La fruta del ve­rano

Buen Provecho - - ¿SABÍAS QUE? -

Ade­más de ser un per­fec­to diu­ré­ti­co, es­ta po­pu­lar fruta es ri­ca en An­ti­oxi­dan­tes, vi­ta­mi­nas y mi­ne­ra­les

Su com­po­si­ción a ba­se de L-ci­tru­li­na ayu­da a re­la­jar los va­sos ca­pi­la­res y me­ta­bo­li­za la ar­gi­ni­na, que trae mu­chos be­ne­fi­cios pa­ra el co­ra­zón y la hi­per­ten­sión. Gra­cias al li­co­po­teno, el con­su­mo de san­día pro­te­ge fren­te al cán­cer, ade­más de otras en­fer­me­da­des car­dio­vas­cu­la­res y pre­vie­ne la ce­gue­ra en los an­cia­nos. Bas­ta con ver su atrac­ti­vo co­lor ro­jo pa­ra sa­ber que con­tie­ne un al­to ni­vel de an­ti­oxi­dan­tes, ideal pa­ra pre­ve­nir el en­ve­je­ci­mien­to. Su al­to con­te­ni­do en fi­bra es ideal pa­ra eli­mi­nar ele­men­tos tó­xi­cos del or­ga­nis­mo y lim­piar los in­tes­ti­nos, es una alia­da con­tra el es­tre­ñi­mien­to. Gra­cias a la L-ci­tru­li­na, la san­día pro­mue­ve la co­rrec­ta cir­cu­la­ción de la san­gre por el cuer­po, re­la­ja los va­sos san­guí­neos y es ideal pa­ra la dis­fun­ción eréc­til. La san­día es esa fruta fres­ca y siem­pre ape­te­ci­ble de exquisito tono car­me­sí, que es­ta­lla en agra­da­ble dul­zu­ra en nues­tra bo­ca. Es muy po­si­ble que no co­noz­cas sus in­creí­bles pro­pie­da­des o que no se­pas que los ex­per­tos en nu­tri­ción lla­men a la san­día co­mo “la fruta que es bue­na pa­ra to­do”. Y des­de lue­go es así, re­cien­tes es­tu­dios han rec­ti­fi­ca­do por ejem­plo que es per­fec­ta en es­ta­dos de can­san­cio o de­bi­li­dad, que su apor­te es ideal cuan­do nos due­len los múscu­los e in­clu­so pa­ra re­cu­pe­rar­nos des­pués de un gran es­fuer­zo fí­si­co o de prac­ti­car de­por­te. Es una pie­za idó­nea pa­ra in­cluir en tu die­ta dia­ria, no so­lo es bue­na pa­ra la sa­lud, es re­fres­can­te y sa­bro­sa, es por eso que te in­vi­ta­mos a co­no­cer más de es­ta fruta que se vuel­ve la fa­vo­ri­ta du­ran­te la épo­ca ve­ra­nie­ga.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Honduras

© PressReader. All rights reserved.