“Cuan­do nom­bra­ron a La La Land co­mo ga­na­do­ra, no me sor­pren­dí”

Fa­mo­so El ga­na­dor del Os­car a Me­jor ac­tor se­cun­da­rio nos da su opi­nión so­bre el gran error de los so­bres en la ga­la

Diario El Heraldo - - Vida - Fa­bián Wain­tal Co­rres­pon­sal en Holly­wood El He­ral­do dia­rio@el­he­ral­do.hn

ES­TA­DOS UNI­DOS

Mu­chos ya lo co­no­cían por su rol co­mo la mano de­re­cha de Ke­vin Spa­cey en el éxi­to de Net­flix, Hou­se of Cards.

Y aun­que lle­gó al Os­car por du­pli­ca­do, con la par­ti­ci­pa­ción en dos de las me­jo­res pe­lí­cu­las no­mi­na­das co­mo Moon­light y Hid­den Fi­gu­res, el re­co­no­ci­mien­to fi­nal­men­te lo ob­tu­vo co­mo el Me­jor ac­tor se­cun­da­rio, por Moon­light, la Me­jor pe­lí­cu­la del año (aun­que por un mo­men­to le ha­ya ro­ba­do la ale­gría La La Land).

¿Es inevi­ta­ble em­pe­zar a ha­blar del Os­car sin to­car el te­ma del gran error de so­bres cuan­do nom­bra­ron co­mo Me­jor pe­lí­cu­la a La La Land en vez de Moon­light. ¿Qué pen­sas­te exac­ta­men­te en aquel mo­men­to? Para em­pe­zar, a La La Land le va muy bien en el ci­ne y ya ve­nía re­so­nan­do en mu­cha gen­te, es­pe­cial­men­te en es­te mo­men­to don­de la gen­te ne­ce­si­ta es­pe­ran­za en sus vi­das. Pe­ro la pe­lí­cu­la tu­vo un im­pac­to di­fe­ren­te en el pú­bli­co, muy di­fe­ren­te a Moon­light. Cuan­do nom­bra­ron a La La Land co­mo ga­na­do­ra, no me sor­pren­dí. Y es­ta­ba fe­liz por ellos. Pe­ro cuan­do vi que ha­bía gen­te de se­gu­ri­dad que subía al es­ce­na­rio, en ese mo­men­to me preo­cu­pé. Y cuan­do Jor­dan

Ho­ro­witz (el pro­duc­tor de La La Land) di­jo que Moon­light ha­bía ga­na­do, me to­mó por sor­pre­sa y yo tam­po­co que­ría su­bir y qui­tar­le el pre­mio a na­die. Fue un mo­men­to di­fí­cil para dis­fru­tar, por­que al­guien más es­ta­ba fren­te a nues­tro Os­car. Pe­ro me sien­to afor­tu­na­do por to­dos no­so­tros, al ha­ber­nos lle­va­do el pre­mio co­mo Me­jor pe­lí­cu­la. Es sor­pren­den­te.

¿Ge­ne­ra cier­to or­gu­llo ser tam­bién el pri­mer ac­tor mu­sul­mán que ga­na un Os­car? Yo no creo que im­por­te la teo­lo­gía o có­mo vea en es­ta vi­da a Dios. Co­mo ar­tis­ta, mi tra­ba­jo es el mis­mo, con­tar la ver­dad y tra­tar de co­nec­tar con los per­so­na­jes y la gen­te, tan ho­nes­ta­men­te co­mo pue­da. La prác­ti­ca es­pi­ri­tual no creo que sea re­le­van­te, a me­nos que te dé una for­ma de en­con­trar la em­pa­tía con la gen­te. En ese sen­ti­do, es­toy or­gu­llo­so, sí. Pe­ro no de­jo de ser un ar­tis­ta que se sien­te ben­de­ci­do por las opor­tu­ni­da­des que ten­go y tra­to de ha­cer lo me­jor con ca­da opor­tu­ni­dad que se cru­za en mi ca­mino.

¿Pe­ro jus­to des­pués de la prohi­bi­ción de vi­sas mu­sul­ma­nas que ha­bía or­de­na­do Do­nald Trump, fuis­te el pri­mer ac­tor en de­cla­rar pú­bli­ca­men­te tu or­gu­llo mu­sul­mán. ¿Has­ta qué ni­vel pue­de ha­ber in­fluen­cia­do el Os­car tu ac­ti­vis­mo pú­bli­co? Es tris­te ver los pre­jui­cios que hay cuan­do al­guien le re­za a al­guien di­fe­ren­te o tie­ne una for­ma dis­tin­ta de de­fi­nir a Dios. Duele ver lo que le pa­sa a los in­mi­gran­tes. Vi­vi­mos un mo­men­to de desafíos y lo más po­si­ti­vo co­mo ar­tis­ta es vi­vir la opor­tu­ni­dad de dar­le bri­llo a una luz en si­tua­cio­nes don­de se ne­ce­si­te que una luz bri­lle. A lo me­jor, pue­da ayu­dar a ini­ciar una con­ver­sa­ción, por­que to­dos los cam­bios se em­pie­zan así, ha­blan­do. Es lo má­xi­mo que pue­do ha­cer.

Al mo­men­to de re­ci­bir el Os­car, es­ta vez no di­jis­te na­da so­bre Trump. ¿Qué pien­sas so­bre la po­lé­mi­ca de mez­clar ideas po­lí­ti­cas en me­dio de una en­tre­ga de pre­mios co­mo el Os­car, al sa­ber que del otro la­do de la cá­ma­ra tam­bién pue­de ha­ber gen­te que es­té en desacuer­do con tus ideas? Esa es la ver­dad de la vi­da. Te­ne­mos que res­pe­tar si al­guien no es­tá de acuer­do con el otro, por­que cuan­do so­mos di­fe­ren­tes, es im­por­tan- te. Cuan­do es­tás de acuer­do con al­go, no es ne­ce­sa­rio res­pe­tar­lo, por­que no hay na­da que te preo­cu­pe. Pe­ro cuan­do al­guien se­ña­la “esa per­so­na es di­fe­ren­te a mí”, aun­que no sea en un tono de­ro­ga­to­rio, hay que res­pe­tar­lo y ge­ne­rar al me­nos el es­pa­cio apro­pia­do para tra­tar de en­ten­der la di­fe­ren­cia, para ge­ne­rar la opor­tu­ni­dad de co­no­cer­nos y ver que la otra per­so­na es tan hu­ma­na co­mo el res­to.

¿Hay al­guien en par­ti­cu­lar que te ins­pi­ró en tu ca­rre­ra a me­jo­rar co­mo ac­tor, para lle­gar al ni­vel del Os­car? La per­so­na que siem­pre me ins­pi­ró co­mo ac­tor fue Den­zel Washington

Yo no creo que im­por­te la teo­lo­gía o có­mo vea en es­ta vi­da a Dios”.

La es­tre­lla de 43 años se lle­vó el Os­car a Me­jor ac­tor se­cun­da­rio por Moon­light.

Moon­light cuen­ta la his­to­ria de Chi­ron, un jo­ven afro­ame­ri­cano que crece en una zo­na con­flic­ti­va de Mia­mi.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Honduras

© PressReader. All rights reserved.