En­torno Sus­pi­ca­cias

Diario El Heraldo - - Opinión -

tra car­te­ra, que­dan­do de es­te mo­do pro­pen­sos al ro­bo.

En va­rios ca­sos la sus­pi­ca­cia ayu­da a de­tec­tar fa­llas a tiem­po, un ejem­plo de ello es el tra­ba­jo asig­na­do a un equi­po o per­so­na, cuan­do se pi­den re­sul­ta­dos y no los brin­dan y tam­po­co la in­for­ma­ción re­le­van­te, la sus­pi­ca­cia pue­de ser­vir pa­ra de­ter­mi­nar a tiem­po que al­go no an­da bien y por ello se­ría inapro­pia­do caer en la in­di­fe­ren­cia, por lo que es in­dis­pen­sa­ble in­ves­ti­gar qué es­tá su­ce­dien­do.

Tam­bién en otros con­tex­tos, co­mo por ejem­plo: La ac­ti­tud de la po­bla­ción y su re­nuen­cia a pa­gar sus im­pues­tos, por­que exis­te tra­di­cio­nal­men­te la sos­pe­cha de que la gen­te del go­bierno se em­bol­sa lo re­cau­da­do, ya que el buen ma­ne­jo ad­mi­nis­tra­ti­vo no se re­fle­ja con re­sul­ta­dos creí­bles, cuan- do hay es­cue­las en con­di­cio­nes fí­si­cas de­plo­ra­bles, hos­pi­ta­les des­abas­te­ci­dos de me­di­ca­men­tos, ca­rre­te­ras en mal es­ta­do; y otros be­ne­fi­cios eco­nó­mi­cos y so­cia­les no lle­gan a los más po­bres, etc.

Y es que en nues­tro me­dio exis­te la sus­pi­ca­cia, que política es si­nó­ni­mo de co­rrup­ción y po­lí­ti­co, de co­rrup­to. Y es­to es por­que ve­mos tam­bién, co­mo “fun­cio­na­rios pú­bli­cos” re­ci­ben sa­la­rios sin tra­ba­jar; otros que usan el era­rio pú­bli­co pa­ra cu­brir gas­tos per­so­na­les o jus­ti­fi­can gas­tos con do­cu­men­tos fal­sea­dos; las ama­ña­das li­ci­ta­cio­nes y el fa­mo­so diez por cien­to; sin omi­tir las co­ti­dia­nas “mor­di­das” pa­ra ace­le­rar un trá­mi­te bu­ro­crá­ti­co.

En un sen­ti­do si­mi­lar, si un go­bierno en­fren­ta crí­ti­cas y pro­tes­tas por la in­se­gu­ri­dad y em­pie­za a di­fun­dir es­ta­dís­ti­cas que men­cio­nan una su­pues­ta caí­da del de­li­to, des­per­ta­rá sus­pi­ca­cias en la po­bla­ción. Los ciu­da­da­nos pue­den pen­sar que las es­ta­dís­ti­cas son fal­sas y que el anun­cio gu­ber­na­men­tal es una men­ti­ra pa­ra tran­qui­li­zar a la gen­te y des­ac­ti­var el cli­ma ad­ver­so.

En mu­chas otras cues­tio­nes hay sus­pi­ca­cia, que has­ta los ma­los re­sul­ta­dos ob­te­ni­dos por la se­lec­ción na­cio­nal de fut­bol han crea­do la des­con­fian­za de que es­ta no va cla­si­fi­car al pró­xi­mo cam­peo­na­to mun­dial.

Si bien la sus­pi­ca­cia es con­ve­nien­te en el desem­pe­ño de cier­tas ac­ti­vi­da­des, vi­vir con cons­tan­te sos­pe­cha en lo co­ti­diano nos pue­de vol­ver des­con­fia­dos y re­ce­lo­sos, lo cual es bueno so­lo en su jus­ta me­di­da, pa­ra no caer en tram­pas o men­ti­ras

Newspapers in Spanish

Newspapers from Honduras

© PressReader. All rights reserved.