Un lla­ma­do al en­ten­di­mien­to

Diario El Heraldo - - País - TE­GU­CI­GAL­PA Juan Fe­rre­ra Em­pre­sa­rio

Un día mi pa­dre me di­jo que yo fue­se un hom­bre de li­bre pen­sa­mien­to, que su­pie­ra ele­gir por­que él ha­bía cre­ci­do y vi­vi­do en­tre mon­to­ne­ras y dic­ta­du­ras, de hom­bres bue­nos y ma­los, y no que­ría eso pa­ra mí. Él es­ta­ba con­ven­ci­do de que el ciu­da­dano que se creía co­mo úni­co ele­gi­do pa­ra po­der go­ber­nar siem­pre se sen­ti­ría por en­ci­ma de la ley, cas­ti­ga­ría a unos y be­ne­fi­cia­ría a otros.

Por eso, creo que no fue in­te­li­gen­te ha­ber sa­li­do con ese te­ma de la re­elec­ción que des­ajus­ta a los que es­tá­ba­mos lu­chan­do en el 2009 cuan­do se ha­bló de una con­sul­ta a tra­vés de una cuar­ta ur­na, con la in­ten­ción de que­dar­se en el po­der. ¿Por qué per­sis­tir en eso? ¿Por qué lo que ayer era ma­lo hoy es bueno?

Lo peor es que los mis­mos que ha­ce sie­te años se opu­sie­ron son los que hoy se es­tán que­rien­do que­dar.

¿Por qué cam­bia­mos tan fá­cil­men­te? ¿Dón­de es­tán los prin­ci­pios éti­cos que de­ben re­gir a los po­lí­ti­cos y a la política? Ha­blar de re­elec­ción en un mo­men­to que el país es­tá en cri­sis, con­fun­de; uno se sien­te de cier­ta ma­ne­ra uti­li­za­do y nos ha­ce per­der las es­pe­ran­zas.

¿Al­guien ha ga­na­do el mé­ri­to de la re­elec­ción? Nin­guno. Los que ya tu­vie­ron la opor­tu­ni­dad de di­ri­gir el des­tino de Hon­du­ras lle­ga­ron al po­der sin plan y sin ob­je­ti­vos, más que los de sus pro­pios in­tere­ses. In­clu­so ac­tual­men­te hay unos que des­de afue­ra si­guen ma­ni­pu­lan­do de­ci­sio­nes tras­cen­den­ta­les, sin en­ten­der que aho­ra te­ne­mos una so­cie­dad to­tal­men­te di­fe­ren­te.

Por eso, un lla­ma­do al en­ten­di­mien­to. No si­ga­mos con eso de la re­elec­ción crean­do des­ajus­tes emo­cio­na­les que no ali­men­tan el tra­ba­jo y nos vuel­ve in­di­vi­dua­lis­tas y po­co to­le­ran­tes al diá­lo­go. No es cier­to que hay me­sías en es­ta tie­rra. La co­mu­ni­ca­ción elec­tró­ni­ca glo­ba­li­za­da des­apa­re­ció los es­pa­cios pa­ra aque­llos hom­bres y mu­je­res que se creían pro­vi­den­cia­les, aho­ra en es­te mun­do, lo que hay son equi­pos de tra­ba­jo.

Re­cor­dan­do los con­se­jos de mi pa­dre y vien­do que la his­to­ria de Amé­ri­ca La­ti­na es­tá lle­na de dic­ta­do­res fra­ca­sa­dos, lo co­rrec­to es avan­zar por la sen­da del im­pe­rio de la ley y no por la tra­ve­sía del po­der ab­so­lu­to, si­guien­do a Luis XIV, quien di­jo: “el Es­ta­do soy yo”

“No es cier­to que hay me­sías en es­ta tie­rra. La co­mu­ni­ca­ción glo­ba­li­za­da des­apa­re­ció los es­pa­cios pa­ra aque­llos que se creían pro­vi­den­cia­les”

Newspapers in Spanish

Newspapers from Honduras

© PressReader. All rights reserved.