¿Có­mo re­du­cir cos­tos aso­cia­dos a la co­rro­sión?

La re­pa­ra­ción de es­truc­tu­ras co­rroi­das as­cien­de a los US$2,5 bi­llo­nes anua­les en el mundo. Con las prác­ti­cas co­rrec­tas es­to se re­du­ci­ría en­tre un 15 y un 35%.

Construir Honduras - - PINTURAS - Ing. An­drés Du­que, ge­ren­te re­gio­nal de lí­nea de man­te­ni­mien­to in­dus­trial de Sher­win Wi­lliams.

La co­rro­sión es un pro­ce­so de reac­ción quí­mi­ca en la que el me­tal bus­ca vol­ver a su es­ta­do na­tu­ral. Es­te pro­ce­so no so­lo tie­ne con­se­cuen­cias es­té­ti­cas co­mo la for­ma­ción de óxi­do y la pér­di­da de bri­llo de los ma­te­ria­les sino que tam­bién afec­ta a la du­ra­bi­li­dad y a la se­gu­ri­dad de las es­truc­tu­ras, dis­mi­nu­yen­do el tiem­po de vi­da útil del me­tal.

Vi­vir fren­te al mar o en zo­nas cer­ca­nas a las pla­yas tie­ne sin du­da un gran atrac­ti­vo para mu­chas per­so­nas. Al­gu­nos tie­nen la opor­tu­ni­dad de po­der ad­qui­rir una ca­sa de pla­ya para des­can­sar du­ran­te los fi­nes de se­ma­na y va­ca­cio­nes. Sin em­bar­go, to­dos los que han vi­vi­do en zo­nas cos­te­ras sa­ben que exis­te un enemi­go co­mún: la co­rro­sión.

En es­tas áreas cer­ca­nas a la pla­ya, lue­go de ad­qui­rir mue­bles nue­vos o cons­truir con es­truc­tu­ras me­tá­li­cas, uno pue­de ob­ser­var có­mo las si­llas, las puer­tas, los elec­tro­do­més­ti­cos, los te­chos, las som­bri­llas y to­dos los me­ta­les del ho­gar van ad­qui­rien­do un co­lor ro­ji­zo ca­rac­te­rís­ti­co del fe­nó­meno de la co­rro­sión.

Los am­bien­tes ma­ri­nos son los más ex­pues­tos a es­ta reac­ción quí­mi­ca, ya que tie­nen dos com­po­nen­tes que ace­le­ran con­si­de­ra­ble­men­te es­ta fu­sión, co­mo la hu­me­dad y el clo­ru­ro de so­dio (o sal). Am­bos agen­tes son ca­ta­li­za­do­res de la oxi­da­ción lo que in­cre­men­ta el de­te­rio­ro de los me­ta­les.

Un es­tu­dio de Me­di­das In­ter­na­cio­na­les para la Pre-

Newspapers in Spanish

Newspapers from Honduras

© PressReader. All rights reserved.