¿Có­mo usar ais­lan­tes tér­mi­cos re­flec­ti­vos?

Es­ta so­lu­ción pue­de ser co­lo­ca­da so­bre pla­cas de SIS­TE­MAS DE fi­BRO­CE­MEN­TO, YE­SO, O PO­LI­ES­TI­RENO, RE­flE­JA HAS­TA UN 97% DEL CA­LOR EN FOR­MA DE RA­YOS INFRARROJOS.

Construir Honduras - - ELEMENTOS - Por: Ing. Pa­blo So­bra­do Daw­ley, ge­ren­te de In­ge­nie­ría de Pro­dex

Pa­ra que los cie­los sus­pen­di­dos pue­dan fun­cio­nar co­mo ais­lan­tes exis­ten dis­tin­tos pro­duc­tos en el mer­ca­do de la cons­truc­ción que ayu­dan a que es­to su­ce­da, uno de ellos son los ais­lan­tes re­flec­ti­vos. Sin em­bar­go, se de­ben de to­mar en cuen­ta al­gu­nos as­pec­tos.

Uno de ellos es co­no­cer el ta­ma­ño de la cá­ma­ra de ai­re a la que es­ta­rá ex­pues­ta LA SU­PER­fi­CIE DE BA­JA EMITANCIA DEL AIS­LA­MIEN­TO, ES­TO DE­fi­NE EL VA­LOR DE RE­SIS­TEN­CIA tér­mi­ca de to­do el sis­te­ma.

En ca­so de que esa cá­ma­ra sea ma­yor a 8 PULGADAS, EL MA­TE­RIAL DE­JA DE SER UN AIS­LA­mien­to re­flec­ti­vo y se trans­for­ma en una ba-

Exis­ten

AIS­LAN­TES RE­flEC­TI­VOS QUE CUEN­TAN CON Nú­CLEO DE ES­PU­MA DE POLIETILENO DE CEL­DA CE­RRA­DA, QUE ES UNA EX­CE­LEN­TE MEMBRANA QUE RE­TAR­DA EL PA­SO

DEL VA­POR

RRERA RA­DIAN­TE, LA CUAL POR DE­fi­NI­CIóN NO TIE­NE UN VA­LOR DE RE­SIS­TEN­CIA TéR­MI­CA DE­fi­NI­DO.

Es­ta so­lu­ción pue­de ser co­lo­ca­da so­BRE PLA­CAS DE SIS­TE­MAS DE fi­BRO­CE­MEN­TO, YE­SO, O PO­LI­ES­TI­RENO. RE­FLE­JAN HAS­TA UN 97% DEL CA­LOR QUE VIA­JA EN FOR­MA DE RA­YOS INFRARROJOS, NOR­MAL­MEN­TE ES­TA TRANS­FE­REN­cia de ca­lor es la que pre­do­mi­na en un EDI­fi­CIO EN LAS éPO­CAS DE VERANO.

La per­so­na que cons­tru­ye de­be preo­cu­par­se por ga­ran­ti­zar que los ma­te­ria­les que va a uti­li­zar es­tén en buen es­ta­do, sean de ca­li­dad y no una imi­ta­ción que con el tiem­po le da­rá ma­los re­sul­ta­dos. Por ESO DE­BE EXI­GIR MA­TE­RIA­LES CER­TI­fi­CA­DOS.

En el mer­ca­do exis­ten ais­lan­tes re­flec­ti­vos que cuen­tan con nú­cleo de es­pu­ma de polietileno de cel­da ce­rra­da, que es una ex­ce­len­te membrana que re­tar­da el pa­so del va­por, que cuen­tan con cer­ti­fi­ca­cio­nes ASTM E 84 y NFPA 286, que per­mi­ten ofre­cer ais­lan­tes, que no pro­pa­gan la fla­ma, no ge­ne­ran hu­mos tó­xi­cos, ni com­bus­tión es­pon­tá­nea; con­vir­tién­do­se en una so­lu­ción efec­ti­va y se­gu­ra pa­ra cual­quier pro­yec­to ha­bi­ta­cio­nal.

Una certificación brin­da­da por una ter­ce­ra par­te, in­de­pen­dien­te de una re­la­ción clien­te­pro­vee­dor, da cons­tan­cia de que un pro­duc­to o ser­vi­cio cum­ple con los re­qui­si­tos o es­pe­ci­fi­ca­cio­nes téc­ni­cas, re­gla­men­tos y otras nor­ma­ti­vas por me­dio de la eva­lua­ción del mis­mo. De es­ta for­ma el pro­duc­to es di­fe­ren­cia­do y no ge­né­ri­co”.

Cua­li­da­des de los ais­la­mien­tos tér­mi­cos

Con los ais­lan­tes tér­mi­cos, el con­su­mi­dor tie­ne a la mano un alia­do que le per­mi­te pro­te­ger pun­tos cla­ves de un in­mue­ble, co­mo pa­re­des, pi­sos y te­chos, que de ma­ne­ra ami­ga­ble con el am­bien­te ayu­dan a te­ner un ma­yor con­fort y aho­rran ener­gía, ade­más de mi­ni­mi­zar el im­pac­to de las tem­pe­ra­tu­ras ex­tre­mas y re­du­cir el rui­do.

Los mis­mos per­mi­ten el aho­rro de ener­gía evi­tan­do tan­to el frío co­mo el ca­lor ex­tre­mo, y re­du­cen has­ta en un 50% la ne­ce­si­dad de uti­li­zar ai­re acon­di­cio­na­do pa­ra re­gu­lar la tem­pe­ra­tu­ra.

El con­su­mi­dor am­bien­tal­men­te res­pon­sa­ble, más allá de pro­duc­tos, bus­ca opor­tu­ni­da­des de con­ser­va­ción de la ener­gía. Los sis­te­mas de ais­la­mien­to tér­mi­co, op­ti­mi­zan la efi­cien­cia de sis­te­mas de ai­re acon­di­cio­na­do, re­fri­ge­ra­ción, tan­ques de agua ca­lien­te y ca­le­fac­ción, ade­más de brin­dar con­fort y pro­tec­ción en las cons­truc­cio­nes.

Me­dian­te la im­ple­men­ta­ción de ais­la­mien­tos re­flec­ti­vos se re­du­ce en­tre un 30% y has­ta en un 50% la uti­li­za­ción de dis­po­si­ti­vos de ai­re acon­di­cio­na­do, al evi­tar el pa­so del ca­lor del te­cho ha­cia aden­tro del re­cin­to e igual­men­te en con­di­cio­nes de frío ex­tre­mo, man­te­nien­do la tem­pe­ra­tu­ra in­ter­na con­for­ta­ble a cual­quier ho­ra del día, por lo que es­tas so­lu­cio­nes son con­si­de­ra­dos co­mo opor­tu­ni­da­des de con­ser­va­ción de la ener­gía, que im­pac­tan so­bre el ru­bro de con­su­mo eléc­tri­co, ade­más de brin­dar otros be­ne­fi­cios.

Ca­be re­sal­tar que es­tos pro­duc­tos pa­ra la cons­truc­ción tam­bién dis­mi­nu­yen el rui­do cau­sa­do por la llu­via, ade­más son li­bres de tó­xi­cos que da­ñan la ca­pa de ozono, li­via­na y fácil de ma­ne­jar, con aca­ba­dos de al­ta ca­li­dad y es­té­ti­ca. De igual for­ma, se op­ti­mi­za la pro­duc­ti­vi­dad de quie­nes la­bo­ran en cli­mas ex­tre­mos, al ofre­cer tem­pe­ra­tu­ras más agra­da­bles.

Un ais­lan­te mal co­lo­ca­do re­du­ce su desem­pe­ño en un 30%. Ade­más, con el pa­so del tiem­po po­dría oca­sio­nar da­ños im­por­tan­tes en el cie­lo­rra­so (so­bre el cual se co­lo­ca el ais­lan­te).

En ca­so de que el te­cho ten­ga una go­te­ra, por ejem­plo, el agua en­tra y cae so­bre el ais­lan­te. Si el pro­duc­to no se ins­ta­ló bien y que­dó flo­jo o mal ten­sa­do, el agua se co­mien­za a acu­mu­lar en esa sec­ción, lo que even­tual­men­te lle­va­ría a que el ais­lan­te ce­da y se rom­pa.

Otro pro­ble­ma sur­ge por­que los ais­lan­tes no se se­llan bien en­tre ellos. El pro­duc­to se fá­bri­ca en ro­llos con un an­cho es­tán­dar, por lo que es ne­ce­sa­rio co­lo­car va­rios pa­ra cu­brir el área com­ple­ta. Pa­ra unir un ro­llo con otro, es­tos se de­ben pe­gar y se­llar me­dian­te el mé­to­do es­ta­ble­ci­do.

Cuan­do no se rea­li­za un buen se­llo de los ro­llos, se da la sen­sa­ción de que en­tra ca­lor a la es­truc­tu­ra, pues que­dan es­pa­cios por don­de in­gre­sa el ai­re ca­lien­te y así se dis­mi­nu­ya la efi­cien­cia de los mis­mos.

¿QUé BE­NE­fi­CIOS po­seen los ais­lan­tes RE­flEC­TI­VOS?

Per­mi­te un me­jor uso del ai­re acon­di­cio­na­do por el aho­rro ener­gé­ti­co, ya que se evi­ta la ga­nan­cia de ca­lor de los pi­sos su­pe­rio­res. En el ca­so de que exis­tan usua­rios que no po­sean ai­re acon­di­cio­na­do, el he­cho de ais­lar el cie­lo ra­so re­du­ce el ries­go de con­den­sa­ción en ca­so de que el edi­fi­cio fue­ra cons­trui­do con lo­sas post ten­sa­das.

A ni­vel de edi­fi­ca­cio­nes de una so­la plan­ta que ya fue cons­trui­da, con cu­bier­tas de te­cho de di­fí­cil ac­ce­so o di­fí­ci­les de qui­tar, la me­jor op­ción de ais­lar la cons­truc­ción del ca­lor pro­ve­nien­te del te­cho, es ais­lan­do el cie­lo ra­so, per­mi­tien­do un re­cin­to más fres­co y un uso ra­cio­nal de ai­re acon­di­cio­na­do en ca­so de que el re­cin­to cuen­te con uno.

Ing. Pa­blo So­bra­do Daw­ley Pro­dex

Newspapers in Spanish

Newspapers from Honduras

© PressReader. All rights reserved.