cer me­jo­ras.

Acá se cam­bia de trans­por­te, pues so­lo con un vehícu­lo de do­ble trac­ción se le pue­de ha­cer fren­te al agres­te ca­mino, pa­ra al­can­zar la be­lle­za má­xi­ma de la la­gu­na, que tie­ne una ex­ten­sión de 8 km y es­tá ro­dea­da de ria­chue­los.

Los via­je­ros se di­vi­den en gru­pos pa­ra ca­mi­nar du­ran­te 40 mi­nu­tos por los di­fe­ren­tes sen­de­ros y lle­gar has­ta una ca­ta­ra­ta que per­mi­te dis­fru­tar de los re­cur­sos na­tu­ra­les de la zo­na, lue­go se or­ga­ni­za el via­je en lan­chas, que son con­du­ci­das por los co­mu­ni­ta­rios. “Hay cas­ca­das por to­dos la­dos, ani­ma­les, pe­ces y una va­rie­dad de flo­ra” in­di­ca Ma­teo.

CI­MA­RRÓN

Otra al­ter­na­ti­va es des­cu­brir el mis­ti­cis­mo del ho­yo de El Ci­ma­rrón, un agu­je­ro for­ma­do na­tu­ral­men­te en me­dio de un cam­po, el cual tie­ne ve­ge­ta­ción en su fon­do. Pa­ra lle­gar a es­te pun­to se de­ja el vehícu­lo a ori­lla del as­fal­to, des­de don­de se ha­ce una ca­mi­na­ta de unos 50 mi­nu­tos.

La re­gión tie­ne un cli­ma cá­li­do, cuen­ta con va­rios sen­de­ros se­ña­li­za­dos, así co­mo mi­ra­do­res don­de se pue­de des­can­sar. Es­te es qui­zá uno de los re­co­rri­dos pa­ra fuer­tes, pe­ro va­le la pe­na, pues to­do el tiem­po se es­tá acom­pa­ña­do de exó­ti­cos pai­sa­jes.

Hay quie­nes ase­gu­ran que el Ho­yo se for­mó por la caí­da de un me­teo­ri­to ha­ce mi­llo­nes de años.

“El Co­la­zo es una for­ma de ex­plo­rar Huehue­te­nan­go, una ma­ne­ra de di­ver­tir­se sa­na­men­te, pe­ro so­bre to­do de ha­cer ami­gos y con­tri­buir con los co­mu­ni­ta­rios pa­ra pro­te­ger los re­cur­sos que exis­ten en el de­par­ta­men­to”, con­clu­ye Ma­teo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Guatemala

© PressReader. All rights reserved.