Las ma­da­mas ve­ne­zo­la­nas, al res­ca­te de la tra­di­ción

Cul­tu­ra Las mu­je­res ve­ne­zo­la­nas, ata­via­das con co­lo­ri­dos tra­jes, son el al­ma del Car­na­val de El Ca­llao, de­cla­ra­do Pa­tri­mo­nio Cul­tu­ral In­ma­te­rial de la Unes­co

Diario El Heraldo - - Siempre -

Son el re­fle­jo de una tra­di­ción an­ces­tral. Ves­ti­das con ele­gan­tes tra­jes mul­ti­co­lo­res, tur­ban­tes y co­lla­res, de­ce­nas de mu­la­tas de un pue­blo mi­ne­ro del orien­te de Ve­ne­zue­la lla­ma­das las ma­da­mas, fue­ron de nue­vo las en­car­ga­das de abrir el Car­na­val de El Ca­llao, re­cien­te­men­te ga­lar­do­na­do por la Unes­co.

Con can­tos re­li­gio­sos a rit­mo de calipso, se ce­le­bró la tra­di­cio­nal Mi­sa de las Ma­da­mas, que da el ban­de­ra­zo de sa­li­da a la cen­te­na­ria fes­ti­vi­dad de es­te pue­blo, ubi­ca­do a 850 km al su­r­es­te de Caracas y cu­ya po­bla­ción de 21,000 ha­bi­tan­tes se tri­pli­ca con la ma­sa flo­tan­te que lle­ga de to­do el país en bus­ca de oro a es­ta zo­na del es­ta­do Bo­lí­var.

“Es­ta­mos muy or­gu­llo­sos. El re­co­no­ci­mien­to de la Unes­co nos com­pro­me­te a se­guir tra­ba­jan­do pa­ra en­gran­de­cer­lo, no de­jar­lo caer pe­se a la si­tua­ción del país”, di­jo a la AFP la re­cién co­ro­na­da rei­na de las ma­da­mas, Jo­se­fi­na Bri­ce­ño, una se­cre­ta­ria ju­bi­la­da de 63 años, con tra­je do­ra­do y tur­ban­te ro­jo que re­sal­tan el co­lor ne­gro de su piel.

Los sí y los no

Ve­ne­zue­la su­fre una se­ve­ra cri­sis eco­nó­mi­ca y una des­bor­da­da cri­mi­na­li­dad que gol­pea con fuer­za a El Ca­llao y a otros pue­blos de es­ta re­gión ri­ca en oro, don­de ope­ran ban­das de ma­fio­sos que se di­vi­den el con­trol de las mi­nas.

Co­mo to­do en el país, el car­na­val tam­po­co es­ca­pa a la po­la­ri­za­ción po­lí­ti­ca. El go­ber­na­dor de Bo­lí­var, Fran­cis­co Rangel, es cha­vis­ta y el al­cal­de de El Ca­llao, Co­ro­mo­to Lu­go, opo­si­tor.

A la mi­sa asis­tió la mi­nis­tra de Tu­ris­mo, Mar­leny Con­tre­ras, es­po­sa de Dios­da­do Ca­be­llo, uno de los di­ri­gen­tes más po­de­ro­sos del go­bierno y re­pre­sen­tan­tes del Mi-

nis­te­rio de Cul­tu­ra, quie­nes en­tre­ga­ron a cul­to­res del pue­blo la dis­tin­ción de la Unes­co.

Pe­ro más allá de la cri­sis y la po­lí­ti­ca, la ca­tar­sis del pue­blo em­pe­zó. Tras la mi­sa, las ma­da­mas (del vo­ca­blo fran­cés “madame” (se­ño­ra), con sus tra­jes ela­bo­ra­dos en fi­nas te­las y vi­vos co­lo­res, des­fi­la­ron por las ca­lles del pue­blo bai­lan­do calipso.

Esas mu­je­res, que re­cuer­dan a las an­ti­lla­nas de ha­bla fran­ce­sa e in­gle­sa que aten­dían las ca­sas de los mi­ne­ros, son los prin­ci­pa­les per­so­na­jes del car­na­val, jun­to con los dia­blos que res­guar­dan las com­par­sas con lá­ti­gos y enor­mes más­ca­ras de cuer­nos y col­mi­llos. El car­na­val real­za la fu­sión cul­tu­ral de es­te pue­blo fun­da­do a me­dia­dos del si­glo XIX por ve­ne­zo­la­nos, afri­ca­nos, an­ti­lla­nos, in­gle­ses, es­pa­ño­les, bra­si­le­ños y fran­ce­ses que ex­plo­ra­ban la zo­na, ri­ca en oro.

Tra­di­ción

Ha­cien­do ho­nor al ca­rác­ter mul­ti­ét­ni­co y mul­ti­cul­tu­ral del Ve­ne­zue­la, el Car­na­val de El Ca­llao fue de­cla- ra­do el pa- sa­do 1 de di­ciem­bre Pa­tri­mo­nio Cul­tu­ral In­ma­te­rial de la Hu­ma­ni­dad por la Or­ga­ni­za­ción de las Na­cio­nes Uni­das pa­ra la Edu­ca­ción, la Cien­cia y la Cul­tu­ra (Unes­co).

Las Ma­da­mas re­pre­sen­tan a las ma­tro­nas y “jó­ve­nes en edad de ca­sa­mien­to”, que con­for­ma­ron la so­cie­dad de es­ta po­bla­ción mi­ne­ra en pleno apo­geo de la ex­plo­ta­ción del oro a me­dia­dos del si­glo XIX.

La his­to­ria las ubi­ca co­mo da­mas afro­des­cen­dien­tes en su ma­yo­ría (aun­que tam­bién las hu­bo de ori­gen in­dio y tri­ni­ta­rio), pro­ve­nien­tes de las co­lo­nias bri­tá­ni­cas y fran­ce­sas de las An­ti­llas que, jun­to a sus es­po­sos, se ra­di­ca­ron en El Ca­llao, don­de mu­chas com­pa­ñías ex­tran­je­ras ex­plo­ta­ban las in­men­sas re­ser­vas de oro pre­sen­tes en su sub­sue­lo. La mez­cla de cos­tum­bres en­tre crio­llos y fo­rá­neos, así co­mo la com­bi­na­ción del idio­ma in­glés, fran­cés y cas­te­llano, die­ron ori­gen a nue­vas for­mas de ma­ni­fes­ta­ción cul­tu­ral, las cua­les se mez­clan en el car­na­val, que ce­le­bra 170 años de vi­da

Una se­ño­ra po­sa son­rien­te an­tes de ini­ciar el de­sR­le.

Los tra­jes mul­ti­co­lo­res, con­for­ma­dos por enaguas y mu­chos co­lla­res, so­bre­sa­len du­ran­te el des­fi­le de las ma­da­mas. La rei­na de las ma­da­mas es­pe­ra el ini­cio de la mi­sa, que se ce­le­bra an­tes del des­fi­le.

El na­ci­mien­to de las ma­da­mas den­tro del car­na­val ca­llaoen­se sur­gió en un mo­men­to di­fí­cil pa­ra es­ta tra­di­ción. Las mu­je­res, sin dis­tin­go de edad, re­co­rren las ca­lles de El Ca­llao co­mo par­te del car­na­val.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Honduras

© PressReader. All rights reserved.