Mo­ni­to­rear má­qui­nas de mo­vi­mien­tos de tie­rra

Los con­tro­les au­to­má­ti­cos per­mi­ten vi­sua­li­zar una se­rie de aler­tas de la ma­qui­na­rias de mo­vi­mien­tos de tie­rra

Construir Honduras - - MAQUINARIA - Por: Iguer Blan­dón, je­fe de Mer­ca­do de Ni­ca­ra­gua Ma­chi­nery Co. (NIMAC)

Mo­di­fi­car la to­po­gra­fía de un área de­ter­mi­na­da pa­ra adap­tar­la pa­ra un pro­yec­to pue­de sig­ni­fi­car gran­des re­tos y es por eso que ca­da vez más el mun­do de las ma­qui­na­rias ofre­cen una se­rie de so­lu­cio­nes in­te­gra­les pa­ra que los re­sul­ta­dos sean ca­si im­pe­ca­bles.

En el ru­bro de la cons­truc­ción, las ma­qui­na­rias ca­da vez más in­vo­lu­cran una se­rie de ser­vi­cios óp­ti­mos li­ga­dos con los avan­ces tec­no­ló­gi­cos. Mu­chas em­pre­sas hoy en día des­ti­nan una can­ti­dad im­por­tan­te de sus in­gre­sos en in­ves­ti­ga­ción y desa­rro­llo pa­ra que los due­ños de ma­qui­na­ria, des­de su ofi­ci­na pue­dan ver el es­ta­do de sus equi­pos en tiem- po real sin im­por­tar la ubi­ca­ción de la flo­ta.

Avan­ces co­mo es­tos per­mi­ten que la ma­qui­na­ria uti­li­za­da bri­de al usua­rio fi­nal fia­bi­li­dad, se­gu­ri­dad y co­mo­di­dad, por­que fa­ci­li­tan las la­bo­res y co­rri­gen otras que se es­tán rea­li­zan­do de ma­ne­ra inade­cua­da

Da­do que aho­ra el ser hu­mano tie­ne la ne­ce­si­dad de ma­ne­jar to­do des­de la pal­ma de su mano, es­te ti­po de ma­qui­na­rias pue­den con­sul­tar des­de una apli­ca­ción si, por ejem­plo, han au­men­ta­do los ci­clos de car­ga por día, in­clu­so pue­den per­ci­bir una se­rie de aler­tas de la ma­qui­na­rias de mo­vi­mien­tos de tie­rra que per­mi­te al usua­rio rea­li­zar ac­cio­nes pre­ven­ti­vas.

Si los ope­ra­do­res no es­tán uti­li­zan­do el equi­po de ma­ne­ra ade­cua­da, se pue­de co­rre­gir con una lla­ma­da

Uno de los sis­te­mas no­ve­do­sos has­ta la fe­cha es el Pro­duct Link, hard­wa­re que vie­ne en la ma­qui­na­ria Ca­ter­pi­llar. Es­te re­co­pi­la to­da la in­for­ma­ción de los di­fe­ren­tes com­po­nen­tes de la ma­qui­na­ria (in­di­can­do si exis­te una alar­ma por ma­la ope­ra­ción o si hay un sen­sor ac­ti­va­do), así co­mo tam­bién su po­si­ción e in­for­ma­ción aso­cia­da a pro­duc­ti­vi­dad es trans­mi­ti­da en tiem­po real a tra­vés de una red de sa­té­li­tes que se en­car­gan de re­trans­mi­tir la in­for­ma­ción a una cen­tral.

Es­to va li­ga­do una ten­den­cia mun­dial que ca­da vez to­ma eco, co­mo lo es el mo­ni­to­reo de equi­po, ya que si hay un des­per­fec­to en el sis­te­ma o si los ope­ra­do­res no es­tán uti­li­zan­do el equi­po de ma­ne­ra ade­cua­da, el due­ño o en­car­ga­do de la flo­ta pue­de co­rre­gir­lo con una so­la lla­ma­da.

La in­for­ma­ción de es­te ti­po pue­de ser vis­ta me­dian­te pla­ta­for­mas di­gi­ta­les o apli­ca­cio­nes, a los cua­les se tie­ne ac­ce­so. Una de ellas y pa­ra dar un ejem­plo con­cre­to es la lla­ma­da Vi­sion Link, si­tio que tie­nen ac­ce­so los due­ños de las ma­qui­na­rias con el fin de que es­tos pue­dan des­de sus lu­ga­res dar se­gui­mien­tos a es­tos tra­ba­jos que tie­nen co­mo ob­je­ti­vo mo­di­fi­car los sue­los.

Apli­ca­cio­nes co­mo es­tas, per­mi­ten al usua­rio re­du­cir cos­tos de com­bus­ti­bles, su­per­vi­sar las ope­ra­cio­nes y a su vez eje­cu­tar pro­gra­mas de man­te­ni­mien­to pre­ven­ti­vos más pre­ci­sos.

Hoy más que nun­ca, las em­pre­sas es­tán con­ven­ci­das que la adop­ción de la tec­no­lo­gía es cla­ve pa­ra au­men­tar la com­pe­ti­ti­vi­dad de nues­tra re­gión y es por eso que es­ta­mos en­fo­ca­dos en ha­cer que ca­da día más y más per­so­nas in­vo­lu­cra­das en la cons­truc­ción co­noz­can es­te ti­po de sis­te­mas no­ve­do­sos.

Al­go no­ve­do­so de es­tas má­qui­nas es el con­trol au­to­má­ti­co de ve­lo­ci­dad que ayuda a aho­rrar más com­bus­ti­ble, ajus­tan­do las re­vo­lu­cio­nes por mi­nu­to del mo­tor, pa­ra ade­cuar­se al tra­ba­jo. Otros dis­po­si­ti­vos que aho­rran com­bus­ti­ble in­clu­yen un ven­ti­la­dor de ve­lo­ci­dad va­ria­ble, un cir­cui­to de re­ge­ne­ra­ción del bra­zo y de la plu­ma y un mo­do económico, que re­du­ce el uso del com­bus­ti­ble has­ta en un 15%, en tan­to la pro­duc­ti­vi­dad se man­tie­ne.

Es­te ti­po de sis­te­mas de mo­ni­to­reo cons­tan­te vie­nen a fa­ci­li­tar a los en­car­ga­dos de di­ver­sos pro­yec­tos, sin em­bar­go es­tos de­ben to­mar en cuen­ta una se­rie de ele­men­tos an­tes de es­co­ger la ma­qui­na­ria ade­cua­da.

Es­tos de­ben ana­li­zar los as­pec­tos del pro­duc­to en sí y a su vez lo que de­man­da el pro­yec­to don­de se desea eje­cu­tar, por ejem­plo sa­ber las con­di­cio­nes del te­rreno, si es abra­si­vo, fan­go­so o ro­co­so van a de­ter­mi­nar por ejem­plo el ti­po de pun­tas que ne­ce­si­ta­ra el cu­cha­ron o el an­cho de las za­pa­tas del tren de ro­da­je.

Por otro la­do, si uno va a in­ver­tir en un equi­po tie­ne que ase­gu­rar­se que es­tá ob­te­nien­do el me­jor va­lor, y es­te es la su­ma­to­ria de va­rios as­pec­tos, que abar­can más allá del cos­to ini­cial del equi­po, sino tam­bién del cos­to de po­se­sión, es de­cir cuán­to es el cos­to por ho­ra del equi­po, que vie­ne da­do al su­mar nues­tros cos­tos de man­te­ni­mien­to pre­ven­ti­vo más los cos­tos de man­te­ni­mien­to co­rrec­ti­vos y los di­vi­di­mos en­tre las ho­ras de ope­ra­ción.

Mo­vi­mien­tos en mi­nas

La de­man­da de pro­duc­tos mi­ne­ros es su­pe­rior a cual­quier mo­men­to de la his­to­ria. El desa­rro­llo mun­dial y el au­men­to de la ur­ba­ni­za­ción con­du­cen a la de­pen­den­cia sos­te­ni­da de mi­ne­ra­les, me­ta­les y car­bón. Pa­ra las pró­xi­mas dé­ca­das, se es­pe­ra un in­cre­men­to im­por­tan­te en la de­man­da de ener­gía, lo que po­ne aún más én­fa­sis en los te­mas de su­mi­nis­tro, se­gu­ri­dad, cos­to e im­pac­to me­dioam­bien­tal.

Aho­ra se desa­rro­llan cons­tan­te­men­te nue­vas tec­no­lo­gías que ayu­dan a man­te­ner la se­gu­ri­dad de los tra­ba­ja­do­res y que le per­mi­ten apro­ve­char de me­jor ma­ne­ra la ope­ra­ción, des­de la ofi­ci­na has­ta el tra­ba­jo en te­rreno. Se to­ma un en­fo­que de gran pa­no­ra­ma con re­la­ción a la tec­no­lo­gía de mi­ne­ría, lo que ayuda a que la ope­ra­ción sea me­jor en ca­da pa­so del ca­mino.

Si bien nos da­mos cuen­ta que la in­ver­sión ini­cial que se ha­ce en oca­sio­nes es ma­yor al pro­me­dio, es un cos­to que tie­ne un re­torno muy atrac­ti­vo. En lo per­so­nal me lle­na de sa­tis­fac­ción ca­da vez que un nue­vo clien­te em­pie­za a ha­cer par­te de su día a día de to­das es­tas he­rra­mien­tas, por­que es un ca­mino que una vez que nos com­pro­me­te­mos a tran­si­tar­lo, no hay mar­cha atrás. A la vez que­da­mos a la es­pe­ra de los sal­tos que se nos ven­drán en un fu­tu­ro y es­tar pre­pa­ra­dos pa­ra que en nues­tra re­gión le sa­que­mos el má­xi­mo pro­ve­cho a ca­da uno de ellos.

Iguer Blan­dón Ni­ca­ra­gua Ma­chi­nery Co.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Honduras

© PressReader. All rights reserved.