EN­TRE­VIS­TA

Ro­ber­to An­to­nio Cruz, neu­mó­lo­go gua­te­mal­te­co, tra­ba­ja pa­ra los Cel­tics de Bos­ton, equi­po de la NBA.

Revista D - - ASÍ LO VIVÍ - Tex­to y fo­to: Isa­be­lla Rolz*

Una ho­ra an­tes de que co­mien­ce el partido, Ro­ber­to An­to­nio Cruz, el mé­di­co in­ter­nis­ta con es­pe­cia­li­dad en neu­mo­lo­gía, lle­ga al TD Gar­den, uno de los es­ta­dios más co­no­ci­dos de Bos­ton, Mas­sa­chu­setts, pa­ra re­unir­se con dos psi­co­te­ra­peu­tas; los tres son par­te del Bos­ton Cel­tics, el se­gun­do me­jor equi­po de ba­lon­ces­to es­ta­dou­ni­den­se, se­gún el re­cien­te re­por­te de la Aso­cia­ción Na­cio­nal de Ba­lon­ces­to (NBA, por sus si­glas en in­glés).

Al em­pe­zar el jue­go, Cruz, jun­to al res­to del equi­po mé­di­co, que in­clu­ye a nu­tri­cio­nis­tas y ma­sa­jis­tas, se di­ri­ge a la can­cha.

“En to­dos los par­ti­dos el am­bien­te se ca­rac­te­ri­za por ser com­pe­ti­ti­vo y es­tre­san­te por­que los ju­ga­do­res sien­ten la pre­sión de su pú­bli­co que en ca­da en­cuen­tro aba­rro­ta los gra­de­ríos; ellos, cla­ro es­tá, lo que me­nos desean es de­cep­cio­nar­los. Ha si­do ge­nial tra­ba­jar con atle­tas de al­to ren­di­mien­to y re­co­no­ci­dos a ni­vel mun­dial, co­mo Ke­vin Gar­nett o Sha­qui­lle O’Neal, am­bos gran­des es­tre­llas y ex­ce­len­tes se­res hu­ma­nos”, di­ce es­te gua­te­mal­te­co de 53 años, re­si­den­te en Es­ta­dos Uni­dos des­de más de dos dé­ca­das.

Es­ta es la par­te gla­mo­ro­sa del cha­pín, pe­ro su ca­rre­ra ha es­ta­do en­fo­ca­da en la in­ves­ti­ga­ción.

“Du­ran­te los pri­me­ros años de mi ca­rre­ra pro­fe­sio­nal, co­men­zan­do co­mo be­ca­rio de cui­da­dos pul­mo­na­res y crí­ti­cos, me in­vo­lu­cré en la in­ves­ti­ga­ción de cien­cias bá­si­cas, es­pe­cí­fi­ca­men­te en el cam­po de la fi­bro­sis pul­mo­nar idio­pá­ti­ca (FPI, por sus si­glas en in­glés). Gra­cias al éxi­to ini­cial en es­te cam­po re­ci­bí fon­dos pa­ra dos be­cas”, cuen­ta.

Si bien en­tre las fun­cio­nes de los es­pe­cia­lis­tas de la sa­lud en un partido con­sis­ten en la asis­ten­cia a los ju­ga­do­res y ár­bi­tros, el ob­je­ti­vo pri­mor­dial de Cruz es la sa­lud pre­ven­ti­va. Sin em­bar­go, si hu­bie­ra al­gún pa­de­ci­mien­to, su desafío es­tá en diag­nos­ti­car con ra­pi­dez pa­ra con­se­guir una cu­ra­ción en el me­nor tiem­po.

“La NBA es muy es­tric­ta en cuan­to a la sa­lud de sus de­por­tis­tas, so­bre to­do cuan­do se tra­ta de con­mo­cio­nes ce­re­bra­les, ya que, si un ju­ga­dor pa­de­ce de un gol­pe fuer­te y no lo re­por­ta­mos, ten­dría­mos se­rios pro­ble­mas”, ase­gu­ra Cruz, quien en el 2016 y 2017 fue re­co­ci­do co­mo uno de los me­jo­res neu­mó­lo­gos por la Bos­ton Ma­ga­zi­ne.

¿Cuán­do sur­gió su in­te­rés por la me­di­ci­na?

Des­de ni­ño me sen­tí atraí­do por las Cien­cias Na­tu­ra­les y con los años y los gra­dos aca­dé­mi­cos, flo­re­ció den­tro de mí la cu­rio­si­dad por la Bio­lo­gía y la Fi­sio­lo­gía. Es­ta in­cli­na­ción, au­na­da a las con­ver­sa­cio­nes fre­cuen­tes con mi pa­dre, quien tam­bién a de­di­ca­do su vi­da a es­ta no­ble pro­fe­sión, es­ti­mu­la­ron aún más mi fas­ci­na­ción.

Re­cuer­do que, du­ran­te mu­chos fi­nes de se­ma­na, lo acom­pa­ñé a la gran­ja fa­mi­lar, don­de aten­día con­sul­tas tan­to del per­so­nal co­mo de quie­nes vi­vían cer­ca.

Se ha­bía re­ga­do la bo­la de que, ade­más de pres­tar sus ser­vi­cios sin pa­gon al­guno, con­se­guía mu­chas mues­tras mé­di­cas gra­tis, de las cua­les yo era el en­car­ga­do de re­par­tir. Fue esa in­ter­ac­ción con la gen­te la que me con­fir­mó mi pa­sión por la me­di­ci­na.

Se gra­duó de la Fa­cul­tad de Me­di­ci­na de la Uni­ver­si­dad Fran­cis­co Ma­rro­quín en 1992 y, dos años des­pués, de­ci­dió se­guir sus es­tu­dios en Es­ta­dos Uni­dos. ¿Al­gu­na vez du­dó en dar ese pa­so?

Mi ex­pe­rien­cia en EE. UU. co­men­zó con mi en­tre­na­mien­to co­mo re­si­den­te en me­di­ci­na in­ter­na. A pe­sar de que te­nía mu­cha con­fian­za en mi for­ma­ción, pen­sé en que qui­zás no ha­bía to­ma­do una bue­na de­ci­són, pue me asom­bró el ni­vel de los es­ta­dou­ni­den­ses. Sin em­bar­go, al po­co tiem­po, me di cuen­ta de que no­so­tros, los gua­te­mal­te­cos, te­ne­mos una ex­ce­len­te aca­de­mia, ap­ta pa­ra prac­ti­car mano a mano con co­le­gas de to­das par­tes del mun­do.

Fue así co­mo de mi fa­se de asom­bro pa­sé a la de per­te­ne­cer y pos­te­rior­men­te a la de tra­tar de so­bre­sa­lir.

¿En qué se ha es­pe­cia­li­za­do?

Al prin­ci­pio en me­di­ci­na in­ter­na, lo cual com­ple­té en la Ro­bert Wood John­son Me­di­cal School, de la Uni­ver­si­dad de Rut­gers, en Nue­va Jer­sey. Es­to me per­mi­tió se­guir con la sub­es­pe­cia­li­dad de neu­mo­lo­gía y cui­da­dos in­ten­si­vos, la cual era mi me­ta fi­nal, y que lo­gré ob­te­ner en la Uni­ver­si­dad de Van­der­bilt, en Ten­nes­see.

¿Có­mo ha si­do su vi­da en Bos­ton?

Des­pués de mi prác­ti­ca en Ten­nes­see du­ran­te cin­co años, y por ra­zo­nes fa­mi­lia­res, de­ci­dí mu­dar­me a Bos­ton, Mas­sa­chu­setts, don­de se me pre­sen­tó la opor­tu­ni­dad de tra­ba­jar en el Hos­pi­tal Bau­tis­ta de Nue­va In­gla­te­rra.

Ahí di­ver­si­fi­qué mi tra­ba­jo en tres ra­mas prin­ci­pa­les: la mé­di­ca, la edu­ca­ti­va y la ad­mi­nis­tra­ti­va.

De esa cuen­ta, des­de ha­ce 14 años soy di­rec­tor de hos­pi­ta­lis­tas y he vis­to cre­cer a nues­tro gru­po de seis a 28 pro­fe­sio­na­les. Asi­mis­mo, des­de ha­ce nue­ve años fui nom­bra­do je­fe de la uni­dad de cui­da­dos in­ten­si­vos.

Pa­ra­le­la­men­te, des­de ha­ce una dé­ca­da y me­dia he im­par­ti­do cá­te­dra en la Es­cue­la de Me­di­ci­na de la Uni­ver­si­dad de Har­vard. Ahí me he con­cen­tra­do en el cur­so de in­tro­duc­ción a la prác­ti­ca clí­ni­ca, por lo ge­ne­ral con es­tu­dian­tes de los dos pri­me­ros años de ca­rre­ra.

¿Cuán­do co­men­zó a tra­ba­jar con el equi­po de ba­lon­ces­to?

Dos años des­pués de ha­ber­nos mu­da­do a Bos­ton me sor­pren­dió el je­fe del de­par­ta­men­to de Me­di­ci­na al ofre­cer­me ser par­te de los Cel­tics, po­si­ción que fue fa­ci­li­ta­da por el he­cho de que el Hos­pi­tal Bau­tis­ta de Nue­va In­gla­te­rra ha si­do por tres dé­ca­das el cen­tro asis­ten­cial ofi­cial de es­te equi­po.

Sien­do un afi­cio­na­do por los de­por­tes y fa­ná­ti­co de los Bos­ton Cel­tics no de­jé pa­sar la opor­tu­ni­dad.

Tie­ne 12 años de tra­ba­jar con ellos.

Sí. En ese lap­so he pues­to en prác­ti­ca mu­chos co­no­ci­mien­tos, via­jar y co­no­cer los de­ta­lles de có­mo se ma­ne­jan los gran­des equi­pos pro­fe­sio­na­les, in­clu­yen­do la eva­lua­ción del ta­len­to, la in­ter­ac­ción en­tre la di­rec­ti­va, el cuer­po téc­ni­co y có­mo tra­ba­jan los en­tre­na­do­res.

He lo­gra­do, asi­mis­mo, co­no­cer a ju­ga­do­res que son ce­le­bri­da­des mun­dia­les y lo que me im­pre­sio­na es que to­dos son si­mi­la­res tan­to en sus reac­cio­nes co­mo en sus opi­nio­nes acer­ca de la vi­da.

Quie­nes más sa­tis­fac­ción he te­ni­do en co­no­cer y por quie­nes ten­go tan­to amor por los Cel­tics son Ke­vin Gar­nett, por su men­ta­li­dad ul­tra-com­pe­ti­ti­va, y Sha­qui­lle O’Neal, por su pre­sen­cia fí­si­ca, gra­cia y hu­mil­dad.

Ha con­se­gui­do mu­chos éxi­tos, ¿an­he­la más?

Sí, siem­pre. De­seo pres­tar­les el me­jor cui­da­do po­si­ble a mis pa­cien­tes.

Mi me­ta es ser una per­so­na de con­fian­za pa­ra ellos y tra­tar­los co­mo yo qui­sie­ra que otros co­le­gas tra­ta­ran a mis fa­mi­lia­res y ami­gos. Pa­ra ser un buen mé­di­co uno pri­me­ro de­be cre­cer co­mo per­so­na y es­te es un apren­di­za­je que nun­ca ter­mi­na.

La prác­ti­ca de me­di­ci­na, por ra­zo­nes fue­ra de nues­tro con­trol, se ha vuel­to fre­cuen­te­men­te fría, yo no com­par­to esa for­ma de tra­ba­jo y por eso in­ten­to ha­cer el cam­bio.

Ha­cien­do una re­tros­pec­ti­va de mi vi­da pue­do ase­gu­rar que me sien­to or­gu­llo­so de mis raí­ces gua­te­mal­te­cas y, cla­ro, de mis lo­gros, pe­ro na­da de es­to se­ría im­por­tan­te si no pu­die­ra co­mu­ni­car­me con com­pa­sión con mis pa­cien­tes y de­mos­trar­les que cuan­do es­toy en el con­sul­to­rio mi aten­ción es­tá ex­clu­si­va­men­te con ellos.

¿Tie­ne pla­nea­do re­gre­sar a Gua­te­ma­la?

Mi ma­yor an­he­lo es in­te­grar un gru­po de mé­di­cos vo­lun­ta­rios es­ta­dou­ni­den­ses con los que pue­da via­jar a Gua­te­ma­la de ma­ne­ra pe­rió­di­ca y ofre­cer jor­na­das de sa­lud en las áreas ru­ra­les.

De­seo con to­do mi co­ra­zón po­ner a dis­po­si­ción mis co­no­ci­mien­tos pa­ra que las per­so­nas de es­ca­sos re­cur­sos eco­nó­mi­cos de mi país.

La prác­ti­ca de la me­di­ci­na, por ra­zo­nes fue­ra de nues­tro con­trol, se ha vuel­to fre­cuen­te­men­te fría”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Guatemala

© PressReader. All rights reserved.