¿De­mo­li­ción con ex­plo­si­vos o im­plo­sión?

Uno de los be­ne­fi­cios que tie­ne es­te mé­to­do es que exis­te ma­yor se­gu­ri­dad pa­ra los tra­ba­ja­do­res al no te­ner que tra­ba­jar a al­tu­ras con­si­de­ra­bles.

Construir Honduras - - MAQUINARIA EN ACCIÓN - Por: Car­los Alar­cón, Ge­ren­te Téc­ni­co de Ex­plo­tec Cen­troa­mé­ri­ca Coor­di­na­ción: Ca­ro­li­na Be­na­vi­des

Ha­blar en tér­mi­nos ge­ne­ra­les, la de­mo­li­ción con ex­plo­si­vos en vo­la­du­ras de cons­truc­cio­nes a tra­vés de im­plo­sio­nes no es muy co­mún. Es­te con­cep­to, in­vo­lu­cra que una es­truc­tu­ra se de­rrum­be so­bre sí mis­ma en cues­tión de se­gun­dos.

Es de­cir, pa­ra ver­da­de­ros efec­tos la de­fi­ni­ción exac­ta de es­to, es la ac­ción, de rom­per­se ha­cia den­tro con es­truen­do de las pa­re­des de una ca­vi­dad cu­ya pre­sión es in­fe­rior a la ex­ter­na.

La téc­ni­ca de de­mo­li­ción con ex­plo­si­vos en edi­fi­cios, no se ba­sa en la di­fe­ren­cia en­tre la pre­sión in­ter­na y ex­ter­na pa­ra pro­du­cir el co­lap­so de la es­truc­tu­ra, sino en el de­bi­li­tar o eli­mi­nar los apo­yos y pun­tos es­truc­tu­ra­les crí­ti­cos, de tal for­ma, que la edi­fi­ca­ción ya no pue­da so­por­tar la fuer­za de la gra­ve­dad y cae por su pro­pio pe­so.

Pa­ra lo­grar es­te efec­to, so­bre las co­lum­nas se co­lo­can di­ver­sos ex­plo­si­vos es­tra­té­gi­ca­men­te den­tro de la es­truc­tu­ras a tra­vés de per­fo­ra­cio­nes (si es con­cre­to ar­ma­do) o bien su­per­fi­cial­men­te pa­ra co­lum­nas de otros ma­te­ria­les.

Los ex­plo­si­vos que son co­mún­men­te uti­li­za­dos pa­ra lle­var a ca­bo es­te mé­to­do, son la Ni­tro­gli­ce­ri­na, TNT u otros crea­dos es­pe­cial­men­te pa­ra es­te ti­po de tra­ba­jos que no al­can­zan al­tas ve­lo­ci­da­des de de­no­ta­ción.

Es­tos, se de­no­tan en for­ma pro­gre­si­va, con pe­que­ños lap­sos (mi­li­se­gun­dos) en- tre sí, en to­da la es­truc­tu­ra, de es­ta ma­ne­ra los ex­plo­si­vos en los pi­sos in­fe­rio­res ini­cian el de­rrum­be con­tro­la­do.

Los ex­plo­si­vos que son co­mún­men­te uti­li­za­dos pa­ra lle­var a ca­bo es­te mé­to­do, son la Ni­tro­gli­ce­ri­na,

TNT u otros crea­dos es­pe­cial­men­te pa­ra es­te ti­po de tra­ba­jos que no al­can­zan al­tas ve­lo­ci­da­des de de­no­ta­ción

De­mo­li­ción con­ven­cio­nal ver­sus por ex­plo­si­vos

Si com­pa­ra­mos la téc­ni­ca tra­di­cio­nal de de­mo­li­ción con la im­plo­sión, es­ta úl­ti­ma tie­ne al­gu­nas ven­ta­jas co­mo lo es el cos­to y el tiem­po, pues con el mé­to­do por me­dio de los ex­plo­si­vos los cos­tos son más ba­jos y los tiem­pos son me­no­res en com­pa­ra­ción con el tra­di­cio­nal.

Con es­te, hay ma­yor se­gu­ri­dad pa­ra los tra­ba­ja­do­res al no te­ner que tra­ba­jar a al­tu­ras con­si­de­ra­bles ya que los ex­plo­si­vos son co­lo­ca­dos a ba­jos ni­ve­les.

Asi­mis­mo, las mo­les­tias oca­sio­na­das por es­te mé­to­do se li­mi­tan a la de­no­ta­ción, que cau­sa una on­da aé­rea con­si­de­ra­ble pe­ro cu­ya du­ra­ción es muy cor­ta.

Otras de las ven­ta­jas que po­see la im­plo­sión, es que dis­mi­nu­ye en gran par­te la con­ta­mi­na­ción pro­du­ci­da por el cons­tan­te des­pren­di­mien­to de pol­vo que pro­vo­can las otras téc­ni­cas, li­mi­tán­do­se es­te a un corto tiem­po des­pués de la de­no­ta­ción, don­de se rie­ga con agua a pre­sión pa­ra el asen­ta­mien­to del pol­vo.

Además, con el mé­to­do por ex­plo­si­vos la vo­la­du­ra pue­de ser con­tro­la­da y di­ri­gi­da ha­cia un lu­gar pre­de­ter­mi­na­do, de tal ma­ne­ra que se pue­dan frag­men­tar los ele­men­tos sin pro­du­cir da­ños a es­truc­tu­ras ve­ci­nas.

Car­los Alar­cón Ex­plo­tec Cen­troa­mé­ri­ca

Newspapers in Spanish

Newspapers from Honduras

© PressReader. All rights reserved.