De 60 dis­pa­ros ma­tan a una trans­por­tis­ta y a su hi­jo en SPS

La ma­dre aca­ba­ba de pa­sar por su vás­ta­go, que go­za­ba de pre­li­be­ra­ción. Con­ta­ron 60 cas­qui­llos en la es­ce­na

Diario El Heraldo - - Portada - SAN PE­DRO SU­LA

La tran­qui­li­dad que im­pe­ra­ba en la Ave­ni­da Juan Pa­blo II del ba­rrio San Cris­tó­bal de es­ta ciu­dad fue in­te­rrum­pi­da, de re­pen­te, por una rá­fa­ga de dis­pa­ros de fu­si­les AK-47.

El ob­je­ti­vo eran los ocu­pan­tes de una ca­mio­ne­ta Hyun­dai Tuc­son, co­lor ver­de, que tran­si­ta­ba por el lu­gar.

Eran cer­ca de las 7:55 de la ma­ña­na de ayer cuan­do un vehícu­lo co­lor blan­co 3.0 y una mo­to­ci­cle­ta da­ban se­gui­mien­to a la ca­mio­ne­ta don­de via­ja­ban la trans­por­tis­ta Ana Tri­ni­dad Agui­le­ra Men­do­za (53) y su hi­jo Héctor Ama­do Laí­nez Agui­le­ra (32). Los mal­vi­vien­tes se les pu­sie­ron al par, los cer­ca­ron por am­bos la­dos, les dis­pa­ra­ron y al cer­cio­rar­se que los ha­bían ma­ta­do, se mar­cha­ron.

En un pe­rí­me­tro de cien me­tros que­da­ron es­par­ci­dos los cas­qui­llos de ar­ma ca­li­bre 5.56 mi­lí­me­tros. Apro­xi­ma­da­men­te 60 cas­qui­llos fue­ron re­co­lec­ta­dos por los agen­tes de ins­pec­cio­nes ocu­la­res de la Di­rec­ción de In­ves­ti­ga­ción Po­li­cial (DPI).

“Hay más de 60 cas­qui­llos de ca­li­bre 5.56 y los téc­ni­cos ha­cen las pes­qui­sas en el ca­so. Las uni­da­des de in­te­li­gen­cia tra­ba­jan pa­ra de­ter­mi­nar quién era el ob­je­ti­vo (de las dos víc­ti­mas). Fue­ron in­ter­cep­ta­dos por una mo­to­ci­cle­ta y un 3.0 des­de don­de les dis­pa­ra­ron. El ob­je­ti­vo era aca­bar con la vi­da de es­tas per­so­nas, gra­cias a Dios no hu­bo otras per­so­nas he­ri­das por­que hu­bo per­fo­ra­cio­nes en vi­vien­das y ne­go­cios cer­ca­nos”, ex­pli­có Miguel Pé­rez Sua­zo, Je­fe no­roc­ci­den­tal de la Di­rec­ción Po­li­cial de In­ves­ti­ga­cio­nes (DPI).

Los he­chos

Ana Tri­ni­dad sa­lió de su vi­vien­da rum­bo al cen­tro pe­nal sam­pe­drano, en ese lu­gar, a las 7:30 AM, re­co­gió a su hi­jo Héctor Ama­do, quien go­za­ba de pre­li­be­ra­ción y es­ta­ba re­clui­do en el es­ta­ble­ci­mien­to des­de el 2003, por or­den del Juz­ga­do de Le­tras de La Cei­ba por el de­li­to de ho­mi­ci­dio.

en vi­da

Jun­tos iban al hospital a vi­si­tar a la ma­dre y abue­la res­pec­ti­va­men­te, pe­ro no ha­bían ni pa­sa­do cin­co mi­nu­tos des­de que am­bos se en­con­tra- ron cuan­do se per­pe­tró el ata­que con­tra ellos.

Ana con­du­cía la uni­dad y qui­so, ase­gu­ran tes­ti­gos, es­qui­var a sus ase­si­nos, pe­ro la cer­ca­ron, por lo que no hu­bo for­ma de li­brar­se de la rá­fa­gas que con­tra ellos dis­pa­ra­ron los ase­si­nos.

Una ho­ra des­pués agen­tes de la DPI lle­ga­ron pa­ra re­co­lec­tar las evi­den­cias, ins­pec­cio­nar la zo­na y ob­te­ner in­for­ma­ción de tes­ti­gos y fa­mi­lia­res. Fue en ese mo­men­to que se es­ta­ble­ció que Ana Tri­ni­dad era due­ña de va­rias uni­da­des de bu­ses ra­pi­di­tos de la ru­ta Fe­li­pe Zelaya ha­cia el Cen­tro de San Pe­dro Su­la.

Fa­mi­lia­res de las víc­ti­mas lle­ga­ron, las es­ce­nas eran des­ga­rra­do­ras, no da­ban cré­di­to a lo ocu­rri­do y en­tre gri­tos y so­llo­zos ex­cla­ma­ban “¿ Por qué? ¿Por qué ma­tan a la gen­te hon­ra­da, es­to no pue­de

FO­TOS: EL HERALDO

En la es­ce­na del cri­men las au­to­ri­da­des po­li­cia­les con­ta­bi­li­za­ron por lo me­nos 60 cas­qui­llos de ba­las de 5.56 mi­lí­me­tros.

Fa­mi­lia­res la­men­tan des­con­so­la­dos el ase­si­na­to de sus pa­rien­tes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Honduras

© PressReader. All rights reserved.