AtaLaYa Se­gu­ri­dad pú­bli­ca en Ni­ca­ra­gua y Hon­du­ras

Diario El Heraldo - - Opinión -

que me acom­pa­ñó en un frus­tran­te pri­mer via­je.

Pu­de ob­ser­var más ese ré­gi­men en mi ca­li­dad de pre­si­den­te de la Co­mi­sión de De­re­chos Humanos de Cen­tro Amé­ri­ca (Co­dehu­ca), en­tre 1984 y 1990, y lue­go en mis pri­me­ros seis años co­mo Co­mi­sio­na­do Na­cio­nal de los De­re­chos Humanos, del 2002 al 2008.

En 2005 co­no­cí al di­rec­tor de Po­li­cía, Fran­cis­co Ja­vier Bau­tis­ta La­ra, un in­te­lec­tual y co­la­bo­ré en su ca­so, cuan­do fue des­ti­tui­do ar­bi­tra­ria­men­te por el pre­si­den­te Bo­la­ños, has­ta que fue res­ti­tui­do por or­den de la Cor­te Su­pre­ma de Jus­ti­cia; asu­mió de nue­vo su car­go con to­da dig­ni­dad pa­ra lue­go re­nun­ciar de in­me­dia­to por las po­si­bles re­pre­sa­lias.

Una vez fui a la cár­cel de mu­je­res y co­no­cí el fun­cio­na­mien­to de un pro­ce­so “ma­qui­la­dor”, así co­mo la pro­duc­ción ar­te­sa­nal de co­ji­nes muy fi­nos, ini­cia­da por una abo­ga­da con­de­na­da por es­ta­fa, quien me ase­gu­ró que al re­cu­pe­rar su li­ber­tad con­ti­nua­ría esta ac­ti­vi­dad. Una reha­bi­li­ta­ción con re­in­cor­po­ra­ción so­cial, sin as­pa­vien­tos. Si la memoria no me fa­lla, la di­rec­to­ra era Amin­ta Gra­ne­ra Sa­ca­sa, an­tes her­ma­na re­li­gio­sa y en ese tiem­po ofi­cial de la Po­li­cía. Ella ha si­do di­rec­to­ra de la Po­li­cía por tres pe­río­dos con­se­cu­ti­vos, por su desem­pe­ño in­ta­cha­ble.

Un hon­du­re­ño que ha vi­vi­do por más de trein­ta años en Eu­ro­pa fue a Ni­ca­ra­gua en el 2015 pa­ra mon­tar un pro­gra- ma de te­ra­pia men­tal por me­dio del ar­te; me di­jo que a cual­quier ho­ra del día y de la no­che go­zó de la se­gu­ri­dad en to­dos los lu­ga­res don­de fue. Se­gu­ri­dad de la que doy fe pues la go­cé en vi­si­tas a di­fe­ren­tes ciu­da­des. Dos tes­ti­mo­nios que no son cuen­tos de ca­mino real.

Aquí, en cam­bio, no te­ne­mos ga­ran­ti­za­das nin­gu­na de las se­gu­ri­da­des pro­pias de la per­so­na hu­ma­na. Ni la ali­men­ta­ria, ni la se­gu­ri­dad pú­bli­ca, tam­po­co la ju­rí­di­ca y des­de el go­bierno an­te­rior se vie­ne con­su­man­do el mag­ni­ci­dio con­tra la se­gu­ri­dad so­cial.

No hay es­ta­bi­li­dad en la ca­rre­ra del fun­cio­na­rio pú­bli­co cum­pli­dor de la ley.

El ge­ne­ral de Po­li­cía Juan Car­los Bo­ni­lla, que que­bró el es­pi­na­zo al con­tu­ber­nio en­tre po­li­cías y de­lin­cuen­tes, fue des­ti­tui­do y ha re­sis­ti­do su injusta se­pa­ra­ción del ser­vi­cio ac­ti­vo. Se le tie­ne en un exi­lio di­si­mu­la­do, des­pués de de­mos­trar que es po­si­ble ser di­rec­tor de la Po­li­cía Na­cio­nal sin co­rrom­per­se.

Aho­ra se nos ame­na­za a las per­so­nas ho­nes­tas -que so­mos ma­yo­ría- con im­plan­tar la Doc­tri­na de la Se­gu­ri­dad Na­cio­nal que po­ne en gra­ve ries­go la se­gu­ri­dad, in­te­gri­dad y dig­ni­dad de la per­so­na hu­ma­na, co­mo par­te de la es­tra­te­gia pa­ra man­te­ner­nos ocu­pa­dos en con­tra­dic­cio­nes se­cun­da­rias, mien­tras los re­elec­cio­nis­tas trai­do­res a la Pa­tria ya can­tan vic­to­ria.

Hon­du­ras es pa­raí­so de la de­lin­cuen­cia or­ga­ni­za­da trans­na­cio­nal, ha­ce pa­pel hi­gié­ni­co del Pro­to­co­lo de Pa­ler­mo; si­gue to­le­ran­do que ha­ya si­ca­rios en la Po­li­cía que usan avi­tua­lla­mien­to gu­ber­na­men­tal; los nar­co­po­lí­ti­cos boi­co­tean la pro­fe­sio­na­li­za­ción de las Fuer­zas Ar­ma­das y mil co­si­llas más.

Don Ar­man­do, aquí to­dos los días son lu­nes en que ni las ga­lli­nas po­nen, pe­ro po­dría­mos em­pe­zar a ex­por­tar ese pro­duc­to que nos sal­vó an­tes, por­que hue­vi­tos ha­be­mus

Luz Er­nes­ti­na Me­jía

os hon­du­re­ños en­fren­ta­mos desafíos per­so­na­les co­mo cual­quier otro ciu­da­dano del mun­do. Desafíos eco­nó­mi­cos, edu­ca­ti­vos, in­for­ma­ti­vos, me­dio am­bien­ta­les, de sa­lud, de so­bre­vi­ven­cia en con­di­cio­nes nor­ma­les y anor­ma­les co­mo a las que es­ta­mos so­me­ti­dos. Pre­ci­sa­men­te o más, por ser ha­bi­tan­tes de un ter­cer mun­do, lo que no im­pli­ca que fa­cul­ta­des, co­no­ci­mien­tos y as­pi­ra­cio­nes tam­bién lo sean. No del ciu­da­dano co­mún, pa­ra quien la vi­da es pu­ra lu­cha. El ig­no­ra­do ex­cep­to en épo­cas elec­to­ra­les, quien pa­re­cie­ra, de­s­es­pe­ran­za­do, siem­pre se acer­ca a la me­sa elec­to­ral, de­po­si­ta su vo­to y es­pe­ra el cam­bio. Es­pe­ra y no de­ses­pe­ra. Y pe­rió­di­ca­men­te el círcu­lo vuel­ve a ce­rrar­se: se acer­ca a la me­sa elec­to­ral, de­po­si­ta su vo­to y a es­pe­rar el cam­bio. Otros no se acer­can, no de­po­si­tan su vo­to y tam­bién es­pe­ran el cam­bio. Y afian­zan su pro­pio círcu­lo. Su­rrea­lis­mo cí­vi­co. El desafío eco­nó­mi­co en cier­tos sec­to­res es ta­sa­do tal una eco­no­mía de gue­rra. Di­cen que acos­tum­bra­dos, ni nos en­te­ra­mos. O más bien, arro­ja­dos co­mo so­mos los hon­du­re­ños, lo so­por­ta­mos. So­lo Dios sa­be có­mo vi­ven los me­nos afor­tu­na­dos. Es­par­ta­nos po­dría ser un ca­li­fi­ca­ti­vo apli­ca­ble a las mu­je­res y hom­bres de Hon­du­ras. Aun­que a ve­ces nos que­ja­mos, pe­ro en for­ma inau­di­ble. No es­cu­chan, no se en­te­ran. La se­gu­ri­dad per­so­nal y ju­rí­di­ca aquí pre­sen­ta más desafíos: no pue­den te­ner­se por de­re­chos ad­qui­ri­dos, es asun­to de con­quis­tar­las. Ame­na­za cons­tan­te. El re­co­no­ci­mien­to por mé­ri­tos es sue­ño. Qué desafíos los del ar­tis­ta, del in­te­lec­tual com­pro­me­ti­do con la realidad, los del que año­ra un queha­cer res­pe­ta­do, in­de­pen­dien­te del po­der. To­do es desafío en Hon­du­ras. ¿Se­rá que esta vez tam­bién vol­ve­re­mos a ce­rrar el mis­mo círcu­lo: acer­car­nos a la me­sa elec­to­ral, de­po­si­tar el vo­to y a es­pe­rar el cam­bio? Y que co­mo an­tes, co­mo siem­pre, el cam­bio lle­gue so­lo pa­ra quie­nes de­ten­ten el po­der. Es­te es aho­ra el gran desafío, que esta vez ese círcu­lo per­ver­so no se cie­rre: que no es­pe­re­mos el cam­bio, que lo exi­ja­mos. Y lo ha­ga­mos

El ge­ne­ral de Po­li­cía Juan Car­los Bo­ni­lla, que que­bró el es­pi­na­zo al con­tu­ber­nio en­tre po­li­cías y de­lin­cuen­tes, fue des­ti­tui­do y ha re­sis­ti­do su injusta se­pa­ra­ción”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Honduras

© PressReader. All rights reserved.