Johan Cruyff

Diario El Heraldo - - Opinión -

Más que un ju­ga­dor de fút­bol, el ho­lan­dés Johan Cruyff, que fa­lle­ció el pa­sa­do 24 de mar­zo, fue un re­fe­ren­te del de­por­te rey. Pa­ra los que tu­vi­mos la suer­te de dis­fru­tar del mun­dial del año 1974 ju­ga­do en Ale­ma­nia, du­ran­te nues­tra in­fan­cia, y ver a ple­ni­tud el fút­bol to­tal que im­ple­men­tó la se­lec­ción de Ho­lan­da. Có­mo ol­vi­dar a aque­llas fi­gu­ras de esa ge­ne­ra­ción que per­du­ra­rán en nues­tra me­mo­ria pa­ra siem­pre, un equi­po que cla­si­fi­có a dos fi­na­les de for­ma con­se­cu­ti­va (1974-1978). Ho­lan­da, a pe­sar de que­dar dos ve­ces al bor­de de ser cam­peón del mun­do, con­si­guió al­go que nin­gu­na otra se­lec­ción pu­do, con­ver­tir­se en un equi­po re­co­no­ci­do por ha­ber re­vo­lu­cio­na­do el fút­bol. El ca­pi­tán por su­pues­to te­nía que ser Johan Cruyff, un lí­der na­to tan­to den­tro co­mo fue­ra de la can­cha, su per­so­na­li­dad era ca­ris­má­ti­ca, pe­ro tam­bién in­fun­da­ba res­pe­to, su pre­sen- cia es­ta­ba en to­da la can­cha, era un ju­ga­dor in­can­sa­ble e inal­can­za­ble por su do­mi­nio del ba­lón, fue­ron mu­chas sus mues­tras del ta­len­to sin igual que po­seía y que de­mos­tró des­de tem­pra­na edad. La in­cóg­ni­ta siem­pre se­rá la mis­ma, ¿por qué no par­ti­ci­pó en el mun­dial de Ar­gen­ti­na 1978 lue­go de su bri­llan­te par­ti­ci­pa­ción en el mun­dial an­te­rior? Re­cuer­do ha­ber vis­to en el ci­ne una pe­lí­cu­la en esos años so­bre el mun­dial del 74, la vi con mi pa­dre (QDDG) y fue una ex­pe­rien­cia ex­tra­or­di­na­ria ver en cá­ma­ra len­ta a to­do co­lor a aque­llos ído­los de nues­tra in­fan­cia que so­lo ha­bía­mos vis­to en la pan­ta­lla chi­ca. Mi pa­dre siem­pre me di­jo: “Hay per­so­nas que no de­be­rían de mo­rir por­que po­seen un es­pí­ri­tu y ta­len­to que son úni­cos”. De­fi­ni­ti­va­men­te que Hendrik Johan­nes Cruijff, co­no­ci­do in­ter­na­cio­nal­men­te co­mo Johan Cruyff ( QEPD), es uno de ellos, de los que nos de­jan co­mo le­ga­do que en el fút­bol exis­te la ge­nia­li­dad, que nos di­cen que el fút­bol más que un jue­go, es una pa­sión.

Den­nis Espinal

CIU­DA­DANO

Newspapers in Spanish

Newspapers from Honduras

© PressReader. All rights reserved.