In­vi­ta­do Ac­ci­den­tes al te­lé­fono: no so­mos tan im­por­tan­tes

Diario El Heraldo - - Opinión -

a ter­ce­ros. En otras oca­sio­nes no re­cuer­dan la se­cuen­cia del ac­ci­den­te y, en mu­chas otras, la per­so­na no so­bre­vi­ve.

De los ca­sos don­de se pue­de de­mos­trar la uti­li­za­ción de dis­po­si­ti­vos co­mo la cau­sa de la dis­trac­ción que pro­vo­có el ac­ci­den­te, una gran pro­por­ción co­rres­pon­de a per­so­nas que lla­ma­ban con el te­lé­fono en mano o que uti­li­za­ban el “ma­nos li­bres”. Un por­cen­ta­je me­nor co­rres­pon­de a per­so­nas que en­via­ban men­sa­jes de tex­to cuan­do se pro­du­jo el ac­ci­den­te.

Es­te dato da en el epi­cen­tro del pro­ble­ma. No se tra­ta de idear al­ter­na­ti­vas pa­ra que las per­so­nas pue­dan co­mu­ni­car­se mien­tras con­du­cen, sino de cues­tio­nar­se so­bre la su­pues­ta ne­ce­si­dad de es­tar dis­po­ni­bles y co­nec­ta­dos en to­do mo­men­to co­mo pa­ra no po­der es­pe­rar. Pa­re­ce que el chis­te se­gún el cual los hom­bres no pue­den ha­cer dos co­sas a la vez apli­ca en ge­ne­ral a las per­so­nas que con­du­cen. Me­dir los co­ches de en­fren­te, los re­tro­vi­so­res y po­si­bles im­pre­vis­tos aca­rrea mayores di­fi­cul­ta­des cuan­do uno no tie­ne gran par­te de su aten­ción en una conversación.

Ha­ce fal­ta tra­ba­jo de edu­ca­ción y de pre­ven­ción pa­ra que las per­so­nas co­noz­can lo su­fi­cien­te las con­se­cuen­cias tan­to pa­ra ellas co­mo pa­ra los de­más y, de es­ta ma­ne­ra, mo­di­fi­quen su con­duc­ta. Han te­ni­do re­sul­ta­dos li­mi­ta­dos las me­di­das que se han to­ma­do en dis­tin­tos paí­ses pa­ra pe­na­li­zar la uti­li­za­ción de te­lé­fo­nos al vo­lan­te con fuer­tes mul­tas o con la re­ti­ra­da de la li­cen­cia.

Aun­que las mul­tas y otras con­de­nas pue­dan di­sua­dir a al­gu­nas per­so­nas, ocu­rre co­mo con las pe­na­li­za­cio­nes por con­du­cir ebrio o ba­jo los efec­tos de las dro­gas. Por mu­chos con­tro­les que se pon­gan en mar­cha nun­ca se po­drán po­ner los su­fi­cien­tes pa­ra aprehen­der a to­dos los que in­frin­gen la ley y po­nen en pe­li­gro su vi­da y la de ter­ce­ras per­so­nas. No se pue­de po­ner a po­li­cías en to­das las ca­lles ni en to­das las ca­rre­te­ras pa­ra con­tro­lar el com­por­ta­mien­to de per­so­nas li­bres que de­be­rían co­no­cer los ries­gos de su com­por­ta­mien­to.

Nues­tra so­cie­dad fun­cio­na con re­sor­tes que van en con­tra de la vi­da mis­ma. Mu­chos ac­ci­den­tes se producen por esa ne­ce­si­dad de es­tar siem­pre en otro la­do, en la in­ca­pa­ci­dad de vi­vir “aquí y aho­ra”. Nos du­cha­mos y pen­sa­mos en la ro­pa; nos ves­ti­mos y te­ne­mos la men­te en el desa­yuno; to­ma­mos el ca­fé y en­sa­ya­mos la reunión del tra­ba­jo. Es­pe­ra­mos que las per­so­nas res­pon­dan nues­tros men­sa­jes de What­sApp al ins­tan­te. O, al re­vés, cree­mos que los de­más no po­drán vi­vir sin nues­tra res­pues­ta in­me­dia­ta. Tan im­por­tan­tes nos he­mos lle­ga­do a creer. Han evo­lu­cio­na­do tan­to y tan rá­pi­do las tec­no­lo­gías que no se han me­di­do las con­se­cuen­cias de abu­sar de ellas ni se ha re­fle­xio­na­do lo su­fi­cien­te so­bre la mag­ni­tud real del un pro­ble­ma so­cial tan gran­de o más que las dro­gas y el al­cohol por to­do lo que pue­de im­pli­car. Las per­so­nas creen sa­tis­fa­cer sus ne­ce­si­da­des co­mu­ni­ca­ti­vas e in­clu­so afec­ti­vas tan rá­pi­do y a tal mag­ni­tud que mi­ni­mi­zan las frus­tra­cio­nes que lue­go les ge­ne­ra no re­ci­bir men­sa­jes o pa­sar­se ho­ras del día en­vian­do y re­ci­bien­do mien­tras la vi­da pa­sa por su la­do.

Por eso la edu­ca­ción y la pre­ven­ción no pue­den ba­sar­se so­lo en mos­trar las con­se­cuen­cias con te­rro­rí­fi­cos vi­deos de co­ches des­tro­za­dos, san­gre, cris­ta­les por to­das par­tes y un te­lé­fono que rue­da por el as­fal­to. Un au­tén­ti­co cam­bio pa­sa, so­bre to­do, por ata­jar las adic­cio­nes de las per­so­nas a las nue­vas tec­no­lo­gías y por iden­ti­fi­car la so­le­dad que nos lle­va a creer que ne­ce­si­ta­mos es­tar co­nec­ta­dos las 24 ho­ras del día

Es­pe­ra­mos que las per­so­nas res­pon­dan nues­tros men­sa­jes de What­sApp al ins­tan­te”.

“Un au­tén­ti­co cam­bio pa­sa, so­bre to­do, por ata­jar las adic­cio­nes a las nue­vas tec­no­lo­gías”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Honduras

© PressReader. All rights reserved.