Me­mo­rias de un ex­se­mi­na­ris­ta

María Isa­bel Mar­tí­nez le in­cul­có el amor por las le­tras a sus hi­jos y a sus alum­nos.

Revista D - - ASÍ LO VIVÍ - Her­bert Co­ro­na­do

Mi ma­dre María Isa­bel Mar­tí­nez Mon­ca­da viu­da de Co­ro­na­do na­ció el 27 de ene­ro de 1927. Hi­ja del ma­gis­tra­do Octavio Mar­tí­nez Me­jía y de Isa­bel Mon­ca­da Reyes.

Se gra­duó de maes­tra y lue­go se ca­só con el pro­fe­sor Fran­cis­co Ri­car­do Co­ro­na­do Pérez (+). Tu­vie­ron sie­te hi­jos: Rudy St­ward (+), ca­pi­tán de in­fan­te­ría e in­ge­nie­ro mi­li­tar; Erick Sid­ney, mé­di­co na­tu­ró­pa­ta; Li­gia Odi­lia, My­nor Dwight y Heidy Gre­tel, pro­fe­so­res; Dacy Go­ret­ti, se­cre­ta­ria; y yo (Her­bert), el ma­yor, do­cen­te egre­sa­do de la uni­ver­si­dad es­ta­tal con dos li­cen­cia­tu­ras, una en Len­gua y Li­te­ra­tu­ra y otra en Le­tras y Fi­lo­so­fía. Ac­tual­men­te es­tu­dio De­re­cho.

Mi ma­dre tra­ba­jó du­ran­te 25 años en la es­cue­la Ra­fael Aré­va­lo Mar­tí­nez y an­tes en la Do­lo­res Contreras Del Águi­la. Tam­bién pres­tó ser­vi­cio de vo­lun­ta­ria­do en la Cruz Ro­ja.

Fue ella quien me in­cul­có el amor por Dios, por mis se­res con­san­guí­neos y por los li­bros.

Cuan­do en­tré al co­le­gio ya sa­bía leer y es­cri­bir, gra­cias a mi ma­dre, quien apli­có con­mi­go una téc­ni­ca pa­ra que ad­qui­rie­ra el há­bi­to de la lec­tu­ra. Me com­pró mu­chos li­bros y me in­vi­tó a que se los le­ye­ra don­de ella es­tu­vie­ra, ya sea la­van­do ro­pa o tras­tos, ba­rrien­do, tra­pean­do, ha­cien­do co­mi­da o co­sien­do.

De igual ma­ne­ra me en­se­ñó a me­mo­ri­zar y a de­cla­mar.

En 1971 tu­ve un ac­ci­den­te en mo­to­ci­cle­ta y que­dé in­cons­cien­te. Al quin­to día de la tra­ge­dia fue a bus­car al pa­dre Her­mó­ge­nes, quien le hi­zo el mi­la­gro de que re­gre­sa­ra a la con­cien­cia.

Ella so­ña­ba con te­ner un hi­jo mi­li­tar y otro cu­ra, así que cuan­do in­gre­sé al Se­mi­na­rio Con­ci­liar me di­jo: “Es­mé­re­se por ser el me­jor”. El com­pro­mi­so que ad­qui­rí fue gran­de, por­que de­ci­dí ser el nú­me­ro uno en es­cri­tu­ra, pe­ro éra­mos 27 es­tu­dian­tes y en­tre ellos es­ta­ban Carlos Re­né García Es­co­bar y Mariano Ar­tu­ro Es­ke­nasy García, muy bue­nos pa­ra es­ta ma­te­ria.

Re­cuer­do que era obli­ga­to­rio com­par­tir lo que los pa­pás nos lle­va­ran los do­min­gos a la ho­ra de vi­si­ta. No im­por­ta­ba si era fru­ta, go­lo­si­nas o pan.

Una vez mi ma­dre me lle­vó una gran bol­sa lle­na de al­go que no su­pe qué era sino has­ta des­pués de en­tre­gar­la, ya que me pi­dió que se la die­ra a un su­pe­rior, así que se la di al pa­dre Julio Ca­bre­ra —hoy obis­po de Ja­la­pa— quien me di­jo: “Su ma­má es ex­tra­or­di­na­ria, pues ya se da­rá cuen­ta ma­ña­na có­mo va a lu­cir la par­te cen­tral del edi­fi­cio. Y es que mi María Isa­bel lo que lle­vó fue una can­ti­dad gran­de de gla­dio­las, que le ofre­cie­ron un gran real­ce al jar­dín in­te­rior de nues­tro se­mi­na­rio, y que si­guen en­ga­la­nan­do ese es­pa­cio cen­tral.

Cuan­do se tie­ne vi­va a la ma­dre com­pren­des que Dios, en su in­fi­ni­ta mi­se­ri­cor­dia, te dio el me­jor re­ga­lo. Que Dios la ben­di­ga.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Guatemala

© PressReader. All rights reserved.