Mi­la­gro­so ca­mo­te

Revista D - - DE TODO UN POCO -

El ca­mo­te (Im­po­moea bat­ta­tas) en dul­ce es uno de los pos­tres más co­no­ci­dos en el país, tan­to así que en las fe­rias no fal­ta.

“Pe­ro se pue­de co­ci­nar co­mo ver­du­ra, al co­ci­do le da un gus­to muy par­ti­cu­lar; es un in­gre­dien­te fun­da­men­tal del ta­pa­do ca­ri­be­ño”, di­ce el bió­lo­go Luis Villar An­leu.

Tam­bién co­no­ci­do co­mo ba­ta­ta, cha­co o pa­pa dul­ce (Ipo­moea ba­ta­tas) es un tu­bércu­lo na­ti­vo de Cen­tro y Su­da­mé­ri­ca don­de ha si­do cul­ti­va­do des­de ha­ce al me­nos 10 mil años.

Es­te cre­mo­so y dul­ce ve­ge­tal, ade­más de ser de­li­cio­so, es, se­gún va­rios es­tu­dios, sor­pren­den­te­men­te nu­tri­ti­vo.

De acuer­do con el de­par­ta­men­to de Sa­lud Pú­bli­ca de Los Án­ge­les, los ca­mo­tes con­tie­nen gran­des con­cen­tra­cio­nes de mag­ne­sio, mi­ne­ral que com­ba­te el es­trés, ya que pro­mue­ve la re­la­ja­ción y un es­ta­do de áni­mo fa­vo­ra­ble, al igual que fa­vo­re­ce la sa­lud ar­te­rial, san­guí­nea, ósea, mus­cu­lar y ner­vio­sa.

Si bien los ca­mo­tes son fuen­te de vi­ta­mi­nas y mi­ne­ra­les, las per­so­nas que ten­gan un his­to­rial de cálcu­los re­na­les de­be­rían mo­de­rar­se en su con­su­mo, pues con­tie­nen oxa­la­to que con­tri­bu­ye a la for­ma­ción de pie­dras en los ri­ño­nes, ase­gu­ran des­de la Clí­ni­ca Ma­yo de Mia­mi.

Fo­to: Pi­xa­bay

Newspapers in Spanish

Newspapers from Guatemala

© PressReader. All rights reserved.