No po­de­mos ir de pri­sa

Diario El Heraldo - - Al Frente -

Lle­gó tam­bién Ni­co­de­mo, el que lo ha­bía ido a ver la no­che an­te­rior. To­mó el in­cien­so, la mi­rra y los aro­mas y en­vol­vie­ron el cuer­po de Je­sús pa­ra se­pul­tar­lo co­mo era cos­tum­bre en­tre los ju­díos.

Cer­ca de allí te­nía Jo­sé un se­pul­cro nue­vo que ha­bía ca­va­do pa­ra sí mis­mo, y en él en­te­rra­ron a Je­sús. Co­lo­ca­ron rá­pi­da­men­te una pie­dra in­men­sa pa­ra ce­rrar el se­pul­cro.

Con can­san­cio y mie­do, lo en­te­rra­ron pre­su­ro­sos, año­ran­do sus pa­la­bras y vol­vie­ron a la ciu­dad de pri­sa.

¿Por qué de pri­sa? ¿Pri­sa por ter­mi­nar?... Por to­mar en cuen­ta to­do lo que pue­de apre­tar la con­cien­cia un sa­cri­fi­cio que mo­les­ta en el al­ma.

“De pri­sa, no­so­tros elu­di­mos un te­ma de conversación por­que no nos con­vie­ne. De pri­sa se­pul­ta­mos lo que nos las­ti­ma. De pri­sa qui­ta­mos de en­fren­te al que nos pi­de ayu­da, de­pri­sa pa­sa­mos por la vi­da re­ga­tean­do el amor y vi­vien­do en el egoís­mo ”, se­ña­ló el sa­cer­do­te Juan Car­los Martínez.

Pa­sa­mos de­cep­cio­na­dos por­que las co­sas no sa­len co­mo es­pe­ra­mos, por­que nos fa­lla­ron los ami­gos, el tra­ba­jo... De pri­sa y de­cep­cio­na­dos le po­ne­mos pun­to fi­nal a mu­chas co­sas en nues­tra vi­da, a los tra­ba­jos, a la amistad. ¡No po­de­mos ir por la vi­da de­cep­cio­na­dos!

Con la se­pul­tu­ra de Je­sús, el co­ra­zón de su ma­dre que­da­ba su­mi­do en ti­nie­blas, tris­te­za y so­le­dad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Honduras

© PressReader. All rights reserved.