Pa­ra ellos y ellas

Revista D - - FONDO -

¿Se ha pre­gun­ta­do por qué el celeste es pa­ra los ni­ños y el ro­sa pa­ra las ni­ñas?

Se­gún di­ver­sos es­tu­dios, no exis­te una res­pues­ta bio­ló­gi­ca, pues es­tos co­lo­res no es­tán asociados a un se­xo es­pe­cí­fi­co; sim­ple­men­te sur­gió co­mo una mo­da­li­dad ar­bi­tra­ria. La his­to­ria­do­ra Jo B. Pao­let­ti, en el li­bro Pink and Blue: Te­lling the Boys From the Girls in Ame­ri­ca, ex­pli­ca que en Es­ta­dos Uni­dos no se usa­ron los tonos pas­tel pa­ra los be­bés has­ta la Pri­me­ra Gue­rra Mun­dial, pues an­tes de eso se op­ta­ba sim­ple­men­te por el blan­co.

Ade­más, en ese en­ton­ces el ro­sa era el co­lor de los ni­ños, al ser “más de­ci­di­do y fuer­te”, mien­tras que las ni­ñas de­bían ves­tir azul, “más de­li­ca­do y ama­ble”. Hay que te­ner en cuen­ta que el ro­sa es­ta­ba aso­cia­do al rojo, el co­lor de la san­gre y del vi­gor.

Asi­mis­mo, los tonos pas­tel azu­les y rosados tam­bién eran ha­bi­tua­les pa­ra los be­bés eu­ro­peos, pe­ro no se se­guía un cri­te­rio es­pe­cí­fi­co ya que, mien­tras que en los or­fa­na­tos fran­ce­ses se uti­li­za­ba el azul pa­ra los ni­ños y el ro­sa pa­ra las ni­ñas, en Bél­gi­ca, Sui­za y par­te de Ale­ma­nia era al re­vés.

En EE. UU. la di­fe­ren­cia se em­pe­zó a asen­tar des­pués de la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial, pe­ro fue has­ta la dé­ca­da de 1980 que el ro­sa se im­pu­so en la pa­le­ta de co­lo­res en mi­les de pro­duc­tos pa­ra ni­ñas.

Pao­let­ti con­si­de­ra que no hay raí­ces “an­ces­tra­les” que jus­ti­fi­quen es­tas pre­fe­ren­cias y que tam­po­co hay ra­zo­nes ge­né­ti­cas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Guatemala

© PressReader. All rights reserved.