¿Có­mo lo­grar un buen sis­te­ma de pro­tec­ción?

Lo más im­por­tan­te de un sis­te­ma de pro­tec­ción pa­ra una es­truc­tu­ra o un me­tal ini­cia con la pre­pa­ra­ción DE LA su­per­fi­cie.

Construir Honduras - - PINTURAS -

En Ace­ro Es­tre­lla se tra­ba­ja la pre­pa­ra­ción de una su­per­fi­cie con un “shot blasting”, má­qui­na que po­see gra­na­llas me­tá­li­cas o par­tí­cu­las me­tá­li­cas aden­tro, que van im­pac­tan­do el ele­men­to que se va a lim­piar, y van sa­can­do to­da la im­pu­re­za, lo que de­ja a la su­per­fi­cie en con­di­cio­nes idea­les pa­ra apli­car la pintura y que se ad­hie­ra al ace­ro (per­fil de an­cla­je).

El per­fil de an­cla­je crea una ru­go­si­dad en la su­per­fi­cie pa­ra una me­jor ad­he­ren­cia de la pintura que se apli­có.

Lo que pro­si­gue es man­te­ner la pie­za li­bre de pol­vo. Una ob­ser­va­ción es que al pa­sar el shot blasting o efec­tuar la lim­pie­za de abra­si­vo, nor­mal­men­te se dis­po­ne so­lo de cua­tro ho­ras pa­ra apli­car la pri­me­ra ca­pa de pintura.

Es­to se de­be a que des­de que la pie­za que­da lim­pia co­mien­za a oxi­dar­se nue­va­men­te. Vi­vi­mos en un país con una hu­me­dad muy alta, y al ca­bo de cua­tro ho­ras pue­des te­ner un ín­di­ce de oxi­da­ción.

An­tes de ini­ciar la apli­ca­ción de la pintura se de­ben re­vi­sar las con­di­cio­nes am­bien­ta­les, ya que no se quie­re que la hu­me­dad re­la­ti­va del ai­re sea ma­yor a un 85%. Se ne­ce­si­ta que el pun­to de rocío y la tem­pe­ra­tu­ra del am­bien­te (Del­ta) sea ma­yor a 3 gra­dos.

En al­gu­nos ca­sos se uti­li­zan am­bien­tes con­tro­la­dos cuan­do las con­di­cio­nes no son las idea­les. Por ejem­plo, se pue­den re­crear por me­dio de los lla­ma­dos des­hu­mi­di­fi­ca­do­res, que van se­can­do la hu­me­dad y per­mi­ten pin­tar.

Pa­ra la apli­ca­ción, siem­pre que el área don­de se va a pin­tar per­mi­ta uti­li­zar equi­pos air­less (sin ai­re), se da­rá un ma­yor ni­vel de pro­duc­ti­vi­dad y un aca­ba­do muy ele­va­do fren­te a una apli­ca­ción con ro­lo o bro­cha.

La ubi­ca­ción de los si­los, la cla­se de al­ma­ce­na­je y la es­truc­tu­ra son fac­to­res cla­ves pa­ra de­ter­mi­nar el ti­po de apli­ca­ción. Los ca­sos más crí­ti­cos son las áreas in­dus­tria­les con alta hu­me­dad y at­mós­fe­ra agre­si­va, en­tre ellos los cos­te­ros, aque­llos ubi­ca­dos has­ta una dis­tan­cia de cin­co ki­ló­me­tros fren­te al mar.

Cuan­do se es­tá cer­cano al mar, lo ideal es un sis­te­ma de tres pin­tu­ras. La pri­me­ra ca­pa es una pintura con ba­se zinc o de con­te­ni­do al­to de zinc. Es­to es por una ra­zón muy es­pe­cí­fi­ca y par­ti­cu­lar.

En la se­rie gal­vá­ni­ca, que in­di­ca qué tan ac­ti­vos son los ma­te­ria­les, me­ta­les o se­mi­me­ta­les, el zinc se­rá más ac­ti­vo que un ace­ro al car­bono, ya que tien­de a oxi­dar­se más rá­pi­do. Es­te he­cho lo que sig­ni­fi­ca es que an­te una fa­lla del sis­te­ma, lo pri­me­ro en fa­llar se­rá el zinc y no ne­ce­sa­ria­men­te la su­per­fi­cie.

Lue­go, se im­ple­men­ta una pintura epó­xi­ca, que crea una ca­pa de ba­rre­ra con lo que se in­ten­ta se­pa­rar con un buen es­pe­sor de pintura o pe­lí­cu­la, la su­per­fi­cie del me­dioam­bien­te.

Lo que que­da ex­pues­to es el po­liu­re­tano, que se en­car­ga de im­per­mea­bi­li­zar la es­truc­tu­ra y tam­bién es bueno fren­te a los ra­yos ul­tra­vio­le­ta. El po­liu­re­tano es el que man­tie­ne el bri­llo de la pintura.

Es­ta­mos cer­ti­fi­ca­dos por la Ame­ri­can Ins­ti­tu­te of Steel Cons­truc­tion ( AISC), de Es­ta­dos Uni­dos, que nos ava­la co­mo ta­ller de pintura cer­ti­fi­ca­do

El pro­ce­di­mien­to con­clu­ye con una ins­pec­ción, en la que se mi­den los es­pe­so­res de la pintura, pre­ci­sa­men­te, me­dian­te un es­pe­sor en se­co en el que se crea una di­fe­ren­cia mag­né­ti­ca en­tre la su­per­fi­cie y las ca­pas, lo que per­mi­te sa­ber qué es­pe­sor tie­ne ca­da una.

Man­te­ni­mien­to

Lo que se de­be co­no­cer es el sis­te­ma de pintura apli­ca­do al si­lo o ele­men­to me­tá­li­co. To­do sis­te­ma de pintura, por bueno que sea, se va a de­gra­dar con el tiem­po, y es­to de­pen­de­rá de cuán­to tiem­po se es­ti­mó pa­ra di­cho sis­te­ma.

El sis­te­ma tri-ca­pa (zinc, epó­xi­co y po­liu­re­tano) pue­de dar más de 15 años li­bre de man­te­ni­mien­to. En el mo­men­to en que le to­que man­te­ni­mien­to, se de­be rea­li­zar una eva­lua­ción de las ca­pas su­per­fi­cia­les y ver si tie­nen al­gún ti­po de pro­ble­ma. Téc­ni­ca­men­te, se­ría re­for­zar la ca­pa ex­te­rior, siem­pre y cuan­do no ha­ya per­di­do nin­gún es­pe­sor.

En ca­so de que es­té per­dien­do es­pe­sor, se de­be apli­car de nue­vo el sis­te­ma de tres ca­pas.

El man­te­ni­mien­to de­pen­de en gran ma­ne­ra del al­can­ce. Si nos po­nen a re­pa­rar un si­lo y no sa­be­mos qué sis­te­ma tie­ne, lo que co­rres­pon­de es lim­piar por com­ple­to pa­ra co­no­cer lo que tie­ne y ase­gu­rar­se que se le va a co­lo­car lo co­rrec­to. La prác­ti­ca es­tán­dar es so­lo po­ner an­ti­co­rro­si­vo, y es­te no es el sis­te­ma apro­pia­do pa­ra un país co­mo Re­pú­bli­ca Do­mi­ni­ca­na.

Cer­ti­fi­ca­cio­nes

Es­ta­mos cer­ti­fi­ca­dos por la Ame­ri­can Ins­ti­tu­te of Steel Cons­truc­tion (AISC), de Es­ta­dos Uni­dos, que nos ava­la co­mo ta­ller de pintura cer­ti­fi­ca­do. Esa mis­ma cer­ti­fi­ca­ción es re­cí­pro­ca con la Shop Pain­ting Cer­ti­fi­ca­tion Pro­gram (SSPC QP3), aval con re­que­ri­mien­tos que se cen­tran es­pe­cí­fi­ca­men­te en las ope­ra­cio­nes de re­cu­bri­mien­to en la in­dus­tria de la cons­truc­ción.

Pa­ra ob­te­ner es­ta cer­ti­fi­ca­ción se re­quie­re pa­sar por una au­di­to­ría muy ri­gu­ro­sa, en la que se ana­li­zan los pro­ce­sos.

Ing. Joan­der Ogan­do Ace­ro Es­tre­lla

Newspapers in Spanish

Newspapers from Honduras

© PressReader. All rights reserved.