“Hay que de­fi­nir po­lí­ti­cas que apun­ten al aho­rro”

Ha­bló con Mar­ce­lo Huen­chu­ñir, ex­per­to en ar­qui­tec­tu­ra sus­ten­ta­ble y Efi­CIEN­CIA ENER­Gé­TI­CA, PRE­VIO A SU PAR­TI­CI­PA­CIóN EN LA GREEN BULIDING EX­PO RD2016.

Construir Honduras - - ENTREVISTA -

La en­tre­vis­ta con es­te ex­per­to chi­leno se en­fo­có en efi­cien­cia ener­gé­ti­ca y so­bre có­mo, des­de su pers­pec­ti­va, po­dría Re­pú­bli­ca Do­mi­ni­ca­na, y toda la re­gión, me­jo­rar en es­te re­le­van­te te­ma.

Huen­chu­ñir se­rá uno de los ex­po­si­to­res en di­cha ac­ti­vi­dad, que se lle­va­rá a ca­bo del 19 al 21 de es­te mes en Do­mi­ni­ca­na.

¿Qué fac­to­res téc­ni­cos in­flu­yen a la ho­ra de ha­blar de efi­cien­cia ener­gé­ti­ca?

Es ne­ce­sa­rio de­fi­nir el con­cep­to de efi­cien­cia ener­gé­ti­ca. Es­to se re­fie­re a la ac­ción de re­du­cir los con­su­mos ener­gé­ti­cos, pe­ro man­te­nien­do la ca­li­dad de la pres­ta­ción. Por ejem­plo, en el ca­so de los edi­fi­cios, nos co­rres­pon­de di­se­ñar y cons­truir edi­fi­cios que ga­ran­ti­cen el con­fort in­te­rior du­ran­te to­do el año con el mí­ni­mo de con­su­mo ener­gé­ti­co. Aquí te­ne­mos que con­si­de­rar apar­te del di­se­ño, es­tra­te­gias téc­ni­co cons­truc­ti­vas co­mo la ca­li­dad tér­mi­ca de la en­vol­ven­te­mu­ros, te­cho, pi­so, ven­ta­nas, que se­pa­ra nues­tro am­bien­te in­te­rior ideal­men­te siem­pre cons­tan­te res­pec­to al am­bien­te ex­te­rior siem­pre cam­bian­te. Por ejem­plo, pro­tec­ción so­lar y ven­ti­la­ción cru­za­da pa­ra di­si­par el ca­lor in­te­rior y re­du­cir la de­man­da de ener­gía en en­fria­mien­to. To­do ello con­tri­bui­rá a re­du­cir las de­man­das ener­gé­ti­cas del edi­fi­cio, que es­tá aso­cia­do en pri­me­ra ins­tan­cia al di­se­ño ar­qui­tec­tó­ni­co y ma­te­ria­les. Lue­go nos co­rres­pon­de cu­brir es­tas de­man­das ener­gé­ti­cas re­du­ci­das con apa­ra­tos activos tam­bién de ba­jo con­su­mo. Por ejem­plo apli­car ven­ti­la­ción me­cá­ni­ca, con sis­te­ma de des­hu­mi­di­fi­ca­ción que me per­mi­tan re­du­cir la hu­me­dad del ai­re in­te­rior. Re­cién ahí se­ría in­tere­san­te de aná­li­sis eva­luar si re­que­ri­mos un sis­te­ma ac­ti­vo de en­fria­mien­to.

¿Có­mo pue­den los ar­qui­tec­tos de­rri­bar los mi­tos so­bre es­te te­ma?

Es ne­ce­sa­rio dar el pri­mer pa­so desa­rro­llan­do pro­yec­tos pi­lo­to con di­se­ños efi­cien­tes y sis­te­mas activos que de­mues­tren la efec­ti­vi­dad de las me­di­das to­ma­das. Tam­bién es ne­ce­sa­rio rea­li­zar se­gui­mien­tos o mo­ni­to­reos a ta­les pi­lo­tos pa­ra re­vi­sar si se es­tá cum­plien­do lo que fue pro­yec­ta­do o bien si hay des­via­cio­nes que sea ne­ce­sa­rio re­vi­sar. Así se pue­den to­mar me­di­das co­rrec­ti­vas en el pri­mer año, que ase­gu­ren en los años ve­ni­de­ros un co­rrec­to fun­cio­na­mien­to del edi­fi­cio.

¿A qué fuen­tes de­be apun­tar Re­pú­bli­ca Do­mi­ni­ca­na pa­ra no de­pen­der de la ener­gía de­ri­va­da de com­bus­ti­bles fó­si­les u otras fuen­tes ago­ta­bles?

Cla­ra­men­te, hay que de­fi­nir po­lí­ti­cas pú­bli­cas que apun­ten al aho­rro de ener­gía y fo­men­to de ener­gías re­no­va­bles en to­do ám­bi­to, no so­la­men­te en el sec­tor edi­li­cio, sino tam­bién en in­dus­tria y trans­por­te. En el sec­tor edi­li­cio son ne­ce­sa­rias re­gla­men­ta­cio­nes y nor­ma­ti­vas que de­fi­nan una lí­nea ba­se de con­su­mo, a par­tir de la cual la li­bre com­pe­ten­cia pue­de desa­rro­llar edi­fi­cios una o más ve­ces más efi­cien­te que esa ba­se. En Chi­le por ejem­plo han pro­li­fe­ra­do las cer­ti­fi­ca­cio­nes vo­lun­ta­rias ta­les co­mo LEED, CES (Cer­ti­fi­ca­ción Edi­fi­cio Sus­ten­ta­ble), Pas­si­ve House y Ca­li­fi­ca­ción Ener­gé­ti­ca CEV, que vie­nen pre­ci­sa­men­te a me­jo­rar los es­tán­da­res bá­si­cos.

¿Cuá­les son los prin­ci­pa­les desafíos que tie­ne la ar­qui­tec- tu­ra en Amé­ri­ca La­ti­na pa­ra al­can­zar ese equi­li­brio en­tre sos­te­ni­bi­li­dad y ren­ta­bi­li­dad?

La pre­gun­ta es muy am­plia y la ar­qui­tec­tu­ra la­ti­noa­me­ri­ca­na muy di­ver­sa con con­tex­tos so­cia­les y cul­tu­ra­les muy di­ver­sos, así que no te pue­do res­pon­der. Sí pre­fie­ro ha­cer una re­fle­xión res­pec­to a ren­ta­bi­li­dad. A dia­rio nos en­fren­ta­mos con la ren­ta­bi­li­dad de las me­di­das de efi­cien­cia que apli­ca­mos en nues­tros pro­yec­tos y ase­so­rías, y sin du­da, uno bus­ca el equi­li­brio a tra­vés del re­torno en una de­ter­mi­na­da can­ti­dad de años. Sin em­bar­go, cuando las edi­fi­ca­cio­nes son muy pre­ca­rias, o bien es­tán por de­ba­jo de los es­tán­da­res mí­ni­mos es im­po­si­ble ha­cer un aná­li­sis de ren­ta­bi­li­dad, sim­ple­men­te no se sos­tie­ne. En un edi­fi­cio de ofi­ci­nas, por ejem­plo, po­de­mos ha­blar fá­cil­men­te de in­ver­sión y ren­ta­bi­li­dad a la ho­ra de de­ci­dir por me­di­das de efi­cien­cia ener­gé­ti­ca, pe­ro en una vi­vien­da, so­bre to­do de ca­rác­ter so­cial, mu­chas ve­ces no hay aná­li­sis que re­sis­ta, así que allí de­be pri­mar el cri­te­rio y pri­vi­le­giar la ha­bi­ta­bi­li­dad de la vi­vien­da me­jo­ra­da por so­bre la ren­ta­bi­li­dad. Es­ti­mo que es un de­ber nues­tro, co­mo ar­qui­tec­tos, pro­cu­rar vi­vien­das con es­tán­da­res de ha­bi­ta­bi­li­dad apro­pia­dos y es un de­re­cho del usua­rio exi­gir ese es­tán­dar.

Re­dac­ción Cons­truir Mar­ce­lo Huen­chu­ñir Ar­quiam­bien­te Li­mi­ta­da

Newspapers in Spanish

Newspapers from Honduras

© PressReader. All rights reserved.