Ais­lan­tes acús­ti­cos, alia­dos de los pa­cien­tes

Los al­tos ni­ve­les de rui­do en cen­tros de sa­lud au­men­tan la eu­fo­ria y la in­tran­qui­li­dad de las per­so­nas aten­di­das, pa­ra lo que se ne­ce­si­tan ma­te­ria­les que ga­ran­ti­cen el con­fort.

Construir Honduras - - ELEMENTOS -

La acús­ti­ca den­tro de la ar­qui­tec­tu­ra jue­ga un pa­pel im­por­tan­te pa­ra ge­ne­rar es­pa­cios de con­fort am­bien­tal por­que es un con­cep­to que abar­ca di­fe­ren­tes cam­pos y fa­ce­tas, in­vo­lu­cran­do el di­se­ño ar­qui­tec­tó­ni­co y el di­se­ño in­te­rior. Al igual que en la psi­co­lo­gía del co­lor, se han rea­li­za­do di­ver­sos es­tu­dios so­bre los efec­tos que pro­du­ce en los usua­rios y los fac­to­res que hay que to­mar en cuen­ta pa­ra pro­du­cir una ex­pe­rien­cia agra­da­ble.

Di­chos es­tu­dios han com­pro­ba­do que la con­ta­mi­na­ción acús­ti­ca en hos­pi­ta­les afec­ta de ma­ne­ra di­rec­ta a la per­cep­ción es­pa­cial del pa­cien­te y a su re­cu­pe­ra­ción. Cuan­do hay al­tos ni­ve­les de rui­do den­tro de es­tos cen­tros, se au­men­ta la eu­fo­ria y la in­tran­qui­li­dad de las per­so­nas que es­tán sien­do aten­di­das, per­so­nas que se en­cuen­tran en es­pe­ra o in­clu­so el per­so­nal mé­di­co que tie­ne que con­cen­trar­se en su diag­nós­ti­co pa­ra ayu­dar a los pa­cien­tes.

En el ca­so de las per­so­nas en es­ta­do de re­cu­pe­ra­ción, el te­ner un en­torno tran­qui­lo y ais­la­do de rui­dos pue­de ayu­dar a que su re­cu­pe­ra­ción sea más rá­pi­da, ya que se ha con­fir­ma­do de ca­sos en que el rui­do ha pro­vo­ca­do al­te­ra­cio­nes en el rit­mo car­día­co, pre­sión san­guí­nea e in­clu­so efec­tos en el es­ta­do de áni­mo y an­sie­dad del pa­cien­te.

Pa­ra Su­sa­na Gon­zá­lez, gerente de Ven­tas de USG, es im­por­tan­te las bue­nas con­di­cio­nes am­bien­ta­les acús­ti­cas pa­ra el con­fort de los pa­cien­tes en re­cu­pe­ra­ción. Adi­cio­nal, se de­ben con­si­de­rar fac­to­res le­ga­les, co­mo son la pro­tec­ción de la pri­va­ci­dad de las con­sul­tas mé­di­cas y de am­bien­te, par­ti­cu­lar­men­te cuan­do los hos­pi­ta­les se en­cuen­tran ro­dea­dos de fuen­tes de so­ni­do im­por­tan­tes co­mo ae­ro­puer­tos, ca­rre­te­ras o in­dus­tria.

Hay am­bien­tes que téc­ni­ca­men­te re­quie­ren cier­tos pa­rá­me­tros de ais­la­mien­to de­bi­do a la ac­ti­vi­dad que en ellos se rea­li­za. Den­tro de los hos­pi­ta­les exis­ten zo­nas muy di­fe­ren­cia­das en cuan­to al ti­po de ocu­pan­tes y el uso que es­tos ha­cen del es­pa­cio. Por ello, des­de el pun­to de vis­ta acús­ti­co es im­por­tan­te plan­tear su­per­fi­cies ab­sor­ben­tes del so­ni­do en el te­cho y en las pa­re­des, pa­ra que la voz no re­bo­te en ex­ce­so y se ge­ne­ren in­có­mo­dos ecos.

El Arq. Luis Cruz, de Pro­di­co, ex­pli­có que en de­pen­den­cia del am­bien­te se uti­li­za­rá un ais­lan­te que ten­ga ma­yor vi­da útil que otro, tam­bién in­flu­ye la al­tu­ra de los sa­lo­nes ya que mu­chas ve­ces no se to­man las me­di­das ne­ce­sa­rias y se pro­du­ce eco en lu­ga­res co­mo sa­las de es­pe­ra y lob­bies.

Di­se­ño acús­ti­co PA­RA EDI­fi­CA­CIO­NES

El acon­di­cio­na­mien­to acús­ti­co en los hos­pi­ta­les se pue­de lo­grar de va­rias ma­ne­ras de-

Por Ma­ría Mel­ba Ca­le­ro | ma­ria.ca­le­ro@gru­po­cer­ca.com

Newspapers in Spanish

Newspapers from Honduras

© PressReader. All rights reserved.