Ilu­mi­na­ción de im­pac­to pa­ra su pro­yec­to

Se re­co­mien­da que la ilu­mi­na­ción sea neu­tra y cá­li­da pa­ra que con­tri­bu­ya a crear un am­bien­te ameno y uni­for­me.

Construir Honduras - - ELECTRICIDAD - *La Lic. Ma­ría Jo­sé Po­lan­co Ba­tres es es­pe­cia­lis­ta en ilu­mi­na­ción de la em­pre­sa Lu­miArt con se­de en Hon­du­ras.

El mun­do ha vi­vi­do una trans­for­ma­ción to­tal de la in­dus­tria de la ilu­mi­na­ción, y con ello el sec­tor co­mer­cial e in­dus­trial, ha sa­ca­do el ma­yor pro­ve­cho po­si­ble en cuan­to a re­du­cir con­si­de­ra­ble­men­te los cos­tos de ener­gía y man­te­ni­mien­to. Es así co­mo in­ver­tir en la ca­li­dad de la luz re­sul­ta ren­ta­ble tan­to eco­nó­mi­ca co­mo eco­ló­gi­ca­men­te.

Pue­des trans­for­mar es­pa­cios a tra­vés de la luz, y co­mo lo de­cía Jac­que­li­ne Ce­no­bio, es­pe­cia­lis­ta en ilu­mi­na­ción de Gru­po Cons­tru­li­ta, en la char­la que im­par­tió en ELA 2016 en la ciu­dad de Mé­xi­co, “los es­pa­cios co­mer­cia­les es­tán di­se­ña­dos con el ob­je­ti­vo de ven­der. La ilu­mi­na­ción en es­tos es­pa­cios de­be atraer y es­ti­mu­lar la com­pra, des­ta­can­do el pro­duc­to o la ex­pe­rien­cia que se ofre­ce. Ese es­pa­cio co­mer­cial de­be de­jar hue­lla pa­ra que el usua­rio desee re­gre­sar y fi­nal­men­te com­prar”.

Ba­jo es­te con­cep­to, una red de ilu­mi­na­ción ade­cua­da pa­ra pro­yec­tos co­mer­cia­les de­be en­ca­mi­nar la mi­ra­da ha­cia el ob­je­to que se desea ven­der, es por ello, que la ilu­mi­na­ción de acen­to jue­ga un pa­pel muy im­por­tan­te en la ilu­mi­na­ción co­mer­cial. En Lu­miArt por ejem­plo es­tos efec­tos se tra­ba­jan con lu­mi­na­rias ti­po ca­no­pes, crean­do un efec­to in­di­rec­to de luz, evi­tan­do y mi­ni­mi­zan­do los re­fle­jos y las som­bras.

Otro pun­to muy im­por­tan­te es no ol­vi­dar la ne­ce­si­dad de que la ilu­mi­na­ción ar­ti­fi­cial re­pre­sen­te fiel­men­te los co­lo­res de los

La ilu­mi­na­ción ar­ti­fi­cial de­be re­pre­sen­tar fiel­men­te los co­lo­res de los ob­je­tos que se desean re­sal­tar. El Ín­di­ce de Re­pro­duc­ción Cro­má­ti­co (IRC) nos in­di­ca que los ran­gos en­tre 80 y 90 son ni­ve­les ade­cua­dos que per­mi­ten es­te ob­je­ti­vo

ob­je­tos que se desean re­sal­tar. En ilu­mi­na­ción, el Ín­di­ce de Re­pro­duc­ción Cro­má­ti­co (IRC) nos in­di­ca que los ran­gos en­tre 80 y 90 son ni­ve­les ade­cua­dos que per­mi­ten es­te ob­je­ti­vo.

Es re­le­van­te no des­cui­dar el ha­cer sen­tir a los usua­rios bien­ve­ni­dos en los es­pa­cios que vi­si­tan. Es por ello, que en la ilu­mi­na­ción co­mer­cial hay que cui­dar el no uti­li­zar de­ma­sia­da y sa­ber com­bi­nar­la con ilu­mi­na­ción des­cen­den­te pa­ra que se per­ci­ba un am­bien­te agra­da­ble y no con un efec­to nu­bla­do, po­co atrac­ti­vo.

Ade­más, las tem­pe­ra­tu­ras de co­lor ade­cua­das pa­ra es­pa­cios co­mer­cia­les se re­co­mien­da que sean neu­tras y cá­li­das, y que pue­dan con­tri­buir a crear un am­bien­te ameno y uni­for­me.

Si men­cio­na­mos in­no­va­ción en tec­no­lo­gía, es im­por­tan­te re­sal­tar que con la tec­no­lo­gía LED en ilu­mi­na­ción co­mer­cial, se per­mi­te con un IRC en­tre 80-95 pa­ra re­sal­tar los co­lo­res de los ob­je­tos de ma­ne­ra muy efi­cien­te. Pe­ro lo más in­tere­san­te so­bre la uti­li­za­ción de la tec­no­lo­gía LED es que evi­ta el da­ño de los ma­te­ria­les de los ob­je­tos en el es­pa­cio co­mer­cial don­de se en­cuen­tren. Por ejem­plo, la se­da, es un ma­te­rial muy de­li­ca­do y si uti­li­zas luz in­can­des­cen­te, que emi­te al­re­de­dor de 90% de ca­lor y 10% de luz, pue­de lle­gar a des­te­ñir fá­cil­men­te los co­lo­res de es­te ma­te­rial. Es por ello, que es re­le­van­te re­sal­tar los be­ne­fi­cios de la tec­no­lo­gía LED:

• Ma­yor efi­cien­cia ener­gé­ti­ca.

• Aho­rro de ener­gía de has­ta un 80%.

• Ma­yor vi­da.

• La ca­li­dad de su luz y sus blan­cos son com­pa­ra­bles con CFL, HID y FL.

• En­cen­di­do ins­tan­tá­neo.

• Co­lo­res in­ten­sos y sa­tu­ra­dos.

• Luz di­rec­cio­nal y di­ri­gi­da.

• Ver­sio­nes ate­nua­bles.

• No con­tie­ne plo­mo ni mer­cu­rio.

• No emi­ten ra­yos UV.

• Ca­li­dad vi­sual y se­gu­ri­dad en gran­des su­per­fi­cies

Pa­ra crear am­bien­tes agra­da­bles, las gran­des su­per­fi­cies co­mer­cia­les re­gis­tran con­su­mos de elec­tri­ci­dad muy al­tos. Por ello, la ilu­mi­na­ción in­dus­trial evo­lu­cio­na ra­di­cal­men­te uti­li­zan­do las nue­vas tec­no­lo­gías pa­ra apo­yar al me­dioam­bien­te. Los es­pa­cios in­dus­tria­les y au­to­ser­vi­cios de vanguardia bus­can lu­mi­na­rias efi­cien­tes y de ba­jo man­te­ni­mien­to, im­pac­tan­do con­si­de­ra­ble­men­te en los cos­tos de ope­ra­ción.

Un ejem­plo de lu­mi­na­rias in­te­gra­das LED que apor­tan es­tos be­ne­fi­cios es la High Bay de em­po­trar, LED de 100W, con una tem­pe­ra­tu­ra de co­lor de 5500K, un flu­jo lu­mi­no­so de 10.600 lm y una vi­da útil de 50.000 H.

Ca­be des­ta­car que es­tas lu­mi­na­rias son idea­les pa­ra ga­so­li­ne­ras. Pa­ra gran­des su­per­fi­cies co­mo su­per­mer­ca­dos se re­co­mien­da tam­bién el mo­de­lo Ar­tic, wet lo­ca­tion, lu­mi­na­ria sus­pen­di­da o de so­bre­po­ner, fluo­res­cen­te, ya que es a prue­ba de va­por y hu­me­dad. Un sis­te­ma lu­mí­ni­co LED tam­bién es­tá sien­do muy bien acep­ta­do por las ca­de­nas de su­per­mer­ca­dos de­bi­do a que es­te ofre­ce la opor­tu­ni­dad de con­ser­var de una ma­ne­ra más ade­cua­da los pro­duc­tos ali­men­ti­cios. Es­te ob­je­ti­vo se lo­gra, ya que los LEDs co­mo lo men­cio­na­ba an­te­rior­men­te no emi­ten ca­lor ni ra­yos ul­tra­vio­le­tas o in­fra­rro­jos.

Pa­ra co­men­tar un po­co so­bre las fa­ses del desa­rro­llo de un pro­duc­to ade­cua­do pa­ra ca­da su­per­fi­cie in­dus­trial es ne­ce­sa­rio pri­me­ro ob­te­ner in­for­ma­ción de la óp­ti­ca de la lu­mi­na­ria. Pa­ra ello es fun­da­men­tal de­fi­nir con cla­ri­dad qué se quie­re ilu­mi­nar y de qué for­ma se va a ha­cer. En ba­se a es­to se de­fi­ne co­mo es el re­flec­tor y cuál de­be ser la fuen­te lu­mí­ni­ca.

Exis­ten va­rias he­rra­mien­tas, por ejem­plo, en Cons­tru­li­ta se uti­li­za el pro­gra­ma Pho­to­pia pa­ra eva­luar las cur­vas fo­to­mé­tri­cas y así po­der de­ter­mi­nar de qué for­ma va ilu­mi­nar, có­mo se va desem­pe­ñar y so­bre to­do si cum­ple con las nor­mas de ilu­mi­na­ción in­dus­trial.

Prue­bas de ca­li­dad

En es­te pun­to, es im­por­tan­te des­ta­car que las lu­mi­na­rias pa­san por las si­guien­tes prue­bas de ca­li­dad: prue­ba de cá­ma­ra sa­li­na, se uti­li­za pa­ra lu­mi­na­rias de ex­te­rior con el ob­je­ti­vo de ve­ri­fi­car la re­sis­ten­cia a la in­tem­pe­rie que tie­nen los pro­duc­tos, me­dian­te un bom­beo de va­por de sal du­ran­te 48 ho­ras que per­mi­te si­mu­lar que el pro­duc­to se en­cuen­tra ex­pues­to a fac­to­res co­mo hu­me­dad, vien­to o ca­lor du­ran­te un lar­go pe­rio­do.

Prue­ba de vi­da, con­sis­te en co­lo­car las lám­pa­ras en­cen­di­das du­ran­te su pe­rio­do de vi­da, en­cen­dién­do­las y apa­gán­do­las re­pe­ti­da­men­te de acuer­do a un pro­gra­ma y apli­cán­do­les va­ria­cio­nes de vol­ta­je pa­ra ve­ri­fi­car su re­sis­ten­cia y ca­li­dad.

Prue­ba de es­fe­ra de ul­britch, fun­cio­na con una alta tec­no­lo­gía y en­vía a una compu­tado­ra to­da la in­for­ma­ción de una lámpara a tra­vés de un sen­sor. Sir­ve pa­ra me­dir los pa­rá­me­tros fo­to­mé­tri­cos de las lám­pa­ras co­mo: flu­jo lu­mi­no­so, efi­cien­cia, ín­di­ce de re­pro­duc­ción cro­má­ti­ca, fac­tor de po­ten­cia, co­rrien­te, vol­ta­je y po­ten­cia real.

Por úl­ti­mo la prue­ba de fun­cio­na­mien­to, se ins­ta­la el pro­duc­to en las con­di­cio­nes nor­ma­les de apli­ca­ción y se ve­ri­fi­ca su fun­cio­na­mien­to ade­cua­do por un pe­rio­do de al me­nos 30 días. To­das es­tas prue­bas nos per­mi­ten con­tar con cer­ti­fi­ca­dos de ca­li­dad co­mo el de la Aso­cia­ción de Cer­ti­fi­ca­ción y Nor­ma­li­za­ción (ANCE) con ba­se en la Nor­ma Ofi­cial Me­xi­ca­na (NOM).

En el te­ma de di­se­ño de una lu­mi­na­ria, una vez de­fi­ni­da la fo­to­me­tría del pro­duc­to, se atien­de la par­te elec­tró­ni­ca. En es­te pa­so se ha­cen pro­to­ti­pos de los cir­cui­tos im­pre­sos LED ele­gi­dos y el ti­po de len­te de­fi­ni­do pa­ra la óp­ti­ca re­que­ri­da. En se­gui­da se de­fi­ne a tra­vés de fór­mu­las de geo­me­tría la par­te tér­mi­ca del LED y el úl­ti­mo pa­so es di­se­ñar as­pec­tos de me­cá­ni­ca del pro­duc­to y el en­sam­bla­je.

Una red de ilu­mi­na­ción ade­cua­da pa­ra pro­yec­tos co­mer­cia­les de­be en­ca­mi­nar la mi­ra­da ha­cia el ob­je­to que se desea ven­der

Lic. Ma­ría Jo­sé Po­lan­co B.* Lu­miArt

Newspapers in Spanish

Newspapers from Honduras

© PressReader. All rights reserved.