Respaldo y con­fian­za en sus pro­yec­tos am­bien­ta­les

La agru­pa­ción MDC fue la en­car­ga­da de rea­li­zar el cie­rre téc­ni­co del prin­ci­pal cen­tro de desechos de San Jo­sé, en Costa Ri­ca.

Construir Honduras - - BRANDED CONTENT -

La com­pa­ñía Ma­ne­jo de Desechos y Cons­truc­ción (MDC) ha rea­li­za­do pro­yec­tos am­bien­ta­les de su­ma im­por­tan­cia, así lo de­mues­tra el cie­rre téc­ni­co del re­lleno sa­ni­ta­rio de Río Azul en Costa Ri­ca, du­ran­te el 2008, di­cho tra­ba­jo fue el pri­me­ro de es­te ti­po en ce­rrar­se en Cen­troa­mé­ri­ca.

Es­te era con­si­de­ra­do co­mo el prin­ci­pal cen­tro de dis­po­si­ción de re­si­duos só­li­dos en la ca­pi­tal (San Jo­sé), ya que lle­gó a re­ci­bir has­ta 2.000 to­ne­la­das al día. Pe­se a que el re­lleno fue ce­rra­do el 31 de ju­lio del 2007, la in­ter­ven­ción por par­te de MDC fue del 30 de ma­yo de 2008 has­ta el 31 de di­ciem­bre de 2009, en un área to­tal de 440.000 m2.

Un pe­rio­do de 15 años lue­go del cie­rre, es el que co­rres­pon­de pa­ra ha­cer los pro­ce­sos de man­te­ni­mien­to que con­fie­ren a un res­pec­ti­vo post cie­rre, sin em­bar­go, di­chos mé­to­dos no se li­mi­tan a ope­rar la plan­ta de tra­ta­mien­to de li­xi­via­dos (lí­qui­dos per­co­la­dor den­tro de los desechos só­li­dos), man­te­ner ca­mi­nos de ac­ce­so, sis­te­mas de re­co­lec­ción de li­xi­via­dos, sis­te­ma de eva­cua­ción plu­vial, co­ber­tu­ra de sue­lo, co­ber­tu­ra ve­ge­tal y se­gu­ri­dad del si­tio. Es­ta me­di­da la exi­ge la Le­gis­la­ción de Costa Ri­ca.

En di­cho país, el Mi­nis­te­rio de Sa­lud, en­te rec­tor en ma­te­ria de desechos só­li­dos y pro­pie­ta­rio del te­rreno, fue el en­car­ga­do de ele­gir a MDC co­mo la em­pre­sa que ten­dría la res­pon­sa­bi­li­dad del man­te­ni­mien­to post cie­rre.

Pa­ra lle­var a ca­bo la obra la fir­ma tu­vo que efec­tuar un di­se­ño es­pe­cia­li­za­do pa­ra las con­di­cio­nes del lu­gar, di­cho es­que­ma apro­bó los per­mi­sos co­rres­pon­dien­tes y fue du­ran­te 18 me­ses que du­ró la eje­cu­ción, sien­do el tra­ta­mien­to de los li­xi­via­dos y los sis­te­mas de eva­cua­ción plu­vial, los pun­tos al­tos de la in­ge­nie­ría.

Lue­go de ello se pro­ce­de a dar­le un man­te­ni­mien­to ade­cua­do a to­dos los sis­te­mas de re­lleno, es­pe­cial­men­te a los li­xi­via­dos pro­du­ci­dos en el lu­gar me­dian­te el uso de quí­mi­cos, coa- gu­lan­tes y flo­cu­lan­tes, lo cual per­mi­te ver­ter los lí­qui­dos tra­ta­dos a un cuer­po de agua re­cep­tor cum­plien­do la le­gis­la­ción y sin pro­du­cir ma­yor im­pac­to am­bien­tal.

Es­ta me­di­da va li­ga­da a los sis­te­mas plu­via­les, los cua­les evi­tan a to­da costa que el agua de llu­via in­gre­se a las ma­sas de desechos, lue­go de con­du­cir el agua ha­cia el cuer­po re­cep­tor de ma­ne­ra que no sea un ries­go.

Las con­di­cio­nes del te­rreno, es de­cir, los 440.000 m2, las pen­dien­tes de has­ta 80 m en­tre el cuer­po re­cep­tor y el ni­vel más al­to del re­lleno, así co­mo los asen­ta­mien­tos di­fe­ren­cia­les ace­le­ra­dos, hi­zo que se tu­vie­ra que re­cu­rrir a un sis­te­ma plu­vial to­tal­men­te es­pe­cia­li­za­do.

Blo­ques de con­cre­to ar­ti­cu­la­do uni­dos con un hi­lo de po­li­eti­leno, es de­cir, blo­ques ti­po Ar­mo­flex, los cua­les dan fle­xi­bi­li­dad de adap-

Po­der eje­cu­tar la prác­ti­ca de una obra de es­tas va de la mano con el co­no­ci­mien­to a ni­vel teó­ri­co de ca­da la em­pre­sa cons­truc­to­ra

tar­se a la for­ma del ca­nal plu­vial y que pue­de ser re­mo­vi­do pa­ra el ade­cua­do man­te­ni­mien­to, así co­mo pa­ra ins­ta­lar­los en el mis­mo lu­gar sin per­der el ma­te­rial.

Con el fin di­si­par la ener­gía del agua, tan­to en los ca­na­les de con­duc­ción prin­ci­pa­les, co­mo en el des­fo­gue plu­vial, se lle­ga­ron a uti­li­zar gra­das. Es­te ti­po de soluciones no se ha­bían uti­li­za­do an­te­rior­men­te en re­lle­nos sa­ni­ta­rios, por tan­to es­te me­ca­nis­mo uti­li­za­do por MDC se con­vir­tió en una es­tra­te­gia bien eje­cu­ta­da.

Pa­ra lle­var a ca­bo una obra co­mo la rea­li­za­da en Río Azul, es ne­ce­sa­rio un co­no­ci­mien­to es­pe­cia­li­za­do en in­ge­nie­ría o ges­tión am­bien­tal, es­pe­cí­fi­ca­men­te en dis­po­si­ción de desechos só­li­dos y tra­ta­mien­to de aguas re­si­dua­les, si se ca­re­ce en es­te ti­po de pun­tos cla­ve, no se lle­ga­ría a al­can­zar un buen pro­duc­to, co­mo sí lo reali­zó MDC.

En cuan­to a la va­lo­ra­ción económica de las obras es un te­ma muy es­pe­cí­fi­co del si­tio, el mis­mo no es re­pre­sen­ta­ti­vo pa­ra zo­nas si­mi­la­res, de­bi­do a que la so­lu­ción de­pen­de­ría de las con­di­cio­nes que pue­da te­ner el lu­gar co­mo área a tra­tar, con­ta­mi­na­ción or­gá­ni­ca y quí­mi­ca del li­xi­via­do, ele­va­cio­nes del si­tio pa­ra pen­dien­tes de ta­lu­des, cau­da­les de agua plu­vial, ade­más de otras va­rian­tes in­trín­se­cas de ca­da si­tio.

Po­der eje­cu­tar la prác­ti­ca de una obra de es­tas, va de la mano con el co­no­ci­mien­to a ni­vel teó­ri­co de ca­da la em­pre­sa cons­truc­to­ra en la co­lo­ca­ción de desechos, en la ade­cua­da com­pac­ta­ción y en la pro­tec­ción pa­ra po­der evi­tar da­ños a la na­tu­ra­le­za.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Honduras

© PressReader. All rights reserved.