MA­RIE CU­RIE

Sa­bia, hu­ma­nis­ta e in­de­pen­dien­te.

Revista D - - CIENCIA - Por Re­dac­ción Re­vis­ta D

En una épo­ca en la que ellas es­ta­ban con­fi­na­das al ho­gar, pues pa­ra mu­chas los es­tu­dios uni­ver­si­ta­rios eran ne­ga­dos, María Sa­lo­mea Sklo­dows­ka, me­jor co­no­ci­da co­mo Ma­rie Cu­rie, de­mos­tró con sus dos Pre­mios No­bel que pa­ra las mu­je­res to­do es po­si­ble.

Cu­rie es pro­ba­ble­men­te la cien­tí­fi­ca más ad­mi­ra­da, pe­ro tam­bién una de las más ata­ca­das por su vi­da per­so­nal —su su­pues­ta re­la­ción, ya viu­da, con Paul Lan­ge­vin, quien es­ta­ba ca­sa­do—, fue uti­li­za­da por la pren­sa sen­sa­cio­na­lis­ta con la sa­ña de las re­des so­cia­les de hoy. Pe­ro a pe­sar del aco­so ja­más de­jó de in­ves­ti­gar y ser­vir a la co­mu­ni­dad.

Cu­rie na­ció el 7 de no­viem­bre de 1867 en Var­so­via, Po­lo­nia. Fue la más pe­que­ña de cin­co her­ma­nos.

Hi­ja del pro­fe­sor de fí­si­ca y ma­te­má­ti­cas, Wladys­law Sklo­dows­ki y de la maes­tra Bro­nis­la­wa Bo­gus­ka, quien mu­rió cuan­do Cu­rie ape­nas te­nía 11 años.

Se gra­duó del ba­chi­lle­ra­to a los 15 con ho­no­res. Ya do­mi­na­ba cua­tro idio­mas: ru­so, po­la­co, ale­mán y fran­cés.

Que­ría es­pe­cia­li­zar­se en Cien­cias Fí­si­cas, pe­ro la Po­lo­nia de ese tiem­po, so­me­ti­da por la Ru­sia za­ris­ta, les ne­ga­ba a las mu­je­res el in­gre­so a la uni­ver­si­dad.

En 1891, pa­ra cum­plir su me­ta in­te­lec­tual, via­jó a Fran­cia; se ma­tri­cu­ló en la Sor­bo­na en la fa­cul­tad de Fí­si­ca. Pa­ra man­te­ner­se eco­nó­mi­ca­men­te uti­li­zó el di­ne­ro que ob­tu­vo du­ran­te los cin­co años que tra­ba­jó co­mo ins­ti­tu­triz en su país na­tal.

En 1893 con­clu­yó la ca­rre­ra con el nú­me­ro uno de su pro­mo­ción y un año des­pués co­no­ció a Pie­rre Cu­rie, otro cien­tí­fi­co vo­ca­cio­nal, con quien se ca­só en 1895. Pa­sa­ron su lu­na de miel re­co­rrien­do Fran­cia en bi­ci­cle­ta.

La pa­re­ja se ins­ta­ló en Pa­rís, don­de vi­vie­ron de for­ma aus­te­ra y de­di­ca­dos a la cien­cia. Tu­vie­ron dos hi­jas; Ire­ne y Eve, cu­yo cui­da­do tu­vo que com­pa­gi­nar Ma­rie con el la­bo­ra­to­rio, pues en es­to tam­bién fue pio­ne­ra.

Fo­to: Ben­ja­min Cou­prie

Ma­rie Cu­rie con al­gu­nos de los cien­tí­fi­cos más im­por­tan­tes de su tiem­po, en­tre ellos, los tam­bién Pre­mio No­bel Schrö­din­ger, Pau­li, Planck, Bohr, Lo­rentz, Hei­sen­berg, De Bro­glie o Al­bert Eins­tein, du­ran­te uno de los Con­gre­sos Sol­vay.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Guatemala

© PressReader. All rights reserved.