El via­je­ro ru­mano Dra­gos Ser­ban, quien ha vi­si­ta­do más de un mi­llar de ciu­da­des, que­dó sor­pren­di­do por An­ti­gua Gua­te­ma­la.

Dra­gos Ser­ban ha vi­si­ta­do al­re­de­dor de mil cien lu­ga­res en el mun­do; An­ti­gua Gua­te­ma­la es uno de los que más le han sor­pren­di­do.

Revista D - - ASÍ LO VIVÍ - Por Ro­ber­to Vi­lla­lo­bos Via­to

E l pri­mer via­je que re­cuer­da lo hi­zo en 1982, cuan­do te­nía tan so­lo 12 años; en esa oca­sión vi­si­tó con sus pa­dres la an­ti­gua Yu­gos­la­via, un enor­me te­rri­to­rio que hoy lo con­for­man sie­te na­cio­nes. Es­tu­vo en la be­lla Du­brov­nik (Croa­cia), Mós­tar (Bos­nia y Her­ze­go­vi­na) y Bel­gra­do (Ser­bia).

Dra­gos Ser­ban na­ció el 17 de no­viem­bre de 1970 en Bu­ca­rest, la ca­pi­tal de Ru­ma­nia. Es un ex­pe­ri­men­ta­do mé­di­co, pe­ro, apar­te de su pro­fe­sión, le en­cuen­tra gus­to a la vi­da al co­no­cer dis­tin­tos lu­ga­res del mun­do. Hoy acu­mu­la ex­pe­rien­cias en unos 160 paí­ses, in­clu­yen­do Gua­te­ma­la.

In­clu­so, es­cri­bió el li­bro tu­rís­ti­co Fas­ten your seat belt! (¡Abró­che­se el cin­tu­rón!, 2012), en el que re­dac­tó re­se­ñas de 189 lu­ga­res que, des­de su pers­pec­ti­va, me­re­cen la pe­na co­no­cer, de­jan­do a un la­do me­tró­po­lis co­mo Lon­dres, Pa­rís, Ro­ma o Nue­va York, ya que es­tán por de­más pro­mo­cio­na­das. En cam­bio, pre­fi­rió si­tios re­la­ti­va­men­te “es­con­di­dos” pa­ra el tu­ris­ta pro­me­dio, pe­ro que a la vez son fan­tás­ti­cos. ¡Oh, sor­pre­sa! Ahí es­tán el Cen­tro His­tó­ri­co ca­pi­ta­lino y la her­mo­sa An­ti­gua Gua­te­ma­la, es­ta úl­ti­ma “lo­ca­li­za­da en un va­lle al pie de im­po­nen­tes pi­cos vol­cá­ni­cos”, co­mo la des­cri­be en su obra —ya ago­ta­da—, la cual es­tá en ru­mano y en in­glés. “Es­ta es una de las lo­ca­cio­nes que más me han im­pac­ta­do, por­que de ver­dad se sien­te co­mo que es­tu­vie­ra de­te­ni­da en el tiem­po”, re­fie­re vía co­rreo elec­tró­ni­co.

En no­viem­bre, el tro­ta­mun­dos lan­za­rá su se­gun­do li­bro, el cual ti­tu­la­rá Pre­pa­re for Ta­ke-off ! (¡Pre­pá­re­se pa­ra des­pe­gar!), que po­drá ser ad­qui­ri­do a tra­vés de pla­ta­for­mas en lí­nea co­mo Amazon.com.

LAS EX­PE­RIEN­CIAS

Al prin­ci­pio, Ser­ban es­ta­ba te­me­ro­so de ve­nir a nues­tro país de­bi­do a la in­se­gu­ri­dad im­pe­ran­te. Sin em­bar­go, afir­ma que en el 2013 ate­rri­zó en un si­tio “lleno de gen­te abier­ta y cá­li­da que, a pe­sar de las pe­nu­rias eco­nó­mi­cas, man­tie­ne una ac­ti­tud po­si­ti­va”, co­men­ta.

Tam­bién le fue gra­to pro­bar las di­fe­ren­tes co­mi­das y be­bi­das tra­di­cio­na­les, sor­pren­der­se con los pai­sa­jes y que­dar ató­ni­to —en el buen sen­ti­do de la pa­la­bra— an­te el co­lo­ri­do que nos en­vuel­ve, lo cual se re­fle­ja muy bien en los te­la­res in­dí­ge­nas.

Por su­pues­to, ha te­ni­do otros pla- cen­te­ros via­jes por el res­to de La­ti­noa­mé­ri­ca, co­mo pa­sar un Año Nue­vo en Bue­nos Ai­res, Ar­gen­ti­na; de­gus­tar los ri­cos mo­ji­tos de La Ha­ba­na, Cu­ba; o bien, los sa­bro­sos ca­fés de Co­lom­bia.

En sus me­mo­rias guar­da es­pe­cial apre­cio por la en­can­ta­do­ra ciu­dad cos­te­ra de Hoi An, en Viet­nam, y las se­re­nas pla­yas tur­que­sas de Aru­ba, en el Ca­ri­be.

En ca­da si­tio lle­va una cá­ma­ra pa­ra per­pe­tuar la es­ta­día, “pues me­re­cen la pe­na re­cor­dar­los por siem­pre”.

TO­DOS ES­TÁN IN­VI­TA­DOS

Pa­ra Ser­ban no es ne­ce­sa­rio ser mi­llo­na­rio pa­ra co­no­cer otros lu­ga­res. “Más bien, hay que ser ri­co con el co­ra­zón”, ya que si al­guien es­tá a pun­to de vi­si­tar lo des­co­no­ci­do y a la vez va lleno de pre­jui­cios, no apren­de­rá na­da y la va a pa­sar mal. De esa cuen­ta, re­co­mien­da ir dis­pues­to a ser fe­liz, a ser li­bre, a dis­fru­tar de ca­da si­tua­ción que se pre­sen­te. Y si lo que le preo­cu­pa es el pre­su­pues­to, in­di­ca que hay ma­ne­ras de via­jar más ba­ra­to, so­bre to­do con el uso de in­ter­net, don­de se en­cuen­tra una am­plia ga­ma de ofer­tas en vue­los y alo­ja­mien­tos. “Si se pla­ni­fi­ca con un año de an­ti­ci­pa­ción, me­jor”, re­co­mien­da.

“Me en­can­ta ex­plo­rar las ciu­da­des a pie; no soy del ti­po de gen­te que le gus­ta pa­sar cin­co días ti­ra­do en la pla­ya”.

El via­je­ro a su pa­so por San Pe­ters­bur­go, Ru­sia.

De La Ha­ba­na, Cu­ba, le gus­tó el cli­ma, el co­lor y la mú­si­ca.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Guatemala

© PressReader. All rights reserved.