¿Qué ha­cer cuan­do lle­ga el “ya no te amo”?

EXPRESARLE A LA PA­RE­JA QUE YA NO QUIE­RE CON­TI­NUAR CON LA RE­LA­CIÓN NO ES UNA TA­REA FÁ­CIL, TO­ME NO­TA DE ES­TOS CON­SE­JOS...

Diario El Heraldo - - Portada -

“Te amo” qui­zás es una de las fra­ses más fá­ci­les de pro­nun­ciar, sin em­bar­go, en­ten­der­la, prac­ti­car­la y vi­vir­la no es tan sen­ci­llo co­mo pa­re­ce. Pe­ro ¿qué pa­sa cuan­do lle­ga el mo­men­to de de­cir “ya no te amo”? De­fi­nir esta eta­pa es muy de­li­ca­do, so­bre to­do cuan­do uno de los dos to­da­vía se afe­rra a un sen­ti­mien­to que no es co­rres­pon­di­do.

¿Qué ha­cer?

En un co­mien­zo, las pa­re­jas gi­ran en torno a ese sen­ti­mien­to mu­tuo al cual nun­ca es­pe­ran re­nun­ciar si la in­te­ne­sa ción ini­cial es que­dar­se jun­tos pa­ra siem­pre, pe­ro con el tiem­po pue­da que es­te sen­tir cam­bie y el fi­nal no sea el es­pe­ra­do. Cuan­do fi­nal­men­te el amor se ter­mi­na, el si­guien­te pa­so es ha­cer el due­lo de la se­pa­ra­ción, del amor fa­lli­do y so­por­tar el sen­ti­mien­to de“cul­pa” al pro­vo­car do­lor en la otra per­so­na.

¿Có­mo de­cir­lo?

Se re­quie­re de mu­cho va­lor, ho­nes­ti­dad, equi­li­brio emo­cio­nal y pru­den­cia pa­ra co­mu­ni­car­le que ya no lo ama a ese ser que una vez fue tan es­pe­cial. Al pro­nun­ciar

in­có­mo­da fra­se con la que po­si­ble­men­te se re­fie­ra a una des­pe­di­da de­fi­ni­ti­va, la otra per­so­na se que­bran­ta y se sien­te de­rro­ta­da, por lo tan­to el da­ño es inevi­ta­ble cuan­do to­da­vía exis­ten sen­ti­mien­tos fuer­tes de por me­dio, pe­ro con un po­co de tac­to y ma­du­rez el mal ra­to pue­de dis­mi­nuir y en­fren­tar con va­len­tía ese des­agra­da­ble mo­men­to.

Va­le de­cir que una rup­tu­ra no es más que una con­se­cuen­cia de pro­ble­mas an­te­rio­res en­tre la pa­re­ja y que pro­duc­to de ello se cae en el desamor, por lo que es evi­den­te que tras es­te pro­ce­so am­bos que­da­rán da­ña­dos y la me­jor op­ción se­rá dar la ca­ra y ha­cer­le fren­te a to­das las ci­ca­tri­ces que que­den des­pués de ter­mi­nar la re­la­ción. To­me en cuen­ta que de­be ar­mar­se de va­lor y que, por in­có­mo­do que sea es­te mo­men­to, de­be en­fren­tar­lo, aun­que la de­ci­sión im­pli­que da­ñar a esa per­so­na cer­ca­na y, por muy pe­sa­da que sea la car­ga, de­be li­be­rar­se cuan­to an­tes.

Una vez ter­mi­na­da esta si­tua­ción de rup­tu­ra, que lo ha­ce sen­tir tris­te, es­ta­rá vi­vien­do un pe­río­do en el cual asu­mi­rá que us­ted to­mó la de­ci­sión de fi­na­li­zar, pe­ro cons­cien­te de que evi­tó un da­ño ma­yor pa­ra am­bos

COMUNICARLO

No es sen­ci­llo, al con­tra­rio, es al­go do­lo­ro­so.

No eter­ni­ce el do­lor, tra­te de ha­blar con la ver­dad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Honduras

© PressReader. All rights reserved.