“No me quie­ro ir. Dios me va a cui­dar, quie­ro que­dar­me aquí”

De­sola­ción Mas de 30 fa­mi­lias in­te­gra­das por ni­ños, adul­tos y jó­ve­nes aban­do­na­ron el sec­tor de El Ho­yo de la co­lo­nia Las Torres por te­mor a las ame­na­zas de los pan­di­lle­ros, quie­nes les die­ron un pla­zo de 48 ho­ras pa­ra sa­lir de sus ca­sas

Diario El Heraldo - - Portada - TE­GU­CI­GAL­PA Re­dac­ción El Heraldo dia­rio@el­he­ral­do.hn

Más de 30 fa­mi­lias aban­do­na­ron un sec­tor de la co­lo­nia Las Torres por­que pan­di­lle­ros de la 18 les die­ron 48 ho­ras pa­ra de­jar sus ca­sas.

“No me quie­ro ir, quie­ro que­dar­me aquí, Dios me va a cui­dar”. Así se ex­pre­só con tris­te­za un hom­bre de 88 años que re­si­de jun­to a su es­po­sa en el sec­tor co­no­ci­do co­mo El Ho­yo, tam­bién co­no­ci­do co­mo El Río en la co­lo­nia Torres de Co­ma­ya­güe­la. El oc­to­ge­na­rio es par­te de más de 30 fa­mi­lias a las que in­adap­ta­dos so­cia­les per­te­ne­cien­tes a la pan­di­lla 18 les die­ron un pla­zo de 48 ho­ras pa­ra desalojar sus ca­sas ba­jo ame­na­zas de muer­te, se­gún lo re­la­ta­do por tes­ti­gos. Des­de ha­ce me­nos de 10 días los ha­bi­tan­tes de es­ta zo­na han vi­vi­do en zo­zo­bra por la muer­te del jo­ven Hitler Ado­nay Pas­cón Re­yes, de 20 años, quien fue acri­bi­lla­do a ba­la­zos por su­pues­tos pan­di­lle­ros que pa­sa­ron por el sec­tor en el mo­men­to que él tra­ba­ja­ba en un pre­dio pa­ra la cons­truc­ción de una ca­sa.

La si­tua­ción se agra­vó el miér­co­les al­re­de­dor de las 7:30 de la no­che, cuan­do en­tre ocho y 10 su­pues­tos in­te­gran­tes de la pan­di­lla 18 lle­ga­ron a una ca­sa ubi­ca­da cer­ca del río Gua­ce­ri­que a de­cir­le a una fa­mi­lia de ese sec­tor que le da­ban 48 ho­ras pa­ra aban­do­nar ese lu­gar. Los ti­pos hi­cie­ron dis­pa­ros pa­ra in­ti­mi­dar a la gen­te. Ha­ce cin­co días los pan­di­lle­ros des­alo­ja­ron a cua­tro fa­mi­lias que vi­vían en un ce­rro del otro la­do del río y lue­go que sa­lie­ron pro­ce­die­ron a que­mar­les sus pe­que­ñas ca­sas cons­trui­das de ma­de­ra.

Tras co­no­cer la in­for­ma­ción so­bre la ame­na­za, pe­lo­to­nes de po­li­cías pre­ven­ti­vos, así co­mo ele­men­tos de las uni­da­des es­pe­cia­les de la Po­li­cía Na­cio­nal (Co­bras y TI­GRES) se des­pla­za­ron a la zo­na a rea­li­zar pa­tru­lla­jes.

Tam­bién equi­pos de in­te­li­gen­cia de las Fuer­zas Ar­ma- das y de la Po­li­cía ini­cia­ron un tra­ba­jo en­cu­bier­to orien­ta­do a iden­ti­fi­car y cap­tu­rar a los res­pon­sa­bles de las ame­na­zas con­tra los ha­bi­tan­tes.

Éxo­do de fa­mi­lias

Des­de las pri­me­ras ho­ras de la ma­ña­na los ha­bi­tan­tes co­men­za­ron a aban­do­nar sus vi­vien­das que con el sa­cri­fi­cio de va­rios años lo­gra­ron cons­truir en es­ta zo­na con­flic­ti­va de la ca­pi­tal. Mu­je­res, hom­bres, jó- ve­nes y ni­ños sa­lían de sus ca­sas car­gan­do en hom­bros los col­cho­nes, mue­bles de sa­la, apa­ra­tos elec­tró­ni­cos, tras­tos de co­ci­na y has­ta sus ga­lli­nas que te­nían en los so­la­res de sus ca­sas pa­ra apro­ve­char los hue­vos y la pro­duc­ción de po­llos.

Mien­tras, el oc­to­ge­na­rio que se re­sis­tía a sa­lir de su ca­sa ma­ni­fes­tó que su vi­vien­da la edi­fi­có gra­cias a su tra­ba­jo de va­rios años co­mo vi­gi­lan­te.

Ves­ti­do con una cal­zo­ne­ta y sin ca­mi­sa se atrin­che­ró en la en­tra­da a su cuar­to a ob­ser­var a su es­po­sa que se iba con sus hi­jos y lo de­ja­ba so­lo.

“No me quie­ro ir, quie­ro que­dar­me aquí, hay Dios me va a cui­dar”, ex­pre­só el oc­to­ge­na­rio. Yo, agre­gó, aquí soy apar­te, no me me­to con nadie, soy cris­tiano y di­go que yo me voy a que­dar.

Di­jo ser ori­gi­na­rio de Rei­to­ca y que a su avan­za­da edad tra­ba­ja en una ins­ti­tu­ción ban­ca­ria de qui­tar y po­ner una ca­de­na, por lo cual de­ven­ga sa­la­rio de 2,500 lem­pi­ras.

Por su par­te, su com­pa­ñe­ra de ho­gar ma­ni­fes­tó que se iba con pe­sar de de­jar so­lo a su es­po­so, pe­ro que fue obli­ga­da por sus hi­jos que la quie­ren pro­te­ger.“Nun­ca me ha to­ca­do dor­mir en ca­sa aje­na, aun­que sea de mi fa­mi­lia, pe­ro es pa­ra ha­cer cum­plir los de­seos de mis hi­jos”, ex­pre­só sin po­der con­te­ner el llan­to.

“La ca­si­ta es hu­mil­de, pe­ro nos ser­vía, no nos mo­já­ba­mos”, di­jo la es­po­sa del ce­la­dor. Un ofi­cial de los Co­bras ase­gu­ró que el re­cla­mo de des­alo­jo fue di­ri­gi­do a una fa­mi­lia, a la que los pan­di­lle­ros le or­de­na­ron que les di­je­ran a sus otros ve­ci­nos que tam­bién te­nían pla­zo pa­ra aban­do­nar sus ca­sas

Fo­to: Estalin irías

FO­TO: ESTALIN IRÍAS

1

3

2

4 (1) Las ame­na­zas de pan­di­lle­ros obli­ga­ron a re­si­den­tes del sec­tor El Ho­yo de Las Torres a sa­lir de sus vi­vien­das. (2) Una pa­re­ja de adul­tos mayores se re­sis­tían a sa­lir de su ca­sa, la que com­pra­ron con tan­to sa­cri­fi­cio. (3) Con la pre­sen­cia de po­li­cías y mi­li­ta­res, los ve­ci­nos sa­ca­ron las per­te­nen­cias de sus ca­sas. (4) Pe­lo­to­nes de mi­li­ta­res y po­li­cías per­ma­ne­ce­rán en la zo­na pa­ra pro­te­ger a ve­ci­nos.

En vehícu­los pe­que­ños y ca­mio­nes, los re­si­den­tes tras­la­da­ron sus me­na­jes a otros sec­to­res.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Honduras

© PressReader. All rights reserved.