Ai­re ex­te­rior pa­ra mo­di­fi­car la tem­pe­ra­tu­ra

¿Có­mo uti­li­zar la tec­no­lo­gía pa­ra trans­for­mar el ai­re ex­te­rior en un alia­do de climatización in­te­rior?

Construir Honduras - - CLIMATIZACIÓN - Por: Lic. Mar­co An­to­nio Gar­cía Gue­rre­ro, ge­ren­te Ge­ne­ral Tro­pi­cal Mist, San Jo­sé, Cos­ta Ri­ca

Con el ob­je­ti­vo de bus­car al­ter­na­ti­vas en sis­te­mas de ven­ti­la­ción y otras so­lu­cio­nes de con­fort tér­mi­co y a la vez ami­ga­bles con el am­bien­te tan­to co­mo climatización in­dus­trial y climatización de ex­te­rio­res, nues­tra com­pa­ñía em­pe­zó ope­ra­cio­nes en Cos­ta Ri­ca en 2009 ba­jo el nom­bre de Tro­pi­cal Mist en alian­za con la Com­pa­ñía ame­ri­ca­na Hi­dro Mist, don­de la ma­yo­ría de nues­tros equi­pos tra­ba­jan con ai­re y agua con­tro­la­da en mi­cro as­per­so­res crean­do un cho­que tér­mi­co con la tem­pe­ra­tu­ra y de esa for­ma lo­gra­mos con­tro­la­da­men­te un am­bien­te pa­ra ca­da ne­ce­si­dad del clien­te.

En­tre los gran­des pro­ble­mas que pre­sen­tan nues­tros fu­tu­ros po­ten­cia­les clien­tes en sus edi­fi­ca­cio­nes in­dus­tria­les es­ta la in­tro­duc­ción de ai­re ex­te­rior por­que pue­de mo­di­fi­car la tem­pe­ra­tu­ra in­ter­na de un edi­fi­cio, lo que re­pre­sen­ta un pro­ble­ma cuan­do el ai­re ex­te­rior es­tá a 30 °C.

Asi­mis­mo, se en­fren­ta con mo­men­tos en que los ele­men­tos se­pa­ra­do­res del in­te­rior de los edi­fi­cios con el ex­te­rior no son ais­lan­tes del ca­lor, aun­que pue­den lle­gar a ais­lar­se con­ve­nien­te­men­te. El ca­lor pa­sa des­de el am­bien­te más cá­li­do al am­bien­te más frío de­pen­dien­do de la di­fe­ren­cia de tem­pe­ra­tu­ras en­tre am­bos.

El agua con al­ta can­ti­dad de mi­ne­ra­les pue­de de­jar re­si­duos que se con­vier­ten en un sa­rro y es­te pue­de da­ñar las bo­qui­llas de as­per­sión

Sis­te­mas de mis­ting

Exis­ten 2 di­fe­ren­tes ti­pos de sis­te­mas de mis­ting, el de ba­ja pre­sión y el de al­ta pre­sión. El de ba­ja pre­sión fun­cio­na con la mis­ma pre­sión que se en­cuen­tra en las ca­sas en una lla­ve nor­mal, al­re­de­dor de los 40 a 50 PSI sim­ple­men­te los co­nec­ta y a tra­vés de unas man­gue­ras con di­fe­ren­tes ta­ma­ños de as­per­so­res y pue­den re­fres­car el am­bien­te. Es muy im­por­tan­te men­cio­nar que es­te ti­po de sis­te­mas so­lo fun­cio­nan en lu­ga­res con cli­mas don­de el ca­lor es se­co, es­tos pue­den lle­gar a mo­jar y so­lo se re­co­mien­da pa­ra te­rra­zas o pa­tios don­de hay pis­ci­nas o áreas de re­crea­ción.

El sis­te­ma mis­ting de al­ta pre­sión se desa­rro­lla si­guien­do una re­gla sen­ci­lla y es que mien­tras más pre­sión exis­ta, se­rán más pe­que­ñas las go­tas que pro­duz­ca el sis­te­ma, asi­mis­mo es más rá­pi­da la eva­po­ra­ción, es­te sis­te­ma ope­ra al­re­de­dor de 800 a 1200 PSI de tec­no­lo­gía flash eva­po­ra­ti­va que en­fría el am­bien­te sin que se mo­je. Es­tos equi­pos re­quie­ren de tu­be­rías es­pe­cia­les pa­ra so­por­tar la al­ta pre­sión, to­das las co­ne­xio­nes y al­gu­nos fac­to­res in­ter­vie­nen pa­ra crear el am­bien­te per­fec­to ta­les co­mo la ca­li­dad del agua, la fil­tra­ción y una pre­sión cons­tan­te pa­ra el óp­ti­mo fun­cio­na­mien­to de los equi­pos. Es­tos fun­cio­nan en cual­quier ti­po de cli­ma y en es­pe­cial es­tán di­se­ña­dos pa­ra am­bien­tes de ex­tre­ma hu­me­dad, crea­do pa­ra re­fres­car es­pa­cios abier­tos en ca­sas, co­mer­cios, áreas de re­creo, en­tre otros, crean­do un sis­te­ma de am­bien­te fres­co y to­tal­men­te se­co.

Es­te sis­te­ma au­to­ma­ti­za­do se lo­gra a tra­vés de eco tec­no­lo­gía flash eva­po­ra­ti­va for­zan­do con al­ta pre­sión el agua al sa­lir por ori­fi­cios mi­li­mé­tri­cos crean­do go­tas del gro­sor de un ca­be­llo, y cuan­do las pe­que­ñas go­tas en­tran en con­tac­to con el me­dio ab­sor­ben el ca­lor, re­du­ce la tem­pe­ra­tu­ra y an­tes de to­car a los ob­je­tos o a las per­so­nas el agua se eva­po­ra so­la, de­jan­do la fres­cu­ra, to­man­do co­mo ba­se a la na­tu­ra­le­za y la fres­cu­ra que ge­ne­ra la caí­da de una cas­ca­da.

Ca­be men­cio­nar que de fácil ins­ta­la­ción, so­lo re­quie­re un es­pa­cio pe­que­ño pa­ra co­lo­car­lo, se co­nec­ta a un equi­po hi­dro neu­má­ti­co au­to­ma­ti­za­do y es­te brin­da­rá la fuer­za ne­ce­sa­ria pa­ra car­gar de pre­sión las tu­be­rías es­pe­cia­les que se uti­li­zan, es­te a su vez se co­nec­ta a fil­tros es­pe­cia­les que se en­car­ga­rán de lim­piar el agua de par­tí­cu­las de cal­cio pa­ra evi­tar que es­tas úl­ti­mas da­ñen el equi­po.

Des­pués de re­co­rrer y lle­gar a las bo­qui­llas de as­per­sión, se li­be­ra­rán pe­que­ñas par­tí­cu­las de agua, es­tas pe­que­ñas par­tí­cu­las son eva­po­ra­das in­me­dia­ta­men­te al sa­lir al me­dio am­bien­te y de es­ta for­ma dis­mi­nu­ye la tem­pe­ra­tu­ra del lu­gar re­fres­can­do el ai­re co­rrien­te.

Es­tos sis­te­mas son de al­ta pre­sión lo cual da­rá un me­jor efec­to y ma­yor fres­cu­ra ga­ran­ti­zan­do no mo­jar­se aun en los mo­men­tos de ma­yor hu­me­dad en el am­bien­te, pe­ro crea un am­bien­te fres­co.

An­tes de im­ple­men­tar

Ca­da pro­yec­to es per­so­na­li­za­do por tal mo­ti­vo es im­por­tan­te ha­cer un le­van­ta­mien­to de plan co­rrec­to pa­ra po­der cal­cu­lar con exac­ti­tud la can­ti­dad de equi­pos y es­tu­dian­do el área es co­mo po­dre­mos dar­le la op­ción más óp­ti­ma pa­ra re­fres­car un es­pa­cio. En ca­da pro­yec­to es ne­ce­sa­rio con­tar con to­ma de luz a 220V o a 110V.

La to­ma de agua de­be te­ner una pre­sión cons­tan­te de 40 PSI. El agua de­be te­ner un buen sis­te­ma de fil­tra­ción pa­ra evi­tar da­ños al equi­po. El agua con al­ta can­ti­dad de mi­ne­ra­les pue­de de­jar re­si­duos que se con­vier­ten en un sa­rro y es­te pue­de da­ñar las bo­qui­llas de as­per­sión y es im­por­tan­te ga­ran­ti­zar que la bri­sa que ge­ne­ra, sea lo más sa­lu­da­ble a la per­so­na y el en­torno.

Ade­más, el per­so­nal pa­ra la ins­ta­la­ción de los sis­te­mas de­be ser ca­pa­ci­ta­do pa­ra que tra­ba­je de ma­ne­ra pro­fe­sio­nal y lim­pia, siem­pre es im­por­tan­te la es­té­ti­ca del lu­gar, por lo que se de­be pro­cu­ra se­guir­la y que en las ins­ta­la­cio­nes sea lo más dis­cre­to po­si­ble pa­ra que ca­si no se no­te de don­de vie­ne la fres­cu­ra.

Sis­te­mas fun­cio­nan a 1000 PSI

Los sis­te­mas que fun­cio­nan a 1000 PSI, uti­li­zan so­lo agua que se eva­po­ra rá­pi­da­men­te y no mo­ja a las per­so­nas ni ob­je­tos cer­ca­nos, fun­cio­na en am­bien­tes se­cos y hú­me­dos.

En­tre los be­ne­fi­cios de es­tos sis­te­mas es que co­mún­men­te se usan en las te­rra­zas o pa­tios de los res­tau­ran­tes, cuan­do el es­pa­cio en el in­te­rior no es su­fi­cien­te las me­sas se ex­tien­den al ex­te­rior pe­ro los ca­lo­res ex­tre­mos no in­vi­tan a los co­men­sa­les a ocu­par esos es­pa­cios, con es­tos sis­te­mas se pue­de te­ner la con­fian­za de que las áreas abier­tas pue­den re­cu­pe­rar­se al es­tar fres­cas y es­to se tra­du­ce en ga­nan­cias en tiem­pos de ca­lor cuan­do la gen­te es­tá fres­ca con­su­men más, in­cre­men­ta la per­ma­nen­cia del clien­te y au­men­tan sus ga­nan­cias. El prin­ci­pal ob­je­ti­vo es te­ner el res­tau­ran­te lleno tan­to aden­tro co­mo afue­ra, no im­por­tan­do el cli­ma al que se es­té ex­pues­to, por eso nues­tra al­ter­na­ti­va pa­ra los me­ses de ma­yor ca­lor son los sis­te­mas de en­fria­mien­to pa­ra ex­te­rior que ayu­dan a en­friar el am­bien­te en lu­ga­res abier­tos cuan­do nor­mal­men­te era im­pen­sa­ble. Aun­que tam­bién es un ex­ce­len­te mé­to­do pa­ra lla­mar la aten­ción de clien­tes.

Es­tos sis­te­mas tam­bién se uti­li­zan pa­ra com­ba­tir el stress ca­ló­ri­co que afec­ta a los tra­ba­ja­do­res es­tá com­pro­ba­do que el ca­lor afec­ta en la to­ma de de­ci­sio­nes, y al te­ner al per­so­nal fres­co, da­rán tam­bién una me­jor ima­gen en los lu­ga­res de tra­ba­jo.

Igual­men­te se usa en el área de fu­ma­do­res por­que eli­mi­na olo­res; dis­mi­nu­ye el pol­vo; re­du­ce el pro­ble­ma de in­sec­tos por­que la bri­sa que ge­ne­ra los man­tie­ne le­jos, actúa co­mo un re­pe­len­te na­tu­ral.

En el ca­so re­si­den­cial mu­chas ve­ces se in­vier­ten mi­les de dó­la­res en te­ner una te­rra­za in­creí­ble, pe­ro la reali­dad es que las per­so­nas pa­san más tiem­po aden­tro que afue­ra, es di­fí­cil de ad­mi­tir­lo, pe­ro la reali­dad es que el ca­lor obli­ga a bus­car es­tar fres­cos y esos es­pa­cios se des­per­di­cian.

En ese sen­ti­do, así co­mo se pue­de te­ner el con­trol en el in­te­rior, se pue­de te­ner el con­trol del cli­ma en el ex­te­rior con es­tos sis­te­mas au­to­ma­ti­za­dos es­tos dis­mi­nui­rán con­si­de­ra­ble­men­te la tem­pe­ra­tu­ra en los me­ses de ca­lor más fuer­tes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Honduras

© PressReader. All rights reserved.