In­vI­ta­do His­tó­ri­ca vi­si­ta de Oba­ma a Cu­ba

Diario El Heraldo - - Opinión -

La di­so­lu­ción de la Unión So­vié­ti­ca en 1991 transformó al en­fren­ta­mien­to en­tre es­tas dos na­cio­nes en una cues­tión anacró­ni­ca, en un con­flic­to fal­to de fun­da­men­tos, en una anéc­do­ta den­tro del sis­te­ma in­ter­na­cio­nal. An­tes de aque­lla fe­cha las co­sas eran di­fe­ren­tes. La Ha­ba­na fue du­ran­te dé­ca­das un en­cla­ve geo­es­tra­té­gi­co de Mos­cú en el co­ra­zón mis­mo del área de in­fluen­cia di­rec­ta de Was­hing­ton. Una ban­de­ra ro­ja cla­va­da en el cen­tro de gra­ve­dad del pa­tio tra­se­ro nor­te­ame­ri­cano. La Cri­sis de los Mi­si­les de 1962 tras­for­mó a las 90 mi­llas que se­pa­ran a Cu­ba de Key West (pun­to más aus­tral de los Es­ta­dos Uni­dos) en el es­ce­na­rio de ma­yor ten­sión del pla­ne­ta. Fue allí don­de se ma­te­ria­li­zó la pre­sión má­xi­ma ejer­ci­da por dos su­per­po­ten­cias rec­to­ras de un sis­te­ma de po­der bi­po­lar en de­li­ca­do equi­li­brio. Los blo­ques ideo­ló­gi­cos del so­cia­lis­mo real y el mundo li­bre se vie­ron las ca­ras sin ne­ce­si­dad de bi­no­cu­la­res. La des­truc­ción mu­tua ase­gu­ra­da es­tu­vo a un ápi­ce de con­cre­tar­se.

Pe­ro to­do es­to es his­to­ria ha­ce ya 25 años. Un cuar­to de si­glo ha pa­sa­do des­de que el Krem­lin se re­ti­ra­ra de la is­la, de­ján­do­le a Fi­del Cas­tro mu­cho me­nos que el 0.01% de la re­le­van­cia geo­po­lí­ti­ca que su­pie­ra te­ner. Des­de en­ton­ces a es­ta par­te so­lo per­sis­tió la re­tó­ri­ca y el sim­bo­lis­mo, ali­men­ta­dos por el me­ro efec­to de la iner­cia. Di­ri­gen­tes en La Ha­ba­na y en Was­hing­ton pa­re­cían no ha­ber com­pren­di­do que las fuer­zas pro­fun­das del sis­te­ma po­lí­ti­co in­ter­na­cio­nal ya no em­pu­ja­ban a es­tos dos paí­ses al con­flic­to. Los tiem- pos de la po­lí­ti­ca pue­den ser irra­cio­nal­men­te lar­gos, pe­ro fi­nal­men­te la ló­gi­ca aca­ba por im­po­ner­se. Raúl Cas­tro, con una vi­sión más prag­má­ti­ca que la de su her­mano y Ba­rack Oba­ma, con una es­tra­te­gia di­fe­ren­te a la de sus an­te­ce­so­res, fi­nal­men­te se dan la mano. Se ne­ce­si­ta­ban dos pa­ra el tan­go.

El Pre­si­den­te de los Es­ta­dos Uni­dos le agre­ga así un tro­feo a su le­ga­do. Cie­rra un con­flic­to de más de me­dio si­glo sin dis­pa­rar una ba­la. Sin una nue­va gue­rra por la teó­ri­ca “li­ber­tad” que sue­len au­gu­rar las in­ter­ven­cio­nes nor­te­ame­ri­ca­nas. Al­go si­mi­lar a lo su­ce­di­do con la re­so­lu­ción pa­cí­fi­ca del con­flic­to con Irán. El acuer­do nu­clear al­can­za­do con Tehe­rán se en­mar­ca den­tro de la mis­ma ló­gi­ca. Ce­rrar fren­tes abier­tos por la vía di­plo­má­ti­ca. Oba­ma lo con­si­gue al me­nos en es­tos dos ca­sos.

Lue­go de Cu­ba el Air For­ce One via­ja­rá a Bue­nos Ai­res, don­de Was­hing­ton in­ten­ta cum­plir una mi­sión al­go más con­tem­po­rá­nea. Vol­ver a acer­car­se a Amé­ri­ca La­ti­na tras más de una dé­ca­da de go­bier­nos de re­tó­ri­ca an­ti­nor­te­ame­ri­ca­na. Con el Kirch­ne­ris­mo fue­ra del po­der la Ar­gen­ti­na se trans­for­ma en un alia­do fun­da­men­tal pa­ra re­cons­truir re­la­cio­nes con Su­da­mé­ri­ca. La de­ci­sión de la Ca­sa Blan­ca de des­cla­si­fi­car ar­chi­vos vin­cu­la­dos a pa­sa­das in­je­ren­cias de Was­hing­ton en la Ar­gen­ti­na mues­tran un ag­gior­na­men­to en la es­tra­te­gia de apro­xi­ma­ción. Se in­ten­ta, al igual que en el ca­so cu­bano, de­jar atrás los te­mas pen­dien­tes de la ex­tin­ta Gue­rra Fría

Raúl Cas­tro, con una vi­sión más prag­má­ti­ca que la de su her­mano, y Ba­rack Oba­ma, con una es­tra­te­gia di­fe­ren­te a la de sus an­te­ce­so­res, fi­nal­men­te se dan la mano. Se ne­ce­si­ta­ban dos pa­ra el tan­go”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Honduras

© PressReader. All rights reserved.