El ca­mino pa­ra sor­tear los ries­gos en un pro­yec­to

No to­mar las me­di­das co­rrec­tas a la ho­ra de desa­rro­llar un pro­yec­to pue­de ge­ne­rar gran­des da­ños en te­ma de atra­sos, cos­tos y ma­la repu­tación.

Construir Honduras - - GESTION - Por: Mar­tin Croo­ke, eje­cu­ti­vo de Pro­yec­tos y Héc­tor Po­lo, pla­ni­fi­ca­dor de pro­yec­tos en CCA Pa­na­ma Corp.

En la in­dus­tria to­dos los pro­yec­tos en­fren­tan desafíos si­mi­la­res en te­mas de ries­go. Es­tos pue­den ser cla­si­fi­ca­dos en dos gru­pos: ries­gos con­cre­tos y ries­gos flui­dos.

En los pri­me­ros, la cla­si­fi­ca­ción es­tá in­te­gra­da por las con­di­cio­nes de sue­lo, el cli­ma y la pro­duc­ti­vi­dad, en­tre otros; mien­tras que en los ries­gos flui­dos, in­clui­mos te­mas de in­ge­nie­ría (di­se­ño e in­ge­nie­ría de va­lor), le­ga­les, de am­bien­te, fi­nan­cie­ros, co­mer­cia­les y de sin­di­ca­tos, etc.

El te­ma de aná­li­sis de ries­go es de al­ta im­por­tan­cia y cuen­ta con cier­tas va­ria­cio­nes se­gún el país y ti­po de pro­yec­to. Es por es­to que un buen aná­li­sis y ma­ne­jo de ries­go de­be ser im­ple­men­ta­do en to­do el ci­clo de vi­da del pro­yec­to.

Por es­to se re­cal­ca que nun­ca de­be­mos es­pe­rar a que el pro­ble­ma sur­ja pa­ra to­mar ac­ción, ya que se­ría de­ma­sia­do tar­de, por el con­tra­rio, de­be­mos siem­pre ser proac­ti­vos y pen­sar con an­te­la­ción.

La iden­ti­fi­ca­ción y cla­si­fi­ca­ción de los ries­gos ba­sán­do­nos en el con­trol de la na­tu­ra­le­za, ca­te­go­rías, im­pac­tos y mi­ti­ga­cio­nes es un as­pec­to fun­da­men­tal en la ad­mi­nis­tra­ción de ries­gos.

En CCA Pa­na­má es­ta­mos orien­ta­mos a que en ca­da obra proac­ti­va­men­te se ana­li­ce y se ad­mi­nis­tren las ac­cio­nes de ma­ne­jo de ries­go du­ran­te to­do el ci­clo de vi­da del pro­yec­to con las si­guien­tes eta­pas de ries­go e iden­ti­fi­ca­ción: La eta­pa I, se tra­ta del desa­rro­llo del pro­yec­to e in­clu­ye la ve­ri­fi­ca­ción de via­bi­li­dad, es­tu­dios, en­cues­tas, me­dioam­bien­tal, fi­nan­cie­ro, etc. Es en esa eta­pa cuan­do los ries­gos de­ben tra­tar de abar­car­se en su ma­yo­ría. Los es­tu­dios son pre­ci­sa­men­te do­cu­men­tos que nos per­mi­ten eva­luar de an­te­mano los po­si­bles pro­ble­mas que po­da­mos en­con­trar du­ran­te la eje­cu­ción.

La eta­pa II, es­ta­ble­ce el pre con­tra­to, que es don­de se efec­túa la de­bi­da di­li­gen­cia, las vi­si­tas al si­tio pa­ra con­fir­mar en lo po­si­ble lo es­ta­ble­ci­do en los es­tu­dios pre­vios, aná­li­sis de pre­cios, la con­tin­gen­cia, li­ci­ta­cio­nes, ne­go­cia­cio­nes de con­tra­to, se­gu­ros, bo­nos, etc.

La eta­pa III abar­ca la pla­ni­fi­ca­ción. En es­ta fa­se po­de­mos en­fren­tar­nos con la or­ga­ni­za­ción, apro­vi­sio­na­mien­to de ma­te­ria­les, equi­pos, sis­te­ma de ad­mi­nis­tra­ción del pro­yec­to y la lí­nea ba­se, con­tra­ta­ción de sub­con­tra­tis­ta, pro­vee­dor, etc.

En la eta­pa IV, la eje­cu­ción en­tra en ac­ción. Aquí po­de­mos ver la ad­mi­nis­tra­ción de con­tra­tos, la ges­tión de ór­de­nes de cam­bio, así co­mo la pro­gra­ma­ción y con­trol de cos­tos.

Fi­nal­men­te te­ne­mos la eta­pa V, don­de se rea­li­za el cie­rre. En es­ta úl­ti­ma eta­pa po­de­mos con­tem­plar la co­rrec­ción de de­fec­tos y la re­ten­ción.

Mar­tin Croo­ke

Hec­tor Po­lo

Newspapers in Spanish

Newspapers from Honduras

© PressReader. All rights reserved.