Pa­los de cie­go

Diario El Heraldo - - País - Ol­ban Va­lla­da­res Do­cen­te uni­ver­si­ta­rio y ana­lis­ta po­lí­ti­co

Qué di­fí­cil abs­te­ner­se de ha­cer ob­ser­va­cio­nes crí­ti­cas a la ad­mi­nis­tra­ción pú­bli­ca cuan­do los fun­cio­na­rios en­car­ga­dos de ve­lar por los in­tere­ses del país dan pa­los de cie­go en su afán de mez­clar ob­je­ti­vos po­lí­ti­cos elec­to­ra­les con los in­tere­ses de la na­ción. El re­cien­te zi­pi­za­pe por la apro­ba­ción de re­for­mas a las le­yes pe­na­les vol­vió a des­nu­dar las fa­len­cias del Con­gre­so Na­cio­nal.

1. Ra­ti­fi­ca­mos que de los 128 pa­dres de la pa­tria, unos cien es­tán be­ca­dos con 80 mil yu­cas al mes, los otros 28 me­dio sal­van la ca­ra.

2. Que los be­ca­dos ja­más se to­man el tiem­po para es­tu­diar los pro­yec­tos que se pre­sen­tan en la cá­ma­ra; por eso la se­cre­ta­ria no se mo­les­ta en en­tre­gar los pro­yec­tos de ley con an­ti­ci­pa­ción. Muy po­qui­tos re­cla­man los pro­yec­tos y dic­tá­me­nes a los sor­dos cró­ni­cos de la di­rec­ti­va.

3. Que los be­ca­dos fue­ron es­co­gi­dos (y lo se­gui­rán sien­do) para que no pre­gun­ten, mu­cho me­nos in­ves­ti­guen, sino que es­tén pres­tos a le­van­tar la mano para apro­bar cual­quier pro­yec­to del Eje­cu­ti­vo, no im­por­ta si es o no cuerdo.

4. Que el Con­gre­so ca­si en pleno, no obs­tan­te las vo­ces de aler­ta que se le hi­cie­ron opor­tu­na­men­te, se em­pe­ci­nó in­ne­ce­sa­ria­men­te en crear un san­co­cho catracho con el tér­mino “te­rro­ris­ta” cuan­do lo úni­co que fal­ta­ba era en­du­re­cer las pe­nas que re­caen so­bre los de­li­tos de ex­tor­sión y am­pliar su ám­bi­to para ca­li­fi­car­los, co­mo tal, des­de el ins­tan­te mis­mo de la ame­na­za, agra­van­do la pe­na cuan­do exis­tan le­sio­nes o muer­te de las víc­ti­mas o da­ños ma­te­ria­les a sus bie­nes.

Se­ño­res ami­gos em­pre­sa­rios ban­que­ros, pe­que­ños co­mer­cian­tes, etc., par­ti­cu­lar­men­te aque­llos “ubi­ca­dos en el co­rre­dor del mo­lo­te” (bu­le­var Su­ya­pa), apre­sú­ren­se a bus­car, y si la lo­gran en­con­trar, ad­quie­ran la ca­rí­si­ma co­ber­tu­ra de te­rro­ris­mo en sus pó­li­zas de se­gu­ro de in­cen­dio y, si no lo lo­gran en el mer­ca­do lo­cal, re­cen, por­que los da­ños que su­fran por cual­quier mo­lo­te­ra ca­lle­je­ra no se­rán in­dem­ni­za­dos por las ase­gu­ra­do­ras ya que los si­nies­tros pro­vo­ca­dos por van­da­lis­mo, huel­gas, al­bo­ro­tos po­pu­la­res, mo­ti­nes o da­ños ma­li­cio­sos que an­tes sí se pa­ga­ban aho­ra pa­sa­ran, por la so­la vo­lun­tad de un fun­cio­na­rio, a la ca­te­go­ría de te­rro­ris­mo y es­ta fi­gu­ra no es­tá am­pa­ra­da, es más, es­tá ex­pre­sa­men­te ex­clui­da en los se­gu­ros tí­pi­cos de in­cen­dio o de to­do ries­go de da­ños

"Se me ol­vi­da­ba, la re­elec­ción es otro pa­lo, pe­ro no de cie­go, es un tran­ca­zo de abu­si­vos".

Newspapers in Spanish

Newspapers from Honduras

© PressReader. All rights reserved.