Al me­nos cin­co

Diario El Heraldo - - Al Frente - El He­ral­do dia­rio@el­he­ral­do.hn

“Yo­va”, co­mo su fa­mi­lia y ami­gos le de­cían, era un chi­co ale­gre y apa­sio­na­do por su fa­mi­lia, la ar­qui­tec­tu­ra y el fút­bol. Prue­ba de ello es su cuar­to, el cual es­tá cui­da­do­sa­men­te ador­na­do con ba­lo­nes de fút­bol, me­da­llas, y de­más mo­ti­vos de­por­ti­vos.

Su ma­dre, Nil­da Mun­guía, pa­re­ce fuer­te y re­ci­bió al equi­po de EL HE­RAL­DO con una son­ri­sa, pe­ro su co­ra­zón de ma­dre sa­be que le ro­ba­ron un pe­da­zo.

Sen­ta­da en la ca­ma de su hi­jo, con su re­tra­to en mano, re­la­ta el día en que vio a su pe­que­ño por úl­ti­ma vez.

“El lu­nes en la no­che es­ta­ba ha­cien­do un di­bu­jo y es­tu­vi­mos pla­ti­can­do de to­das las co­sas... él era sú­per ca­ri­ño­so, siem­pre an­da­ba son­rien­te, to­do el mun­do lo que­ría... no es jus­to que es­tas co­sas pa­sen, que uno co­mo ma­dre lo car­gue nue­ve me­ses, lo edu­que y le dé to­do para que al­guien ven­ga y, so­lo por­que sí, le arre­ba­ten la vi­da”, di­ce en me­dio de las amar­gas lá­gri­mas que le pro­du­ce re­cor­dar el mo­men­to en que se en­te­ró que su hi­jo ha­bía si­do ase­si­na­do. es­tu­dian­tes de la ca­rre­ra de ar­qui­tec­tu­ra han fa­lle­ci­do.

“No­so­tros pe­di­mos jus­ti­cia, no pue­de ser que esas per­so­nas que han da­ña­do a los es­tu­dian­tes que son el fu­tu­ro de es­te país an­den tran­qui­los en la ca­lle, esa gen­te de­be es­tar pre­sa”, di­ce su ma­dre, quien de vez en cuan­do du­ran­te el día en­tra a la ha­bi­ta­ción de Yo­vany para re­cor­dar­lo.

Su pa­dre, Juan Mal­do­na­do, ha­bla con voz pau­sa­da y no pue­de ocul­tar el do­lor que le cau­sa ver que uno de sus cam­peo­nes, uno de sus or­gu­llos, ya no es­tá para ce­le­brar los go­les de su Mo­ta­gua del al­ma.

“Mis hi­jos son sa­nos, mu­cha­chos de bien, has­ta el día de hoy no en­ten­de­mos por qué pa­san es­tas co­sas, no­so­tros es­pe­ra­mos que las au­to­ri­da­des ha­gan al­go, so­lo nos que­da aguan­tar es­te do­lor tan gran­de... es du­ro. ¿Pe­ro qué nos que­da?”, di­ce don Juan mien­tras se­ca las lá­gri­ma de su ros­tro.

Para ellos pa­re­ce que en cual­quier mo­men­to in­gre­sa nue­va­men­te a ca­sa, lim­pia a la me­sa y co­mien­za y di­bu­ja sus pla­nos, pe­ro no es así, su sue­ño de ser un ar­tí­fi­ce de gran­des obras que­dó trun­ca­do por la in­se­gu­ri­dad que so­me­te es­te país.

Sus ase­si­nos es­tán li­bres y se­gu­ra­men­te ce­le­bra­ron la cla­si­fi­ca­ción de Hon­du­ras al mun­dial, mien­tras su fa­mi­lia llo­ra su par­ti­da, la jus­ti­cia es una de esa co­sas que has­ta el mo­men­to se divisa muy de le­jos

Newspapers in Spanish

Newspapers from Honduras

© PressReader. All rights reserved.