Co­noz­Ca las ave­rías del em­bra­gue

En­tre los fac­to­res que ace­le­ran el des­gas­te del clutch es­tán los mo­dos de con­duc­ción y fallas de se­ries

Diario El Heraldo - - Motores - TE­GU­CI­GAL­PA El Heraldo lour­des.ala­va­ra­do@el­he­ral­do.hn

Al igual que el res­to de los sis­te­mas au­to­mo­tri­ces, el kit de em­bra­gue se ve li­ga­do al des­gas­te pre­ma­tu­ro, pro­ble­mas de cons­truc­ción o fa­llos de fá­bri­ca que dis­mi­nu­yen su efec­ti­vi­dad y que, even­tual­men­te, obli­ga a su sus­ti­tu­ción. Es­te com­po­nen­te, sin en­trar en una des­crip­ción téc­ni­ca y po­co en­ten­di­ble, es un con­jun­to de pie­zas in­ter­me­dias en­tre el mo­tor y las rue­das cu­ya fun­ción es trans­mi­tir el movimiento so­bre es­tas úl­ti­mas.

De acuer­do con Noel Al­fa­ro, jefe de ta­ller Vi­ta­trac, pa­ra cum­plir efi­caz­men­te su fun­ción, el em­bra­gue tie­ne que te­ner ca­rac­te­rís­ti­cas co­mo pro­gre­si­vi­dad, pa­ra ser ca­paz de trans­mi­tir el movimiento li­ge­ra­men­te con un le­ve pa­ti­nar del dis­co de em­bra­gue so­bre el vo­lan­te mo­tor; ad­he­ren­cia, de mo­do que

cuan­do que­da em­bra­ga­do no pa­ti­ne; o re­sis­ten­cia a al­tas tem­pe­ra­tu­ras, pa­ra so­por­tar el ca­lor ge­ne­ra­do, esen­cial­men­te en las fa­ses de arran­que y más aún cuan­do es­tos se pro­du­cen en pen­dien­te.

Las di­ver­sas ano­ma­lías o pro­ble­mas de fun­cio­na­mien­to de­ri­va­das de em­bra­gue re­caen di­rec­ta­men­te por el uso inade­cua­do y, en oca­sio­nes, por un mal há­bi­to en la con­duc­ción.

¿Có­mo de­tec­tar los sín­to­mas de ave­ría?

-Por la ri­gi­dez. Si al pi­sar el pe­dal pre­sen­ta ri­gi­dez, se de­be al ex­ce­si­vo des­gas­te del dis­co o a un pro­ble­ma del ca­ble de ac­cio­na­mien­to o del sis­te­ma hi­dráu­li­co de ac­cio­na­mien­to. -El em­bra­gue pa­ti­na. El dis­co de em­bra­gue pue­de pa­ti­nar por un des­gas­te ex­ce­si­vo o por fal­ta de fric­ción. Al­gu­nos vehícu­los re­quie­ren una re­gu­la­ción pe­rió­di­ca del re­co­rri­do del em­bra­gue a tra­vés del pe­dal y ha­brá que ase­gu­rar­se que una fal­ta de con­tac­to en­tre el dis­co y el vo­lan­te mo­tor no sea el cau­san­te del pro­ble­ma. En el ca­so de vehícu­los mo­der­nos, pro­ba­ble­men­te sea cues­tión de des­gas­te o de su­cie­dad en el dis­co. Si hu­bie­ra acei­te o gra­sa en el dis­co (por la fu­ga de al­gún re­tén), la ad­he­ren­cia dis­mi­nui­ría y el em­bra­gue po­dría pa­ti­nar, igual que si se car­bo­ni­za la su­per­fi­cie por un so­bre­ca­len­ta­mien­to, co­no­ci­do usual­men­te co­mo “que­mar el em­bra­gue”.

¿Cuán­do cam­biar el em­bra­gue?

Pe­se a que no exis­te un lí­mi­te de vi­da útil in­di­ca­do por los fa­bri­can­tes, ex­per­tos re­co­mien­dan re­vi­sar el es­ta­do de los com­po­nen­tes ca­da 150 mil ki­ló­me­tros re­co­rri­dos o al de­tec­tar fallas en la trans­mi­sión

FO­TOS: ALE­JAN­DRO AMA­DOR Ano­mA­líAs so­no­rAs Si se tra­ta de un cru­ji­do, lo más pro­ba­ble es que se tra­te del des­gas­te de la ró­tu­la de la hor­qui­lla de em­bra­gue, mien­tras que si se tra­ta de un so­ni­do si­mi­lar al que pro­du­ce un gri­llo, se es­tá des­gas­tan­do en ex­ce

RE­VI­SIÓN Ex­per­to re­co­mien­da su­per­vi­sar el es­ta­do del em­bra­gue ca­da 150 mil ki­ló­me­tros.

po­si­bles cAu­sAs cuAn­do el em­brA­gue pA­ti­nA Esta ano­ma­lía se ve­ri­fi­ca cuan­do el mo­tor es­tá ex­ce­si­va­men­te ace­le­ra­do y el au­to no an­da, o si su ve­lo­ci­dad es de­ma­sia­do len­ta pa­ra el ré­gi­men de gi­ro del mo­tor.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Honduras

© PressReader. All rights reserved.