Vier­nes San­to

Diario El Heraldo - - Opinión -

El ca­mino ha­cia el Cal­va­rio -lu­gar de eje­cu­ción- lo re­co­rre el Re­den­tor en me­dio de gol­pes, bur­las y azo­tes. Des­fa­lle­ce de do­lor, sed y fa­ti­ga, car­gan­do un pe­sa­do ma­de­ro que de­bi­li­ta sus men­guan­tes ener­gías, su ca­be­za san­gran­do con la co­ro­na de es­pi­nas que en son de mo­fa le co­lo­can so­bre su ca­be­za.

Al igual que al Már­tir del Gól­go­ta, tam­bién los pue­blos son hu­mi­lla­dos y cas­ti­ga­dos con ajus­tes eco­nó­mi­cos, de­va­lua­cio­nes mo­ne­ta­rias, “pa­que­ta­zos”, im­pues­tos des­pro­por­cio­na­dos a sus in­gre­sos, en tan­to gru­pos y per­so­nas pri­vi­le­gia­das re­ci­ben exen­cio­nes y dis­pen­sas tri­bu­ta­rias, agra­van­do las cre­cien­tes de­sigual­da­des so­cio-eco­nó­mi­cas que ahon­dan las di­fe­ren­cias en in­gre­sos y opor­tu­ni­da­des.

Así co­mo tor­tu­ra­ron a Cris­to, so­me­tién­do­lo a te­rri­bles cas­ti­gos fí­si­cos y men­ta­les, esas prác­ti­cas in­fa­man­tes si­guen prac­ti­cán­do­se en la ac­tua­li­dad, con la par­ti­ci­pa­ción tan­to de ver­du­gos sá­di­cos co­mo de pro­fe­sio­na­les de la me­di­ci­na y la psi­quia­tría, en in­fa­man­te com­pli­ci­dad, a efec­to de que la víc­ti­ma al­can­ce los lí­mi­tes má­xi­mos del su­fri­mien­to an­tes de que mue­ra. Esa fue una prác­ti­ca co­rrien­te en la épo­ca na­zi, lle­gán­do­se al ex­tre­mo de rea­li­zar ex­pe­ri­men­tos con se­res hu­ma­nos, sin ad­mi­nis­trar anes­te­sia, o bien ino­cu­lan­do vi­rus y bac­te­rias; al­go si­mi­lar ocu­rrió con pri­sio­ne­ros de gue­rra du­ran­te la in­va­sión ja­po­ne­sa a Chi­na y Co­rea. Tam­bién en los gu­lags so­vié­ti­cos, en la dic­ta­du­ra mi­li­tar ar­gen­ti­na y chi­le­na, se per­pe­tra­ron abier­tas vio­la­cio­nes a los de­re­chos hu­ma­nos, prác­ti­cas que de­ben ser des­te­rra­das de los anales de la hu­ma­ni­dad de una vez y pa­ra siem­pre.

En Je­su­cris­to, su pa­sión y muer­te, se com­pen­dian to­das las vio­len­cias y cruel­da­des que ha su­fri­do la hu­ma­ni­dad a lo lar­go de mi­le­nios.

Es es­te un día trá­gi­co en el que, apa­ren­te­men­te, ya to­do es­tá per­di­do; em­pe­ro, si bien fí­si­ca­men­te ex­pi­ró la ma­te­ria, el es­pí­ri­tu es­tá in­tac­to.

Ya en pos­trer ago­nía, el Re­den­tor per­do­nó a sus ver­du­gos y a quie­nes lo sen­ten­cia­ron a te­rri­ble e in­jus­ta muer­te. Ni es­tos ni aque­llos ha­bían mos­tra­do un ápi­ce de pie­dad y com­pa­sión ha­cia una víc­ti­ma in­de­fen­sa.

No­ble ges­to del Me­sías, que de­be ser imi­ta­do por no­so­tros, pa­ra, igual­men­te, per­do­nar sin por ello ol­vi­dar. Con ello de­mos­tra­mos es­tar en un ni­vel mo­ral y éti­co su­pe­rior al de los vic­ti­ma­rios

Newspapers in Spanish

Newspapers from Honduras

© PressReader. All rights reserved.