Im­pu­nI­dad Sa­lud, corrupción y jus­ti­cia

Diario El Heraldo - - Opinión -

La corrupción en el IHSS y en Sa­lud Pú­bli­ca es cri­men de le­sa hu­ma­ni­dad. Mag­ni­fi­ca­ron el de­li­to am­pa­ra­dos en la im­pu­ni­dad. Nun­ca juz­gan a quie­nes ocu­pan­do al­tos car­gos se co­lu­den con em­pre­sa­rios pa­ra de­lin­quir. El mon­to ro­ba­do es inima­gi­na­ble e irre­cu­pe­ra­ble. Com­pi­ten el IHSS y Sa­lud Pú­bli­ca. A cual peor.

Con Zelaya y Lobo, la corrupción fue es­can­da­lo­sa. Hu­bo un con­ti­nuo cam­bio de mi­nis­tros en Sa­lud mien­tras en el Se­gu­ro So­cial un so­lo de­lin­cuen­te apa­dri­na­do sa­queó esa ins­ti­tu­ción, que no se re­cu­pe­ra­rá fá­cil­men­te. La corrupción es red que in­vo­lu­cra a los que son, los que apa­ren­tan no ser y los que en ver­dad no son. Un en­tra­ña­ble ami­go y co­le­ga mu­rió en el IHSS por el “no hay” y el “has­ta ma­ña­na”. Cri­mi­na­les.

Hay aún ile­ga­les co­mer­cian­tes de me­di­ca­men­tos y equi­pos aso­cia­dos con au­to­ri­da­des y po­lí­ti­cos in­flu­yen­tes que ven­den a pre­cios exa­ge­ra­dos pro­duc­tos de ma­la ca­li­dad.

Se des­ta­pa la corrupción, la fis­ca­lía es­can­da­li­za con “aho­ra sí y nun­ca más” y los co­rrup­tos zu­rra­dos de la ri­sa si­guen ejer­cien­do en au­gus­ta im­pu­ni­dad.

El es­cán­da­lo ha­ce que los de­lin­cuen­tes aco­mo­den apa­re­jos pa­ra es­con­der­se, huir o llo­ri­quear como inocen­tes perseguidos po­lí­ti­cos. Nun­ca pro­gre­san los jui­cios, to­do que­da como “ex­tra” de pe­lí­cu­la de ban­di­dos que ja­más se com­ple­ta. La trans­pa­ren­cia no se apli­ca ni ex­pli­ca. De nue­vo des­ta­pan a la ex se­cre­ta­ria ge­ne­ral de la Se­cre­ta­ría de Sa­lud que an­tes “prac­ti­có” en el Con­gre­so Na­cio­nal, que di­cién­do­se inocen­te con­vo­có a una con­fe­ren­cia de pren­sa que nun­ca dio. Quien la pro­mo­vió se lo prohi­bió. Tu­vo tiem­po pa­ra arre­glar los car­gos, pre­su­mir aco­so e in­cul­par a otros pa­ra go­zar del pe­cu­la­do. His­to­ria re­pe­ti­da. Y vi­vie­ron todos con­ten­tos.

¿Qué pa­só con los Gu­tié­rrez? Se les pa­só de tues­te. Es­cán­da­lo, jui­cio sin jui­cio, di­la­to­rias y ol­vi­do. No per­dón. En Sa­lud hay co­rrup­tos in­to­ca­bles, re­co­no­ci­dos, pro­te­gi­dos, po­lí­ti­cos de siem­pre, ad­mi­nis­tra­do­res, mi­nis­tros, dipu­tados y has­ta la esposa un ex­pre­si­den­te se men­cio­nó. Es tan ob­vio el la­tro­ci­nio y con tan­tas prue­bas feha­cien­tes que no hay jus­ti­fi­ca­ción al­gu­na pa­ra fin­gir ig­no­ran­cia. Ya no ex­pli­quen, apli­quen la ley. Y pun­to.

El co­rrup­to en sa­lud no me­re­ce me­di­das sus­ti­tu­ti­vas, sino un jui­cio se­rio y sen­ten­cia con­tun­den­te. Re­cu­pe­rar lo ro­ba­do y cár­cel de por vi­da. Las de­nun­cias son pa­pel mo­ja­do que se pasan por ba­je­ras. Los co­rrup­tos es­tán más or­ga­ni­za­dos y bien en­tro­ni­za­dos en el go­bierno. Y man­dan. La corrupción tie­ne nom­bre y ape­lli­do. Nun­ca ha­brá paz y jus­ti­cia si los que sa­ben ca­llan. El si­len­cio es corrupción.

Ro­bar­le la sa­lud al pue­blo más ne­ce­si­ta­do es un cri­men que no pres­cri­be. Por pri­me­ra vez há­gan­le jus­ti­cia a Hon­du­ras. La corrupción no se per­do­na, nun­ca

¿Qué pa­só con los Gu­tié­rrez? Se les pa­só de tues­te. Es­cán­da­lo, jui­cio sin jui­cio, di­la­to­rias y ol­vi­do. No per­dón”.

“Las de­nun­cias son pa­pel mo­ja­do que se pasan por ba­je­ras. Los co­rrup­tos es­tán más or­ga­ni­za­dos y bien en­tro­ni­za­dos en el go­bierno”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Honduras

© PressReader. All rights reserved.