La paz de Dios y nues­tra so­cie­dad

Diario El Heraldo - - Opinión - Juan Her­nán­dez JuAn­her­nA­nDe­zeLSi­rZ­yAhoo.es

Cuan­do se pier­de la paz, el mun­do se tor­na in­se­gu­ro, las ale­grías re­pen­ti­nas no son su­fi­cien­tes pa­ra po­der sa­tis­fa­cer nues­tro de­seo de es­tar en tran­qui­li­dad; sin em­bar­go, cuan­do se tie­ne la paz de Cris­to, una en­fer­me­dad no la des­pla­za­rá ni mu­cho me­nos una no­ti­cia de muer­te u otra in­for­ma­ción per­ju­di­cial pa­ra la paz. Se sa­be que cuan­do lle­ga una en­fer­me­dad co­mo el cán­cer, el si­da, etc., quien la pa­de­ce entra en un es­ta­do de aflic­ción fí­si­ca y del al­ma; sin em­bar­go, cuan­do se tie­ne la paz es­ta crea la fe y es­ta crea la sa­ni­dad del cuer­po y del al­ma. Yo siem­pre he di­cho no hay pro­ble­ma que no se so­lu­cio­ne. Es de­cir, to­do pro­ble­ma tie­ne una so­lu­ción in­fa­li­ble, por eso el que se preo­cu­pa por al­go sin an­tes no ha­cer hin­ca­pié en la so­lu­ción se acor­ta los años de vi­da y es­tá na­dan­do en las ter­tu­lias del mar de sus pro­ble­mas; la paz ayu­da a bus­car el co­rrec­to ca­mino, es la que trae la jus­ti­cia y el bie­nes­tar. Ha­blan­do en for­ma de na­ción, si en un país hay paz, es un país que no ne­ce­si­ta­rá per­ju­di­car a otro país ín­fi­mo a él pa­ra es­tar en un desa­rro­llo sos­te­ni­ble: la paz es el en­gra­na­je fun­da­men­tal pa­ra el desa­rro­llo de un país y la es­ta­día de la mis­ma ge­ne­ra jus­ti­cia y bie­nes­tar en el ám­bi­to gu­ber­na­men­tal, so­cial, edu­ca­ti­vo y mo­ral. No se ne­ce­si­ta ar­mas pa­ra que un país lle­gue a te­ner paz, ni mu­cho me­nos un or­ga­nis­mo que ejer­za fuer­za des­me­di­da e in­jus­ta so­bre una so­cie­dad, can­sa­da de re­ci­bir gol­pes y des­hon­ra, la cual ha he­cho que los ciu­da­da­nos pier­dan la con­fian­za en una cú­pu­la gu­ber­na­men­tal, in­de­pen­dien­te­men­te de qué de­no­mi­na­ción sea. Os de­béis ate­nuar los do­lo­res de la co­rrup­ción, la vio­len­cia e in­cer­ti­dum­bre prac­ti­can­do la ley de Dios tal co­mo lo di­ce su pa­la­bra de vi­da: “Mu­cha paz tie­nen los que aman tu ley, y no hay pa­ra ellos tro­pie­zo” (Sal. 119: 165) ver­sión SRV 1909.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Honduras

© PressReader. All rights reserved.