EFEC­TO HÍPSTER

Las an­ta­ño­nas bar­be­rías es­tu­vie­ron a pun­to de des­apa­re­cer, pe­ro la sub­cul­tu­ra de bohemios que pre­fie­re lu­cir es­pe­sas y re­cor­ta­das bar­bas ha lo­gra­do re­ver­tir su ex­tin­ción.

Revista D - - PORTADA - Por Ro­ber­to Vi­lla­lo­bos Via­to Fo­tos: Érick Ávi­la

“Co­mo mu­chos, tu­ve que ele­gir en­tre es­tu­diar o tra­ba­jar”, re­ve­la el pe­lu­que­ro Omar Vás­quez. “Me que­dé con lo se­gun­do, pues ha­bía que ayu­dar a la fa­mi­lia con los gas­tos”, agre­ga.

Así que, en la bar­be­ría que su pa­pá te­nía en Quet­zal­te­nan­go, aga­rró el pei­ne y las ti­je­ras y apren­dió el ofi­cio; de aque­llo han pa­sa­do más de 50 años, justo la épo­ca en la que ese ti­po de es­ta­ble­ci­mien­tos em­pe­zó a de­caer, ya que el apa­re­ci­mien­to de las ra­su­ra­do­ras desecha­bles y las eléc­tri­cas per­mi­tió que los hom­bres pu­die­ran arre­glar­se en ca­sa y pres­cin­dir del bar­be­ro. Aún así, Vás­quez se ani­mó a abrir una sa­la es­ti­lis­ta en el Cen­tro His­tó­ri­co de la ca­pi­tal gua­te­mal­te­ca, a la cual lla­mó In­ter­na­cio­nal. Sin em­bar­go, tu­vo que ha­cer ajus­tes.

“El gre­mio de pe­lu­que­ros y barberos te­nía la ma­la fa­ma de sa­lir a be­ber los fi­nes de se­ma­na, lo cual afec­ta­ba mi ne­go­cio”, ex­pli­ca. Evi­den­te­men­te, una na­va­ja en ma­nos de una per­so­na con re­sa­ca nun­ca es bue­na idea, y me­nos si la de­be po­ner en el cue­llo de un clien­te. Pa­ra so­lu­cio­nar­lo de­ci­dió con­tra­tar per­so­nal fe­me­nino.

Qui­zás esa no ha­ya si­do la ex­pe­rien­cia de otros, pe­ro sí que coin­ci­dió en que en la dé­ca­da de 1970 se abrie­ran nu­me­ro­sas sa­las uni­sex, es de­cir, en­fo­ca­das en aten­der tan­to a mu­je­res co­mo a hom­bres, lo cual, a su vez, ca­si de­jó en el re­cuer­do a las clá­si­cas bar­be­rías —las ex­clu­si­vas pa­ra ca­ba­lle­ros—, esas que muy bien des­cri­bió José Mi­lla y Vi­dau­rre en su li­bro El ca­nas­to del sas­tre.

Otro fac­tor que in­flu­yó en su de­ca­den­cia fue la fal­ta de preo­cu­pa­ción por adap­tar­se a las mo­das y a des­cui­dar a la clien­te­la, ex­pli­ca el pe­lu­que­ro Jacobo Pie­dra­san­ta, oriun­do de San Fe­li­pe Re­tal­hu­leu, quien ejer­ce el ofi­cio des­de ha­ce 62 años —ha­ce cua­tro dé­ca­das se in­de­pen­di­zó y abrió su lo­cal, la Es­té­ti­ca Jacobo, tam­bién en el Cen­tro His­tó­ri­co—. “Otras bar­be­rías fa­mo­sas eran la Gua­te­ma­la, la Ma­ya Ex­cél­sior, la Lon­dres y El Fí­ga­ro; un cor­te de ca­be­llo va­lía Q2”, re­me­mo­ra.

En cual­quier ca­so, ese ti­po de bar­be­rías con­ti­nua­ron su des­apa­ri­ción en los ochen­tas. La cri­sis fue ali­via­da bre­ve­men­te cuan­do los jó­ve­nes qui­sie­ron imi­tar los pei­na­dos im­po­si­bles de sus ído­los ar­tís­ti­cos. Des­pués, en los no­ven­tas, los barberos so­bre­vi­vien­tes vol­vie­ron a te­ner otro ba­jón, ya que el grunge y el apa­re­ci­mien­to de nu­me­ro­sas tri­bus ur­ba­nas hi­cie­ron que, en al­gu­nos ca­sos, se pu­sie­ra en bo­ga un as­pec­to des­cui­da­do, mien­tras que otros op­ta­ron por en­go­mi­nar­se el ca­be­llo y es­tar sin un ve­llo en el ros­tro.

Ya pa­ra el si­glo XXI los hom­bres es­ta­ban acos­tum­bra­dos a ir a las sa­las es­ti­lis­tas uni­sex. Al mis­mo tiem­po sur­gió la co­rrien­te me­tro­se­xual —per­so­nas que se preo­cu­pan en ex­tre­mo por su apa­rien­cia y de­di­can mu­cho tiem­po y di­ne­ro a sus cui­da­dos fí­si­cos—. Sin em­bar­go, el ve­llo fa­cial ha­bía que­da­do en un se­gun­do plano. Eso has­ta que, a co­mien­zos de la dé­ca­da ac­tual, irrum­pie­ron los híps­ters, cu­yo es­te­reo­ti­po se ba­sa en lu­cir una bar­ba estilo ar­chi­du­que de Aus­tria.

Pe­se a que es­tos du­ra­ron re­la­ti­va­men­te po­co en el cam­bian­te mun­do de la moda, de­ja­ron tras de sí una es­te­la fi­lo­só­fi­ca que se man­tie­ne y que con­sis­te en lle­var una vi­da más sa­lu­da­ble y que pro­cu­ra ver­se bien. En es­to úl­ti­mo las bar­be­rías jue­gan un pa­pel im­por­tan­te, por lo que des­de ha­ce ape­nas unos cin­co años el ne­go­cio ha ex­pe­ri­men­ta­do un re­na­cer en Gua­te­ma­la y en otros paí­ses la­ti­noa­me­ri­ca­nos. Se po­dría de­fi­nir co­mo una vuelta a los orí­ge­nes, de cuan­do los ca­ba­lle­ros dis­fru­ta­ban del tra­to per­so­na­li­za­do y que apre­cia­ban el frío tac­to del ace­ro en su piel; por eso no du­dan en gas­tar en­tre Q50 y Q100 —en oca­sio­nes aún más— con tal de te­ner un ca­be­llo y una bar­ba im­pe­ca­bles.

FLO­RE­CI­MIEN­TO

En el só­tano del edi­fi­cio El Cen­tro, en la zo­na 1 de la ca­pi­tal, se lo­ca­li­za The Brot­hers Bar­ber Shop, un pe­que­ño es­ta­ble­ci­mien­to que ha­ce sie­te me­ses abrió el ve­ne­zo­lano Da­vid Pe­ña, quien mi­gró a nues­tro país de­bi­do a la cri­sis po­lí­ti­ca y eco­nó­mi­ca que se vi­ve en el su­yo. “Aquí

“La com­pe­ten­cia es bue­na por­que eso ha­ce que se agu­di­ce el in­ge­nio”.

Omar Vás­quez, de la sa­la es­ti­lis­ta In­ter­na­cio­nal.

vi­ne con una bol­si­ta y unos po­cos aho­rros”, ex­pre­sa.

La de­co­ra­ción de su lo­cal es­tá en­tre lo vin­ta­ge mez­cla­do con ai­res mo­der­nis­tas, pe­ro lo que los di­fe­ren­cia, afir­ma, es su tra­to in­di­vi­dua­li­za­do. “Aquí te re­ci­bi­mos con una son­ri­sa a la vez que te ofre­ce­mos una ta­za de ca­fé”, ex­pre­sa.

La es­pe­ra por el turno tam­bién ha cam­bia­do en los úl­ti­mos tiem­pos. An­tes ha­bía que ma­tar el tiem­po ojean­do re­vis­tas o le­yen­do las his­to­rie­tas có­mi­cas de Con­do­ri­to, Ani­ce­to Ver­duz­co, Her­me­lin­da Lin­da o Ca­pu­li­na. Aho­ra, en cam­bio, se pue­de ha­cer uso del wi­fi, de la con­so­la de vi­deo­jue­gos o sim­ple­men­te ver al­gún pro­gra­ma de­por­ti­vo en la te­le­vi­sión sen­ta­do en un có­mo­do sillón puf. “El ob­je­ti­vo es que ca­da quien se sien­ta co­mo en ca­sa”, co­men­ta Pe­ña.

“Los hom­bres tam­bién me­re­ce­mos con­sen­tir­nos”, ex­pre­sa Luis Gon­zá­lez, en­car­ga­do del Kings Bar­ber, si­tua­do en el in­te­rior del Pa­sa­je Ay­ci­ne­na, en el Cen­tro His­tó­ri­co.

Gon­zá­lez con­si­de­ra que es­te ti­po de ne­go­cios ha pros­pe­ra­do, pri­me­ro, por la in­fluen­cia bar­bu­da de los híps­ters y, des­pués, “por­que ellos nos hi­cie­ron re­cor­dar el pla­cer de re­cli­nar­nos en la bu­ta­ca y de­jar que al­guien nos re­cor­te el ve­llo fa­cial, lo cual re­sul­ta re­la­jan­te”, aña­de. Es­to tam­bién con­tri­bu­yó a que mu­chos hom­bres aban- do­na­ran las sa­las es­ti­lis­tas uni­sex y re­gre­sa­ran a un lu­gar am­bien­ta­do con de­ta­lles va­ro­ni­les, con­vir­tién­do­los así en una una es­pe­cie de club de ca­ba­lle­ros.

Eso bien lo sa­be Héctor Ca­rri­llo, uno de los pro­pie­ta­rios de la ca­de­na Mis­ter Bar­ber Shops, que em­pe­zó ope­ra­cio­nes en mar­zo del 2015 y que aho­ra cuen­ta con 15 es­ta­ble­ci­mien­tos, nin­guno igual al otro en cuan­to a te­má­ti­ca, ya que pro­cu­ra abar­car un am­plio mer­ca­do —los hay am­bien­ta­dos en la Fór­mu­la 1, Mo­to­ra­cing, el su­des­te asiá­ti­co e, in­clu­so, los que re­me­mo­ran a la ca­pi­tal y a la Xe­la de fi­na­les del si­glo XIX y prin­ci­pios del XX—.

En lo que coin­ci­den es que tra­tan de acu­chu­char a la clien­te­la, pues en ca­da cor­te de bar­ba o ca­be­llo es­tá in­clui­da una be­bi­da, que va de una cer­ve­za o un whisky a una ga­seo­sa o una bo­te­lla de agua, mien­tras que los vi­deo­jue­gos, el in­ter­net, el ai­re acon­di­cio­na­do o las me­sas de bi­llar

“Ne­ce­si­tá­ba­mos un lu­gar ex­clu­si­vo pa­ra ca­ba­lle­ros don­de pu­dié­ra­mos cor­tar­nos el ca­be­llo y la bar­ba”.

Héctor Ca­rri­llo, de Mis­ter Bar­ber Shops.

o fu­ti­llo son un va­lor agre­ga­do.

Otra de las tendencias tec­no­ló­gi­cas que ha lle­ga­da a esos lo­ca­les se di­lu­ci­da en el uso de ta­blets, ya que si al­guien no sa­be ex­pli­car­le al bar­be­ro có­mo quie­re su cor­te, pue­de in­di­cár­se­lo me­dian­te una fo­to­gra­fía di­gi­tal, no co­mo an­tes, que ha­bía que con­for­mar­se con un estilo clá­si­co, o tal vez, con lo que las sa­las uni­sex pro­po­nían a tra­vés de los cua­dros que acos­tum­bra­ban col­gar de las pa­re­des.

¿UNA BUR­BU­JA?

¿El re­na­ci­mien­to de las bar­be­rías se tra­ta de una bur­bu­ja que lle­ga­rá a ex­plo­tar? “Los híps­ters —re­fie­re Pe­ña— ayu­da­ron a afian­zar a una nue­va clien­te­la dis­pues­ta a in­ver­tir en su ima­gen. Pe­ro, co­mo en cual­quier ne­go­cio, la so­bre­vi­ven­cia de­pen­de de la ca­pa­ci­dad de in­no­va­ción y de la aten­ción que se brin­de”.

Ca­rri­llo tam­po­co ve cer­ca­na una po­si­ble de­ca­den­cia de bar­be­rías, ya que apues­ta por que los hom­bres vea­mos que el ta­lla­do de una bar­ba y que la ta­rea de man­te­ner­la in­có­lu­me es un asun­to pro­fe­sio­nal. “Te vas fe­liz des­pués de una ho­ra en la que te la pa­sas­te en­tre­te­ni­do, re­la­ja­do y has­ta in­for­ma­do, ya que con el bar­be­ro sue­le ha­blar­se de mu­chas co­sas co­mo po­lí­ti­ca o de­por­te. Y co­mo guin­da a la vi­si­ta, sa­les vién­do­te muy bien”, apun­ta Pe­ña.

Fo­to: Shut­ters­tock

Fo­to: Érick Ávi­la

Al­gu­nos clien­tes pa­san al­re­de­dor de una ho­ra en un lo­cal pa­ra re­cor­tar­se el ca­be­llo y bar­ba, lo cual, afir­man, re­sul­ta re­la­jan­te.

Fo­to: Erick Ávi­la

Newspapers in Spanish

Newspapers from Guatemala

© PressReader. All rights reserved.