SE­LLO MA­YA

Los ar­queó­lo­gos han iden­ti­fi­ca­do cer­ca de un cen­te­nar de ar­tis­tas pre­co­lom­bi­nos que ru­bri­ca­ron su tra­ba­jo.

Revista D - - PORTADA - Por Jo­sé Luis Es­co­bar

Los ar­tis­tas que tra­ba­ja­ron en las cor­tes prehis­pá­ni­cas co­men­za­ron a fir­mar sus obras y a ser re­pre­sen­ta­dos en va­si­jas a par­tir del pe­rio­do Clá­si­co.

E n 1986 el epi­gra­fis­ta Da­vid S. Stuart iden­ti­fi­có una fra­se in­tro­duc­to­ria pa­ra la fir­ma de es­cul­to­res en al­gu­nos mo­nu­men­tos de pie­dra. Di­cha cláu­su­la se cons­truía, por lo ge­ne­ral, con los fo­no­gra­mas yu, xu y

lu, que for­man la pa­la­bra yu­xul (su es­cul­tu­ra), un sus­tan­ti­vo de­ri­va­do del ver­bo uxul (es­gra­fiar, es­cul­pir o ta­llar). Otra pa­la­bra que se ha iden­ti­fi­ca­do es el tí­tu­lo anaab’ (es­cul­tor). Es­tas rú­bri­cas, es­cri­tas en tercera per­so­na, no ex­clu­si­vas de las ta­llas, tam­bién es­tán pre­sen­tes en ce­rá­mi­ca, mu­ra­les y es­cri­tos. CHAKALTE’

Los ar­tis­tas que se han lo­gra­do iden­ti­fi­car son en su ma­yo­ría del Clá­si­co y Chakalte’ es uno de ellos, de quien se con­ser­van al­gu­nas obras. Tra­ba­jó de ma­ne­ra ac­ti­va apro­xi­ma­da­men­te del año 750 al 800 an­tes de nues­tra era.

El Mu­seo Me­tro­po­li­tano de Nue­va York con­ser­va uno de sus din­te­les. Vi­vió en al­gún si­tio li­mí­tro­fe de los ac­tua­les te­rri­to­rios de Mé­xi­co y Gua­te­ma­la, con­clu­sión a la que se lle­gó de­bi­do a que sus obras es­ta­ban dis­per­sas al­re­de­dor de los si­tios Yax­chi­lán y Pie­dras Ne­gras. Ca­si la tercera par­te de los es­cul­to­res co­no­ci­dos pro­ce­den de Pie­dras Ne­gras, Pe­tén. Se han iden­ti­fi­ca­do 42 nom­bres en ciu­da­des cer­ca­nas al río Usu­ma­cin­ta, en tie­rras me­xi­ca­nas.

Se asu­me que es­tu­vo al ser­vi­cio de Tzam­naaj Bah­lam IV —co­no­ci­do tam­bién co­mo Es­cu­do Ja­guar III—, quien go­ber­nó Yax­chi­lán del 769 al 800 a.C., y en­vió es­cul­to­res a los se­ño­res de otras pro­vin­cias, una de es­tas fue Bo­nam­pak.

Du­ran­te el Clá­si­co los maes­tros de la ta­lla fue­ron miem­bros im­por­tan­tes de

las cor­tes reales, co­mo cons­ta en la evi­den­cia ar­queo­ló­gi­ca de Pie­dras Ne­gras, una de las ciu­da­des en don­de abun­dan las obras fir­ma­das, es­pe­cial­men­te pa­ne­les y din­te­les. El se­ño­río de es­ta ciu­dad es ex­cep­cio­nal en cuan­to a fir­mas por­que han lle­ga­do a en­con­trar va­rias en un so­lo mo­nu­men­to.

Otro ca­so bien do­cu­men­ta­do lo ofre­ce la ciu­dad de La Pa­sa­di­ta, cer­ca del río Usu­ma­cin­ta, en el sur de Mé­xi­co. Chakalte’ de­jó obra ahí, en­co­men­da­da por Ti­loom, quien go­ber­nó del 750 al 770 a.C. ES­TA­TUS MA­YOR

A par­tir del Clá­si­co Tar­dío, cuan­do la re­gión de las Tie­rras Ba­jas al­can­zó su mo­men­to de ma­yor es­plen­dor, se pro­du­je­ron obras muy va­ria­das en sus nu­me­ro­sas ca­pi­ta­les. Va­rias de es­tas rom­pie­ron los cá­no­nes de­bi­do a que sus au­to­res se ne­ga­ron a re­pe­tir fór­mu­las con­ven­cio­na­les, por ello, no sor­pren­de que ha­yan que­ri­do per­pe­tuar su nom­bre.

La evi­den­cia je­ro­glí­fi­ca ha per­mi­ti­do ve­ri­fi­car que los ar­tis­tas ma­yas tam­bién desem­pe­ña­ron ta­reas po­lí­ti­cas y ce­re­mo­nia­les, pues al­gu­nos os­ten­ta­ron el tí­tu­lo de ajk’uhu’n (ve­ne­ra­dor o ado­ra­dor). Tam­bién se iden­ti­fi­ca­ban co­mo

ajtz’ihb’ (pin­tor o el de la pin­tu­ra), itz’aat (sa­bio) y mi­yaatz, (le­tra­do).

Sus sig­na­tu­ras se han en­con­tra­do en pie­zas ce­rá­mi­cas pin­ta­das don­de re­sal­ta la ex­pre­sión utz’ihb’a (lo pin­tó) se­gui­da del nom­bre del au­tor. Sus fir­mas fue­ron un me­dio de en­cum­bra­mien­to so­cial que do­tó al ar­tis­ta, y a la mis­ma pie­za, de un es­ta­tus ma­yor. Otras iden­ti­fi­ca­cio­nes usa­das fue­ron

ajb’ik’iil (maes­tro) y aju­xul (el ta­llis­ta o el es­cul­tor), así co­mo pol, (cor­ta­dor de pie­dras), lo que evi­den­cia que en­tre los es­cul­to­res hu­bo dis­tin­cio­nes de cla­se, así co­mo de for­ma­ción téc­ni­ca.

Se sa­be de ta­llas en las cua­les par­ti­ci­pa­ron has­ta ocho per­so­nas. LOS ANÓ­NI­MOS

Las fir­mas, en es­pe­cial en los mo­nu­men­tos pú­bli­cos, no fue­ron co­mu­nes, lo cual evi­den­cia que la ma­yo­ría de la crea­ción ar­tís­ti­ca fue he­cha por es­cul­to­res anó­ni­mos. Mu­chos per­te­ne­cie­ron a un vas­to mun­do ar­te­sa­nal que se li­mi­tó a re­pro­du­cir el ca­non de la épo­ca, pues el sis­te­ma de­man­dó pu­li­do­res, can­te­ros, ta­llis­tas, en­tre otras res­pon­sa­bi­li­da­des, que apor­ta­ban de mo­do me­cá­ni­co, sin una in­quie­tud crea­do­ra.

Aún así, las es­ca­sas fir­mas que se con­ser­van de­mues­tran que hu­bo una va­lo­ra­ción del ar­tis­ta, es de­cir, a aque­llos que pre­sen­ta­ban no­ve­da­des es­té­ti­cas. Es­te ti­po de ta­len­to for­mó par­te de las es­fe­ras po­lí­ti­cas, so­cia­les y eco­nó­mi­cas ele­va­das y se di­fe­ren­ció de los ta­llis­tas y es­cul­to­res vul­ga­res, quie­nes tra­ba­ja­ron pa­ra en­cum­bra­dos maes­tros y a quie­nes so­lo ex­cep­cio­nal­men­te se les re­co­no­ció en mo­nu­men­tos crea­dos en la épo­ca do­ra­da del ar­te ma­ya prehis­pá­ni­co. Fuen­tes: met­mu­seum.org, An­ti­güe­da­des que to­do mun­do ne­ce­si­ta co­no­cer, de Max­well L. An­der­son.

El cré­di­to de los crea­do­res: la au­to­ría en­tre los pin­to­res y es­cul­to­res ma­yas clá­si­cos, de Step­hen

Hous­ton. El le­ga­do de los es­cul­to­res: un es­tu­dio de las fir­mas de ar­tis­tas re­gis­tra­das en los mo­nu­men­tos ma­yas del Clá­si­co Tar­dío, de Ma­ría Ele­na Ve­ga Villalobos

A fi­na­les de la dé­ca­da de 1980 se iden­ti­fi­có un pa­trón en los fo­no­gra­mas yu, xu y lu, que for­man la pa­la­bra yu­xul(su es­cul­tu­ra). Las imá­ge­nes mues­tran la for­ma có­mo los ar­tis­tas fir­ma­ban. La fo­to de la pá­gi­na prin­ci­pal es obra de Chakalte’, el de­ta­lle de su rú­bri­ca se pue­de apre­ciar en la ima­gen del cen­tro (de la fi­la su­pe­rior) de es­ta pá­gi­na.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Guatemala

© PressReader. All rights reserved.