DEL AYUN­TA­MIEN­TO

En su fa­cha­da se en­cuen­tra la placa que la Unesco le brin­dó a la ciu­dad co­lo­nial pa­ra de­cla­rar­la Pa­tri­mo­nio Cul­tu­ral de la Hu­ma­ni­dad.

Revista D - - ESPACIOS - Por Ro­ber­to Vi­lla­lo­bos Via­to Fo­to: José Vi­ni­cio San­ti­zo

El Pa­la­cio del Ayun­ta­mien­to, que se di­vi­sa al fon­do y so­bre una po­sa de agua for­ma­da en la Pla­za Real, es una de las es­truc­tu­ras más em­ble­má­ti­cas de An­ti­gua Gua­te­ma­la, Sa­ca­te­pé­quez.

La obra es­tu­vo a car­go de Diego de Po­rres. Se em­pe­zó a cons­truir en 1740 y se con­clu­yó tres años más tar­de. Con­ta­ba con sa­lón de se­sio­nes, cárcel y ca­pi­lla. “Sus usos ar­qui­tec­tó­ni­cos son ha­bi­tua­les en otros rin­co­nes de Ibe­roa­mé­ri­ca, los cua­les se con­cre­tan en de­ta­lles pe­cu­lia­res”, es­cri­be el his­to­ria­dor Javier Agui­le­ra Ro­jas. “Su cons­truc­tor ha le­van­ta­do un do­ble pór­ti­co de pie­dra de diez va­nos so­bre grue­sas co­lum­nas, cu­yas es­trías se con­ti­núan en los ar­cos de sec­ción se­mi­cir­cu­lar. En ello se apre­cia la in­fluen­cia de los mo­de­los de las Ca­te­dra­les de Mé­xi­co y Pue­bla”, pro­si­gue.

Su tra­ta­mien­to abo­ve­da­do lo hi­zo su­fi­cien­te­men­te fuerte co­mo pa­ra re­sis­tir los em­ba­tes sís­mi­cos de 1751 y 1773. De po­co sir­vió, ya que el tras­la­do ca­pi­ta­lino, en 1776, su­pu­so su aban­dono.

En 1853, el Co­rre­gi­dor José María Pa­lo­mo Mon­tú­far man­dó res­tau­rar­lo. El área que fun­cio­nó co­mo pri­sión sir­vió pa­ra que en 1956 se fun­da­ra el Mu­seo de San­tia­go o Mu­seo de Ar­mas de la Ciu­dad. Fue has­ta 1976 que el res­to del pa­la­cio fun­cio­nó pa­ra lle­var a ca­bo se­sio­nes del go­bierno lo­cal. De he­cho, ahí con­ti­núan las ofi­ci­nas y el Con­se­jo Mu­ni­ci­pal.

Fuentes: Cen­tro Vir­tual Cer­van­tes / La An­ti­gua Gua­te­ma­la: La ciu­dad y su pa­tri­mo­nio / An­ti­gua. Cen­tro Cí­vi­co y uni­ver­si­ta­rio / Dic­cio­na­rio Bio­grá­fi­co de Gua­te­ma­la.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Guatemala

© PressReader. All rights reserved.