¿Lis­tos para la lle­ga­da de otro be­bé?

UN ADE­CUA­DO PRO­CE­SO DE ADAP­TA­CIÓN AN­TE LA LLE­GA­DA DE UN NUE­VO HER­MANO ES FUN­DA­MEN­TAL PARA LA SA­LUD EMO­CIO­NAL DEL PRI­MO­GÉ­NI­TO

Diario El Heraldo - - Portada - TEGUCIGALPA El He­ral­do dia­rio@el­he­ral­do.hn

La lle­ga­da de un se­gun­do be­bé a la fa­mi­lia es, en mu­chos ca­sos, un fac­tor de­to­nan­te de los ce­los en­tre her­ma­nos, es­te sen­ti­mien­to es al­go nor­mal y has­ta po­si­ti­vo en los ni­ños, siem­pre que lo vi­van den­tro de unos lí­mi­tes ra­zo­na­bles.

Cuan­do el hi­jo pri­mo­gé­ni­to co­mien­za a sen­tir ce­los, es in­di­ca­ti­vo de que el pe­que­ño ha desa­rro­lla­do con sus pa­dres el sen­ti­mien­to de “ape­go”, que es fun­da­men­tal para que pue­da amar y ser ama­do en el fu­tu­ro.

Lo cier­to es que con la lle­ga­da de un nue­vo miem­bro a la fa­mi­lia gran par­te de la aten­ción que an­tes re­ci­bía

aho­ra se­rá compartida, es por ello que los pa­dres de­ben ayu­dar­le a en­ten­der es­ta nue­va si­tua­ción.

Pro­ce­so de adap­ta­ción

-Per­mí­ta­le que mi­re y aca­ri­cie al pe­que­ño. -Pi­da a sus fa­mi­lia­res y ami­gos que cuan­do va­yan a ver al nue­vo be­bé tam­bién brin­den aten­ción al her­mano ma­yor, ade­más que evi­ten fra­ses co­mo “tus pa­dres ya no te quie­ren”, o “te caís­te de la mo­to”, ya que es­tas so­lo ha­rán que el in­fan­te se sien­ta des­pla­za­do y au­men­te su re­cha­zo an­te su her­mano. -To­dos los días de­dí­que­le un tiem­po ex­clu­si­vo (para ha­blar, ju­gar, etc), es­to le ayu­da­rá a en­ten­der que si­gue sien­do igual de ama­do. -Aní­me­le a ex­pre­sar los sen­ti­mien­tos que le ori­gi­nan la pre­sen­cia del be­bé. Se­rá nor­mal que el ni­ño reali­ce in­te­rro­gan­tes co­mo “¿cuán­do lo de­vol­ve­mos?”, res­pón­da­le con ca­ri­ño que el be­bé for­ma par­te de la fa­mi­lia y que no se irá nun­ca, ade­más de­mués­tre­le que en­tien­de lo que sien­te, pe­ro ex­plí­que­le que el be­bé cre­ce­rá en­se­gui­da y po­drá ju­gar con él. -En­cau­ce po­si­ti­va­men­te sus lla­ma­das de aten­ción. Si le pi­de de nue­vo el bi­be­rón o el chu­pe­te, dé­se­lo. Las re­gre­sio­nes a eta­pas an­te­rio­res son la for­ma que tie­ne el ni­ño de de­cir que desea ser co­mo el be­bé y si los pa­dres ac­túan con na­tu­ra­li­dad an­te ellas, el pe­que­ño en­se­gui­da com­pro­ba­rá que eso ya no lo sa­tis­fa­ce, y de­ja­rá de com­por­tar­se co­mo cuan­do era más pe­que­ño

IM­POR­TAN­TE Di­vi­da la aten­ción en­tre sus hi­jos, de mo­do que am­bos ten­gan su tiem­po.

Su ac­ti­tud se­re­na y sus mues­tras de afec­to ha­cia los dos hi­jos ace­le­ra­rán el pro­ce­so de adap­ta­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Honduras

© PressReader. All rights reserved.