In­vi­ta­do As­té­rix en Eu­ro­pa

Diario El Heraldo - - Opinión -

De to­dos mo­dos, aun­que el triun­fo de Ma­ri­ne Le Pen se vis­lum­bra di­fí­cil, no es im­po­si­ble. La vic­to­ria hol­ga­da de Jac­ques Chi­rac so­bre Jea­nMa­rie Le Pen en las elec­cio­nes del 2002 ya no sir­ve tan­to co­mo re­fe­ren­cia; fac­to­res co­mo el contexto in­ter­na­cio­nal y asun­tos in­ter­nos co­mo la ten­sión mul­ti­cul­tu­ral o el de­te­rio­ro del sec­tor agrí­co­la es­tán cam­bian­do rá­pi­da­men­te el ma­pa so­cial y po­lí­ti­co.

Así, con el Par­ti­do So­cia­lis­ta en crisis y la cen­tro­de­re­cha ape­nas re­sis­tien­do, la ul­tra­de­re­cha se ele­va co­mo nun­ca y sor­pre­si­va­men­te tam­bién el cen­tris­mo.

El triun­fo de Le Pen se­ría un co­que­teo con el ol­vi­do de las mo­der­nas lu­ces y de la ver­güen­za de Drey­fus o Vichy; el vie­jo chau­vi­nis­mo de al­dea ga­la que se en­can­di­la con el do­ra­do tro­te de Jua­na de Ar­co pue­de con­fi­nar a Fran­cia y dar­le una es­to­ca­da fa­tal a Eu­ro­pa.

Por otro la­do, Fi­llon ten­drá que acep­tar que un con­ser­va­du­ris­mo ten­dien­te a so­bre­vi­vir di­fu­mi­nan­do los lí­mi­tes dis­tin­ti­vos del po­pu­lis­mo por me­dio de ab­sor­ber en par­te sus propuestas, po­dría, en su ci­nis­mo, ser útil pa­ra des­ac­ti­var pro­gre­si­va­men­te la pa­sión xe­nó­fo­ba pe­ro, co­mo se vio en Reino Uni­do, es un juego bas­tan­te pe­li­gro­so.

Al mis­mo tiem­po, el eu­ro­peís­mo ne­ce­si­ta re­no­var­se y tra­tar de com­pren­der las cau­sas que ati­zan el au­ge de par­ti­dos ex­tre­mis­tas en ca­si to­do el con­ti­nen­te. Por esta ra­zón, Ma­cron, si ven­ce, afron­ta­rá uno de los desafíos más gran­des de la his­to­ria de la Quin­ta Re­pú­bli­ca.

An­te es­te pa­no­ra­ma, Fran­cia ya es­tá re­co­rrien­do un ca­mino ha­cia lo des­co­no­ci­do, hoy más que nun­ca se ha­cen reales las pa­la­bras del car­de­nal Ri­che­lieu: “La leal­tad es sim­ple­men­te una cues­tión de fe­chas.”

El 7 de ma­yo, dos días des­pués de otro aniver­sa­rio de la muer­te de Na­po­león, Eu­ro­pa pue­de es­ti­rar o acor­tar, un po­co más, su es­pe­ra de ser ex­traí­da. Lo que es se­gu­ro, más allá del re­sul­ta­do, es que el ím­pe­tu del aper­tu­ris­mo y el del pro­tec­cio­nis­mo se­gui­rán flu­yen­do por sus en­tra­ñas, fric­cio­nan­do su des­tino

Fac­to­res co­mo el contexto in­ter­na­cio­nal y asun­tos in­ter­nos co­mo la ten­sión mul­ti­cul­tu­ral o el de­te­rio­ro del sec­tor agrí­co­la es­tán cam­bian­do rá­pi­da­men­te el ma­pa so­cial y po­lí­ti­co”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Honduras

© PressReader. All rights reserved.