Los ca­tra­chos le mos­tra­ron leal­tad a su ama­da Bi­co­lor

Es­ta­dio re­ple­to Los hon­du­re­ños lle­na­ron el Olím­pi­co. “Va­mos a ga­nar con­tra el mun­do y lo que sea”, gri­ta­ban...

Diario El Heraldo - - Zona - SAN PE­DRO SU­LA, HON­DU­RAS

A pie, en trans­por­te pú­bli­co o en vehícu­lo pro­pio, ayer to­dos los ca­mi­nos con­du­cían al Es­ta­dio Olím­pi­co.

La Bi­co­lor ago­ta­ba un round más pa­ra man­te­ner vi­va la es­pe­ran­za y ellos, los ver­da­de­ros fie­les, no po­dían de­jar­la so­la. No, de nin­gu­na ma­ne­ra...

Más allá del ri­val y las crí­ti­cas ha­cia la ex­pe­di­ción de Jor­ge Luis Pin­to, ha­bía que en­fun­dar­se en los co­lo­res pa­trios y ha­cer sen­tir el pe­so de la ca­sa. No im­por­ta­ba el sa­cri­fi­cio.

Op­ti­mis­mo por la H

“Ten­go 25 años de se­guir a la Se­lec­ción, he vis­to unos 30 o 40 par­ti­dos fue­ra del país. Es­ta­mos en las bue­nas y en las ma­las”, así ha­bla­ba Noé San­tos, que des­em­bar­ca­do de Houston (Es­ta­dos Uni­dos) y pin­ta­do de azul arri­ba­ba al coloso sam­pe­drano pa­ra gri­tar por la H. Jun­to a él lle­ga­ron mi­les de hon­du­re­ños pa­ra gri­tar, sal­tar y em­pu­jar a su que­ri­da Bi­co­lor.

“Va­mos a ga­nar con­tra el mun­do y lo que sea. Des­de que ten­go uso de ra­zón ya sa­bía qué era el fút­bol”, afir­ma­ba Ofe­lia Cas­ta­ñe­da, que lle­ga­ba des­de Te­la jun­to a su es­po­so Ri­go­ber­to Me­jía.

Cua­ren­ta y dos años de ca­sa­dos y una so­la ra­zón pa­ra es­tar en el Olím­pi­co. Allí, ha­bía di­ver­sas his­to­rias y dis­tin­tas eda­des uni­das por un mis­mo sen­ti­mien­to: Hon­du­ras.

Ni el amor po­día con la H...

“La Bi­co­lor ga­na o ga­na, creo que con un 3-0, aun­que no se­rá fá­cil”, dic­ta­mi­na­ba la ca­tra­cha Ge­ral­di­na Pi­ne­da an­te la son­ri­sa de su es­po­so sal­va­do­re­ño Luis Gó­mez. Y es

que en me­dio de los hon­du­re­ños, al­gu­nos sal­va­do­re­ños se abrie­ron una grie­ta pa­ra apo­yar a la Se­lec­ta, pe­ro de­fi­ni­ti­va­men­te eran opa­ca­dos por los eu­fó­ri­cos an­fi­trio­nes.

No im­por­ta­ba si se lle­ga­ba pin­ta­do o con ca­mi­sa, lo esen­cial era de­mos­trar­le al mun­do que el hon­du­re­ño “se mue­re” por su Se­lec­ción.

Tan so­lo se es­cu­chó el pri­mer pi­ta­zo de la no­che y la fe­li­gre­sía ca­tra­cha de­rra­mó su re­ci­tal de mues­tras de apo­yo pa­ra su equi­po. El ¡uffff! se ha­cía sen­tir con ca­da lle­ga­da ca­tra­cha y los sil­bi­dos inun­da­ban el in­mue­ble ca­da vez que el ri­val se acer­ca­ba. No se opa­ca­ron por na­da y al fi­nal se fue­ron con la sa­tis­fac­ción de ha­ber­le cum­pli­do a su pa­tria

En las al­tu­ras y lu­cien­do la ca­mi­sa de Hon­du­ras, es­ta pe­que­ña se ro­bó las mi­ra­das en el Es­ta­dio Olím­pi­co.

Ban­de­ra en al­to pa­ra mos­trar el or­gu­llo de ser hon­du­re­ño.

FO­TOS: EL HERALDO

Hon­du­re­ños y sal­va­do­re­ños com­par­tie­ron an­tes del jue­go.

Ol­man Escobar, que ra­di­ca en El Sal­va­dor, es­tu­vo en el Olím­pi­co.

El In­dio Cus­catle­co y el Pa­ya­si­to Ki­wi se hi­cie­ron una sel­fie con el de­lan­te­ro Nel­son Bo­ni­lla.

Gran am­bien­te se vi­vió en­tre los hon­du­re­ños en las gra­das del tem­plo de la Bi­co­lor.

Andy Nájar se da un efu­si­vo abra­zo con una pa­rien­te que lle­gó a sa­lu­dar­lo al ho­tel de con­cen­tra­ción de la Bi­co­lor. El de Mon­ja­rás, Choluteca, se mos­tró muy ale­gre con sus fa­mi­lia­res.

Es­ta ca­tra­cha cau­ti­vó a más de al­guno con su son­ri­sa y su be­lle­za. Su go­rro y su ca­mi­sa evi­den­cian el amor por la pa­tria que la vio na­cer.

Dos re­pre­sen­tan­tes de la be­lle­za fe­me­ni­na.

La fa­mi­lia lle­gó al coloso sam­pe­drano.

Él ape­ló a la ga­rra de la Se­lec­ción Na­cio­nal.

Con la H del co­ra­zón en el ros­tro.

Es­te sal­va­do­re­ño lle­gó bas­tan­te iden­ti­fi­ca­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Honduras

© PressReader. All rights reserved.