In­vi­ta­do La paz sig­ni­fi­ca pro­gre­so

Diario El Heraldo - - Opinión -

ré­cord- en con­tra de un de­cre­to que ali­ge­ra­ba la idea de con­flic­to de in­tere­ses y des­pe­na­li­za­ba los ca­sos de co­rrup­ción cu­yo da­ño fue­se in­fe­rior a 40,000 dó­la­res. El de­cre­to, “pa­ra ali­ge­rar las su­per­po­bla­das cár­ce­les”, acom­pa­ña­do de una pro­pues­ta de in­dul­to a 2,700 pre­sos por de­li­tos me­no­res –tam­bién por co­rrup­ción—, be­ne­fi­cia­ba a fun­cio­na­rios y po­lí­ti­cos.

In­sis­to, la co­rrup­ción es ma­la, pe­ro el mo­do de evi­tar­la no es en­car­ce­lan­do a los co­rrup­tos y man­te­nien­do las re­gu­la­cio­nes es­ta­ta­les que dan lu­gar a la ar­bi­tra­rie­dad de los fun­cio­na­rios y, por tan­to, a que sean sus­cep­ti­bles de ser so­bor­na­dos. Por­que es in­ge­nuo pen­sar que la ame­na­za de cár­cel pue­de ame­dren­tar a al­guien.

No es cier­to que la co­rrup­ción de­ten­ga el cre­ci­mien­to de un país. Más bien es al re­vés. Más bien los paí­ses más po­bres son los más co­rrup­tos, pre­ci­sa­men­te por­que las re­gu­la­cio­nes que im­pi­den que el mer­ca­do se desa­rro­lle son las mis­mas que dan tan­to po­der ar­bi­tra­rio a los fun­cio­na­rios, que crean es­ta “vál­vu­la de es­ca­pe”.

Es lla­ma­ti­va la lis­ta de los paí­ses que más cre­cie­ron du­ran­te 2016. No pa­re­ce que sean los me­nos co­rrup­tos sino lo con­tra­rio. El de ma­yor cre­ci­mien­to, se­gún el FMI, ha­bría si­do Irak, con un au­men­to del 10.3% de su PIB, a la menor ame­na­za del ISIS y al au­men­to en el pre­cio del pe­tró­leo.

Y, en po­ca me­di­da, a la “paz in­ter­na”, es de­cir, a una ma­yor des­re­gu­la­ción, lo que sig­ni­fi­ca que las per­so­nas pue­den coope­rar vo­lun­ta­ria­men­te sin coac­ción es­ta­tal. Hoy Irak es­tá en el 165º pues­to del Doing Bu­si­ness del Ban­co Mun­dial, que cla­si­fi­ca los paí­ses se­gún la fa­ci­li­dad pa­ra ha­cer ne­go­cios, más des­re­gu- la­dos, me­jo­ran­do le­ve­men­te su po­si­ción, ya que el año an­te­rior es­ta­ba en el 166º.

El se­gun­do que más cre­ció fue Myan­mar con el 8.07% de au­men­to en su PIB y, el ter­ce­ro, Cos­ta de Mar­fil con el 7.98%. En am­bos ca­sos, el cre­ci­mien­to es­tá li­ga­do a la re­cu­pe­ra­ción lue­go de mu­chos años de con­flic­tos ar­ma­dos. Pe­ro, en bue­na par­te, tam­bién a la ma­yor “paz in­ter­na”, es de­cir, a una ma­yor des­re­gu­la­ción. “Las re­for­mas… son im­pre­sio­nan­tes”, di­ce el in­for­me del Ban­co Asiá­ti­co de Desa­rro­llo lla­ma­do “Myan­mar: Li­be­rar el po­ten­cial”. El cre­do del Go­bierno se­gún su pri­mer mi­nis­tro, al­go exa­ge­ra­do en mi opi­nión, se re­su­me en que “Cos­ta de Mar­fil es un país abier­to don­de se prac­ti­ca el li­be­ra­lis­mo eco­nó­mi­co… des­de la in­de­pen­den­cia del país en 1960”.

En fin, en­tre los paí­ses con ma­yor cre­ci­mien­to si­guen In­dia 7.62%, Laos 7.48%, Tan­za­nia 7.17%, Cam­bo­dia 6.99%, Ban­gla­desh 6.92%, Se­ne­gal 6.64%, Chi­na 6.59%, Dji­bou­ti 6.50%, Etio­pía 6.49%, Fi­li­pi­nas 6.40%, Viet­nam 6.10% y Bu­tán 6.03%.

En Amé­ri­ca La­ti­na, el que más vio cre­cer su PIB fue Re­pú­bli­ca Do­mi­ni­ca­na (5.9%) des­pla­zan­do a Pa­na­má (5,2%). En tan­to que, en Amé­ri­ca del Sur, Pe­rú y Bo­li­via lle­va­ron la de­lan­te­ra con un au­men­to del 3.75% y 3.70% res­pec­ti­va­men­te

De no ser por la “economía ile­gal” -una ver­da­de­ra vál­vu­la de es­ca­pe- (...) mu­chos tra­ba­jos no se ha­rían y la so­cie­dad se­ría más po­bre”.

“La co­rrup­ción es ma­la, pe­ro el mo­do de evi­tar­la no es en­car­ce­lan­do a los co­rrup­tos y man­te­nien­do las re­gu­la­cio­nes es­ta­ta­les”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Honduras

© PressReader. All rights reserved.