Eli­ja la op­ción ade­cua­da pa­ra su pro­yec­to

Es­té­ti­cos y fun­cio­na­les, los cie­los ra­sos re­pre­sen­tan un ele­men­to fun­da­men­tal pa­ra com­ple­men­tar el di­se­ño en los es­pa­cios. Ade­más, ge­ne­ran me­jo­res con­di­cio­nes tér­mi­cas y acús­ti­cas en el in­te­rior de los edi­fi­cios.

Construir Honduras - - ELEMENTOS - Lu­cía León, pe­rio­dis­ta | lu­cia.leon@gru­po­cer­ca.com

Da­do que las per­so­nas pue­den lle­gar a pa­sar una gran par­te del día en es­pa­cios in­te­rio­res, es im­por­tan­te que los pro­yec­tos to­men en cuen­ta so­lu­cio­nes que apor­ten de for­ma po­si­ti­va al bie­nes­tar de los usua­rios.

Ade­más de es­con­der las ins­ta­la­cio­nes, los cie­los ra­sos o sus­pen­di­dos cons­ti­tu­yen un ele­men­to cons­truc­ti­vo que per­mi­te ge­ne­rar me­jo­res con­di­cio­nes tér­mi­cas y acús­ti­cas en el in­te­rior de los edi­fi­cios. Asi­mis­mo, pro­veen ca­pa­ci­dad de re­gis­tro pa­ra man­te­ni­mien­to y fa­ci­li­dad de ins­ta­la­ción y des­mon­ta­je.

De acuer­do con in­for­ma­ción pro­por­cio­na­da por la em­pre­sa Arista, los cie­los sus­pen­di­dos de la mar­ca Arms­trong pre­mium y Arms­trong es­pe­cia­les pue­den ser apli­ca­dos cuan­do se tra­ta de es­pa­cios que re­quie­ren al­to desem­pe­ño acús­ti­co y es­té­ti­co, ta­les co­mo cen­tros de con­ven­cio­nes, au­di­to­rios, ae­ro­puer­tos, ho­te­les, es­pa­cios co­mer­cia­les y cor­po­ra­ti­vos.

Los cie­los pre­mium y es­pe­cia­les son fa­bri­ca­dos con me­ta­les y ma­de­ras pe­ro tam­bién se cuen­ta con cie­los de re­si­nas plás­ti­cas, fibras mi­ne­ra­les acús­ti­cas, tex­ti­les y otros. La ga­ma de aca­ba­dos en los cie­los me­tá­li­cos in­clu­yen pin­tu­ras elec­tros­tá­ti­cas y re­cu­bri­mien­tos pa­ra áreas con al­tos ni­ve­les de hu­me­dad y cam­bios drás­ti­cos de tem­pe­ra­tu­ra. En cuan­to a los aca­ba­dos de las ma­de­ras, las op­cio­nes van des­de la­mi­na­dos has­ta cha­pas en una am­plia ga­ma de tex­tu­ras.

Em­plear ele­men­tos de sus­pen­sión mo­du­lar per­mi­te una fá­cil ins­ta­la­ción y ac­ce­so a los ple­nums du­ran­te su vi­da útil, lo que sim­pli­fi­ca la ad­mi­nis­tra­ción de duc­tos, lu­mi­na­rias, re­ji­llas de ai­re acon­di­cio­na­do y otras ins­ta­la­cio­nes es­pe­cia­les. To­do es­to sin da­ñar los pa­ne­les sus­pen­di­dos y con una va­rie­dad de ta­ma­ños, así co­mo con la ca­pa­ci­dad de adap­tar­se a ca­da es­pa­cio.

El man­te­ni­mien­to de la ma­yo­ría de cie­los es mí­ni­mo pe­ro se de­be evi­tar que la hu­me­dad y los cam­bios de tem­pe­ra­tu­ra pue­dan afec­tar los pa­ne­les. Co­mo son ins­ta­la­cio­nes que per­mi­ten el ac­ce­so en los en­tre­cie­los, es im­por­tan­te cui-

dar los pa­ne­les de da­ños por gol­pes. La em­pre­sa Arista tam­bién su­gie­re la ni­ve­la­ción pe­rió­di­ca, es­pe­cial­men­te si los pa­ne­les son ex­pues­tos a mu­cho mo­vi­mien­to.

Ser­vi­cio per­so­na­li­za­do

De acuer­do con la Arq. Ale­jan­dra Cu­riel, ge­ren­te de Pro­duc­tos Ar­qui­tec­tó­ni­cos Cen­troa­mé­ri­ca y el Ca­ri­be Hun­ter Dou­glas, la va­rie­dad de cie­los me­tá­li­cos abar­ca des­de los me­tá­li­cos li­nea­les, mo­du­la­res o re­ti­cu­la­res, fa­bri­ca­dos en alu­mi­nio o alu­zinc, co­bre, ace­ro cor­ten y zinc.

El sis­te­ma de ins­ta­la­ción per­mi­te el re­gis­tro y la po­si­bi­li­dad de que los cie­los fal­sos se com­ple­men­ten con lí­neas téc­ni­cas que alo­jan otras es­pe­cia­li­da­des, ta­les co­mo ilu­mi­na­ción y ai­re acon­di­cio­na­do.

Res­pec­to a los di­se­ños de per­fo­ra­ción, es­tos son rea­li­za­dos a par­tir de una ima­gen, SI­LUE­TA O FOR­MA ES­PE­Cí­fi­CA pa­ra ge­ne­rar una pro­yec­ción DE­fi­NI­DA Y CON­TRAS­TA­DA SO­BRE los pa­ne­les. Es­ta ca­rac­te­rís­ti­ca per­mi­te per­so­na­li­zar de acuer­do a los re­que­ri­mien­tos de ca­da pro­yec­to.

Los Cie­los Na­tu­ra o Pa­ta­go­nia son com­pues­tos por ma­de­ra aglo­me­ra­da re­sis­ten­te a la hu­me­dad, en­cha­pa­da en ma­de­ra na­tu­ral o me­la­mi­na. Cha­pas co­mo Abe­dul, Eu­ca­lip­tus, Ha­ya ro­sa­da, en­ci­na, pino, y di­fe­ren­tes alternativas de te­ñi­dos, co­mo miel y Light Oak, en­tre otros. Dis­po­ni­bles en li­sos, per­fo­ra­dos y ra­nu­ra­dos. Su ins­ta­la­ción a ba­se de PER­fi­LES GRID, PER­MI­TE QUE SEA muy fá­cil de re­gis­trar, ya que es­te cie­lo se ins­ta­la con clips de se­gu­ri­dad pa­ra ase­gu­rar un buen com­por­ta­mien­to an­te un sis­mo.

“Em­plear ele­men­tos de sus­pen­sión mo­du­lar per­mi­te una fá­cil ins­ta­la­ción y ac­ce­so a los ple­nums du­ran­te su vi­da útil, lo que sim­pli­fi­ca la ad­mi­nis­tra­ción de duc­tos, lu­mi­na­rias, re­ji­llas de ai­re acon­di­cio­na­do y otras ins­ta­la­cio­nes es­pe­cia­les”

Los cie­los Techsty­le son de apa­rien­cia mo­no­lí­ti­ca con mo­du­la­cio­nes de has­ta 1,22 x 1,83 M, SU SU­PER­fi­CIE ES TEX­TIL Y SON FA­BRI­CA­DOS A BA­SE DE fi­BRA de vi­drio y po­liés­ter. Apor­ta un buen com­por­ta­mien­to acús­ti­CO Y UTI­LI­ZA PER­fiLERíA ES­TáN­DAR, es ig­ní­fu­go, re­gis­tra­ble y com­pa­ti­ble con dis­tin­tos ti­pos de ilu­mi­na­ción y otros ac­ce­so­rios. Tie­ne una com­po­si­ción inor­gá­ni­ca, que pre­vie­ne la for­ma­ción de moho y el cre­ci­mien­to de hon­gos. Ofre­ce una gran va­rie­dad de alternativas en co­lo­res, tex­tu­ras ti­po ve­tas de ma­de­ra o cue­ro.

Pa­ne­les de ye­so

El Ing. Wil­fre­do Díaz Re­ci­nos, ge­ren­te ge­ne­ral de Pris­MA MA­TE­RIA­LES, DE­fi­NE AL PLAFóN co­rri­do o cie­los ra­sos co­mo una es­truc­tu­ra sus­pen­di­da a BA­SE DE PER­fi­LES GAL­VA­NI­ZA­DOS y pa­ne­les de ye­so que per­mi­ten de­li­mi­tar un plano o es­pa­cio en cie­los, ya sea por es­té­ti­ca, ocul­tar ins­ta­la­cio­nes apa­ren­tes, y aho­rro de ener­gía.

Los prin­ci­pa­les usos pa­ra los pla­fo­nes co­rri­dos van des­de el mer­ca­do co­mer­cial, HA­BI­TA­CIO­NAL Y Ofi­CI­NAS. PA­RA ini­ciar con la ins­ta­la­ción de un plafón co­rri­do se de­ben con­si­de­rar los si­guien­tes pun­tos: Tra­zo y ni­ve­la­ción, es­truc­tu­ra de so­por­te, re­ves­ti­mien­to con pa­ne­les de ye­so, jun­tas de con­trol pa­ra pla­fo­nes in­te­rio­res y tra­ta­mien­to de jun­tas con com­pues­to.

Res­pec­to al tra­zo y ni­ve­la­ción, Díaz acon­se­ja re­vi­sar las con­di­cio­nes del área a tra­ba­jar y el plano o cro­quis de des­plan­te del plafón. Rea­li­zar el tra­zo de la al­tu­ra del plafón en un pun­to de arran­que. Lue­go, con ni­vel de man­gue­ra o ni­vel la­ser de es­ta­dal ubi­que las lí­neas de tra­zo en las es­qui­nas de los mu­ros y mar­que con ti­ra­lí­neas el tra­zo de ni­vel del plafón a lo lar­go de los mu­ros.

Cuan­do se tra­ba­je la es­truc­tu­ra de so­por­te, se de­be fi­JAR EL áN­GU­LO DE AMA­RRE EN EL pe­rí­me­tro de los mu­ros, con ta­que­te y tor­ni­llo TFR pun­ta agu­da, o cla­vo pa­ra con­cre­to. El es­pa­cia­mien­to de­be ser no MA­YOR A 61 CM EN­TRE fiJACIO­nes. Pa­ra mu­ros exis­ten­tes de pa­nel de ye­so, ubi­car pos­tes y ator­ni­llar los mis­mos.

Pa­ra en­tre lo­sas de ace­ro con­cre­to ali­ge­ra­do, Díaz su­gie­re ubi­car las ner­va­du­ras de la LOSA Y fi­JAR EN­TRE áN­GU­LOS PRE­mon­ta­dos, es­pa­cia­dos en­tre sí, a no más de 1,22 m. En­tre lo­sas de ace­ro, uti­li­zar un án­gu­lo pre­mon­ta­do con cla­vo pa­ra ace­ro, o bien re­vi­sar la mo­du­la­ción de las vi­gas pa­ra sus­pen­der alam­bre gal­va­ni­za­do ca­li­bre 12.

El re­ves­ti­mien­to con pa­ne­LES DE YE­SO SE INI­CIA CON LA fi­JA­ción del pa­nel, re­vi­san­do que el mis­mo se co­lo­que per­pen­di­cu­lar­men­te a la es­truc­tu­ra DEL CA­NAL LIS­TóN. EL PA­NEL SE fi­JA con tor­ni­llo TFR 6X1” o 6X1 1/8” pun­ta agu­da a los ca­na­les lis­tón, es­pa­cián­do­se a no más de 20 cm.

El pa­nel de ye­so de­be ir des­fa­sa­do una lí­nea de otra pre­fe­ren­te­men­te a 1,22 m en su sen­ti­do lon­gi­tu­di­nal.

Díaz aña­de que se de­be ins­ta­lar una jun­ta de con­trol cuan­do los miem­bros es­truc­tu­ra­les del cie­lo ra­so cam­bien de di­rec­ción y a don­de lo es­pe­CI­fi­QUE EL AR­QUI­TEC­TO O DI­SE­ñA­dor, co­mo de­ta­lle de di­se­ño o ca­rac­te­rís­ti­ca ar­qui­tec­tó­ni­ca.

Cuan­do ha­ya una jun­ta de con­trol en un sis­te­ma acús­ti­co o ig­ní­fu­go, se de­be ins­ta­lar un blo­queo de­trás de la jun­ta de con­trol usan­do un ma­te­rial de re­fuer­zo, co­mo un pa­nel de ye­so ti­po X de 5/8” (15.9 mm), fi­BRA MI­NE­RAL U OTRO MA­TE­RIAL equi­va­len­te com­pro­ba­do.

Cuan­do ha­ya una jun­ta de con­trol en un sis­te­ma acús­ti­co o ig­ní­fu­go, se de­be ins­ta­lar un blo­queo de­trás de la jun­ta usan­do un ma­te­rial de re­fuer­zo, co­mo un pa­nel de ye­so ti­po X de 5/8”, fi­bra mi­ne­ral u otro ma­te­rial equi­va­len­te com­pro­ba­do.

Los cie­los ra­sos pro­veen ca­pa­ci­dad de re­gis­tro pa­ra man­te­ni­mien­to y fa­ci­li­dad de ins­ta­la­ción y des­mon­ta­je. Cor­te­sía: Arista.

Arq. Gui­ller­mo Can­ju­ra Arista

Newspapers in Spanish

Newspapers from Honduras

© PressReader. All rights reserved.